Roberto Rosado

Aún hay Luz en Medio de la Oscuridad. (Acción a Imitar)

En Opinión  por

Aun estando el ambiente de hoy tan convulso, hay personas que conservan la fortaleza moral con que lo criaron y lo formaron sus padres.

No es común, donde la cultura de arrancarle como sea el producto del sudor de su frente está a la orden del día, que aparezca un ciudadano que preserve lo que sabe no le pertenece y devuelva lo que le entregan si se entera que es irregular. Eso no está a la orden del día. Es un valor que hace mucho no se practica en nuestro país.

El 16 de noviembre, después de dar los pasos legales en la Dirección General de Impuestos Internos para adquirir la placa de mi vehículo, fui a la Asociación Maguana de Ahorros y Préstamos para formalizar el pago correspondiente y adquirir la nueva placa o marbete.

 Mientras hacía turno para llegar donde la joven que me atendería y que estaba designada para esos fines, un señor hacia turno nueva vez, no en la fila de marbete sino en la de otros servicios. Su actitud me preocupo y decidí observarlo, mandaba a pasar a los de su columna diciendo que iba donde la muchacha que atendía a los adquirientes del servicio de marbete. Otros como yo también se preocuparon formando parte de la observación.

Grande fue la sorpresa cuando el señor de más de 50 años de edad le explico a la joven que había cometido un error y que volvió para resarcirlo.

Dijo: “Yo adquirí el Marbete en esta estación, le pagué con el dinero exacto, 1200.00 pesos y usted me dio el mismo, además 800 pesos de devolución. Me fui y en la casa supe que usted me dio dinero de más y vine a devolverlo.”

No sé quién es el señor ni de qué familia proviene, pero su acción debería colocarse en todos los medios de comunicación de circulación nacional para que sirva de ejemplo, sobre todo a la juventud que está llamada a adquirir esos valores para que no caigan en los errores que ocupan las páginas de los periódicos y los comentarios de radio y televisión que se difunden cada día.

Hoy cuando apenas podemos salir a la calle porque la amenaza delincuencial nos asecha, vamos al mercado con el dinero en la mano para evitar que nos lo arranquen y nos dejen con el bolsillo deteriorado o sin él, cuando hasta la llave de los candados donde guardamos nuestras pertenencias nos la fabrican, cuando para abordar un carro de concho, una guagua o un moto concho hay que asegurarse de que el dinero con que lo va a pagar sea exactamente lo que se cobra etc. etc., esta acción, por demás rara y extraña, debe constituir un aliciente para saber que en el ambiente en que vivimos aún quedan hombres que su accionar lo catapulta como ejemplo a seguir.

La Asociación Maguana de Ahorros y Préstamos debe incluir para este fin de año un reconocimiento especial para este señor, tomar su fotografía y difundir por los medios que posee esta rara pero loable actitud.

Es prudente felicitar al señor porque estoy seguro que pertenece a alguna familia honorable de las que quedan en nuestro ambiente rural principalmente y zonas urbanas que conservan la costumbre de aplicar la formación que adquirieron de sus padres y que se fueron transmitiendo de generación en generación.

Las instituciones públicas, principalmente la Escuela, debe hacerse eco de esta acción, llevarla a sus aulas y tomarla como referente y ejemplo para combatir la cultura de apropiarse de lo ajeno como si fuera suyo.

Habrá otros ejemplos, que irán saliendo en la medida en que se trabaje este y podernos darnos cuenta que queda en el ambiente de hoy personas que cultivan lo que sus padres le enseñaron en el curso de su crianza.

Autor

Roberto Rosado Fernández

Profesor UASD, San Juan de la Maguana.

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba