Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

PRONOSTICO DE OSCUROS PRESAGIOS

En Opinión  por

Manifestamos honor al ideal bolivariano a través de estudios en el tiempo y desde las verdades fragmentarias recogidas desde el fondo de mi fiel bibliografía para dejarlas insertas en el repositorio de la conciencia mesurada.

Tal vez no sería una hora malhadada toda vez que Simón Bolívar tenía la facultad de intuir el peligro desafiando con perspicacia cualquier cerco tendido por el enemigo, y en esta oportunidad pudo salir ileso en misteriosa lontananza al internarse en el paraje agreste entre los glaucos gramales.

La epístola de Manuela dirigida a O’Leary era portadora de una anécdota inverosímil, de tal manera que ella escribe, El Libertador me llamó a las seis de la tarde, le respondí que tenía dolor en la cara, pero reincide en su llamada al considerar su enfermedad más grave que la mía, decido ir y me sorprende verlo sumergido en baño tibio y me hizo alusión de una revolución que avecinaba, de verdad me sorprendió la serenidad que mostraba Bolívar ante el peligro inminente.

Manuelita sigue contando, Simón me hizo que le leyera durante el baño manuscritos importantes, se acostó luego y se durmió profundamente teniendo como aliados su espada y las pistolas, su seguridad en sí mismo era tanta que ni siquiera advirtió al Oficial de guardia en sus pasos ligeros, el reloj sonaba con doble campanada a las doce cuando los dos perros del amo de los sueños ladraban con furia, un ruido extraño produce escalofríos de inquietud, apresurada lo desperté, iba rumbo a la puerta con su espada y la pistola cuando lo detuve, sugerí vestirse y lo hizo con serenidad y prontitud, con tanta calma se rio y me dijo, bravo, vaya, pues ya estoy vestido, entonces qué haremos los fuertes? Fue precisamente en ese momento cuando le indique una ventana para el lance de salvación, el momento era apremiante, el grupo enemigo forzaba la puerta con insistencia, entraron y se encontraron de frente conmigo y espada en mano.

Continua diciendo Manuelita, yo los miraba tranquilamente a la luz de una linterna, me preguntaron por Bolívar, el misterio se hace más denso cuando uno de ellos notó la ventana abierta, -Se ha escapado –Dijo Lapote, aquel bruto soldado se echó sobre mí… – No matamos mujeres dijo Horment fríamente, aunque me propinaron una fuerte paliza con la parte plana de la espada, de pronto se oyó el paso fuerte de Fergusson en la calle, me asomé a la ventana para prevenirlo, aunque me respondió que moriría como un verdadero soldado, se oyó un tiro seco, Fergusson murió como todo un valiente, mirando al cielo.

Como intempestiva asoma el batallón Vargas, fiel a la causa libertadora, huidos los artilleros y sofocada la insurrección se acercó Bolívar a la Plaza Mayor, una vez más El Libertador logró traspasar la barrera de fuego, gracias a la valentía de su Manuelita amada…

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba