Ruben Moreta

Iglesia, Concordato y Poder Político

En Opinión  por

La Republica Dominicana vive en el marco de un fundamentalismo religioso. El país parece estar anclado en la Edad media Europea por el poder del catolicismo cristiano, permeando todo el cuerpo institucional, normativo, político y administrativo del Estado.

Un anacrónico concordato establecido el 16 de junio del 1954, da poderes y supremacía a la institución católica, en un abierto desafío a la constitución política de la Republica, que establece libertad religiosa.

El artículo veintidós, inciso primero de este tratado establece que “La enseñanza suministrada por el Estado en las escuelas públicas estará orientada por los principios de la doctrina y de la moral católicas”. El inciso dos del mismo artículo veinticuatro manda a que “En todas las escuelas públicas primarias y secundarias se dará enseñanza de la religión y moral católicas.

El concordato le da poderes a los sacerdotes católicos para incursionar en los centros educativos a vigilar la enseñanza dogmática, tras contemplar que “el párroco, por sí o por su delegado, tendrá acceso a las escuelas primarias para dar lecciones catequísticas periódicas. Y el inciso cinco agrega que: “Los Ordinarios de los lugares podrán cerciorarse, por sí mismos o por sus delegados, mediante visitas a las escuelas, del modo como se da la enseñanza de la religión y moral”.

El artículo veinticuatro, inciso uno del concordato impone una desigualdad y un privilegio irritante, porque establece una exoneración impositiva en favor de la iglesia católica, indicando que “los edificios sagrados, los Seminarios y otros edificios destinados a la formación del clero, los edificios de propiedad de la Iglesia empleados en fines de utilidad pública, las residencias de los Obispos y de los ministros del culto, cuando sean propiedad de la Iglesia, estarán exentos de cualquier impuesto o contribución”.

Y agrega en este sentido también que: “Queda expresamente convenido que los bienes, cuya propiedad adquiera la Iglesia por donación entre vivos o por disposición testamentaria, estarán exentos de los impuestos de donación o de sucesión, siempre que los bienes recibidos en esa forma, se destinen a un fin propio del culto o de utilidad pública por voluntad del donante o del testante o por ulterior disposición de la Autoridad eclesiástica competente.

Los dogmas religiosos inundan la educación nacional. La iglesia católica administrativa más de 300 escuelas, colegios y liceos, generalmente construidos con fondos públicos.

La iglesia católica también administra cinco universidades, tres en el Cibao (La Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (Santiago), la Católica Nordestana (San Francisco de Macorís) y la Católica Tecnológica del Cibao (UTECI) con sede en La Vega.

En la región sur, dirigen La Universidad Católica Tecnológica de Barahona (UCATEBA) y en la región este, la Universidad Católica del Este (UCADE), con sede en Higuey. Esas instituciones de educación superior tienen una red de extensiones en más de diez provincias, por lo que una parte del nuevo liderazgo profesional de la República Dominicana está influenciado por las ideas y todo el paradigma religioso, lo cual explica parte del carácter conservador del pueblo dominicano.

Las iglesias protestantes, llamadas popularmente evangélicas, también poseen más de un centenar de escuelas y colegios de los niveles básico y secundario, más dos universidades.

En la República Dominicana es ostensible la influencia política y social del clero católico. Ninguna decisión importante se toma sin el consentimiento de los dignatarios eclesiales.

Los “liberales” del PRD que tomaron el poder a partir del 1978 fracasaron en construir un modelo de país genuinamente liberal, que abdicara de la tutela dogmática religiosa. Pero los “liberales” del PLD han sido más genuflexos y entreguistas frente al clero católico, ensanchandole su poder y participación en la dirección de la sociedad, especialmente en el área educativa, en una tradición a la memoria del insigne Eugenio María de Hostos, reivindicado hasta el éxtasis por el fundador del PLD Juan Bosch.

En fin, el liderazgo católico actúa como poder factico, direccionando las principales políticas públicas sin que esto se cuestione.

Autor

Rubén Moreta

Periodista, Investigador y Profesor de Sociología Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba