Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

EN LUCHA CONTRA FANTASMAS

En Opinión  por

Es significativo que muchos de los fantasmas que están a la vuelta de la esquina los encuentra el escritor en su mundo interior, lo decía muy bien Ernesto Sábato en su extraordinario best seller “EL ESCRITOR Y SUS FANTASMAS” es de pensar entonces que ya no iría a la conquista del mundo externo sino a la aventura explorativa de los abismos y cuevas de su propia alma, razón justificada para que este escritor Vanguardista en las entretelas múltiples de la narrativa usará entre las técnicas la realidad diurna y nocturna referidas en este caso al mundo exterior e interior entretejidas en el decurso del relato.

No obstante sostenía Borges que de la región intermedia del alma surge el arte y la poesía y el mismísimo Borges sostenía: “El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río, es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre, es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego, el mundo desgraciadamente es real y yo desgraciadamente soy Borges…”

Y analizando estos fantasmas que permanentemente agobian al escritor resulta interesante leer esta apoyatura textual de San Agustín en sus CONFESIONES: “Porque entonces me pareció que no merecía compararse la escritura con la dignidad y excelencia de los escritos de Cicerón, y es que mi hinchazón y vanidad rehusaban acomodarse a la sencillez de aquel estilo…”

Cómo será que algunos contemporáneos de Balzac aseveraban que este escritor era vulgar y vanidoso, ¡Caray! Pero no se dan cuenta que fue capaz de crear personajes de una grandeza espiritual incomparable, y es que todos los personajes de una novela pueden representar de alguna manera a su Creador, sin embargo todos de alguna manera lo traicionan, la situación es que los personajes surgen del corazón del escritor, pero pueden superarlo en bondad, generosidad o avaricia, toda vez que en la narrativa contemporánea dichos personajes escapan de las manos de su creador.

La crítica implacable es otro de los fantasmas del escritor, Sartre decía que la mayoría de los críticos son hombres que no han tenido suerte y que en el momento que estaban en los lindes de la desesperación encontraron un modesto y tranquilo trabajo como guardián de cementerios.

En tanto que Flaubert al referirse a los críticos sostenía que no servían para nada sino para molestar a los autores y para embrutecer al público, entonces se hace crítica cuando no se puede hacer arte, del mismo modo que se trabaja de espía cuando no se puede ser soldado.

Henry Miller refiriéndose a la crítica remataba con este imponente colofón: Todo lo que los críticos digan de una obra de arte, aún en los mejores ensayos, aún en los más sólidas y convincentes, aún en los escritos con amor (Cosa que rara vez ocurre) no es nada comparado con la verdadera génesis de la obra de arte. En el mismo orden de ideas Ernesto Sábato ha considerado con mucha firmeza que la originalidad absoluta no existe, todo se construye sobre lo anterior y en nada humano es posible encontrar la pureza, ni siquiera los dioses griegos descenderían de sus castas de manera pura, toda vez de ser los dioses híbridos y estar infectados de religiones orientales y egipcias, entonces no dude usted un ápice que también Faulkner por mencionar alguno, proviniera de Joyce, de Huxley, de Balzac o de Dostoievsky.

En el mismo escenario consideramos que después del siglo veinte la novela ha adquirido una dimensión metafísica donde la muerte, el absurdo y la soledad son temas de la gran literatura.

Y para finalizar el análisis de los tantos fantasmas que con frecuencia rondan la razón espiritual del escritor es preciso comprender que el hombre ya no vive en el ser sino en el tiempo de sus propios relojes, por lo que el tiempo también será un tirano, es la caída del ser en el mundo, es la exteriorización y la banalización de su existencia, muy cierto es que se ha ganado el mundo, pero también cierto es que se ha perdido así mismo, hasta que la angustia nos despierte, aunque nos despierte a un universo de pesadilla en un mundo de fantasmas…

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba