Vino Tinto

EL VINO SOBRE LA MESA

Secciones: Etiqueta y Protocolo  por 4

En los últimos años se ha despertado un interés cada vez mayor por el vino, también un mayor conocimiento del mismo. De todos es sabido que una comida que se precie debe estar acompañada del vino adecuado. Para apreciar las virtudes de un vino, este debe presentarse correctamente. En el restaurante corresponde al sommelier la labor de armonizar platos y vinos.

Para cada especialidad culinaria, para cada tipo de comida, hay que seleccionar una clase diferente de vino, teniendo en cuenta el sabor de los alimentos. El sommelier o sumiller debe aconsejar a los comensales según los gustos y los platos que se hayan escogido. En principio, la norma más generalizada, por la que se rigen restaurantes y anfitriones responsables de grandes banquetes, es que los vinos tintos, a priori, casan mejor con las carnes; los claros y rosados con pescados y mariscos y los vinos espumosos como el cava con postres y, en general, momentos posteriores a la celebración de la comida. Sin embargo, conviene tener en cuenta otros factores con el fin de acertar en la selección de esta bebida, pilar sobre el que se sustenta todo manjar que se precie de serlo.

Los mariscos requieren vinos blancos jóvenes y frescos. El pescado, generalmente, también pide un buen vino blanco, aunque de mayor cuerpo y añada que el que acompañará al marisco.

En cuanto a la carne, dependerá de si se trata de carne blanca o carne roja. Para la carne blanca es aconsejable servir un tinto ligero, hasta el quinto año, o un vino rosado. En ocasiones se acompaña la carne blanca con vino blanco, sin embargo, no es la mejor de todas las elecciones posibles.

La ternera se puede acompañar muy bien con un vino rosado o un tinto ligero.

Para la carne roja, cocinada bajo cualquiera de las múltiples posibilidades, el vino tinto, de gran cuerpo y añada es la mejor de las opciones. se puede servir con las mejores reservas.

Las aves pueden servirse con blancos semisecos, espumosos o rosados aunque también les convienen los tintos ligeros.

Para la caza menor, como los conejos o las perdices, es adecuado cualquier tinto. Para la caza mayor como el jabalí, ciervo o venado, son preferibles los grandes vinos tintos de mucho cuerpo.

Otro alimento que merece especial atención a la hora de elegir el tipo de vino adecuado con el cual combinarlo es el embutido, y principalmente el queso o los distintos tipos de quesos, que ocupan un lugar importante en gran cantidad de menús. Para elegir el vino adecuado hay que valorar el tipo de queso que vamos a degustar. En este apartado, de la gastronomía que ocupan los quesos hay que dar cabida a la imaginación y a los gustos personales, pues no existe una doctrina generalista que establezca el mejor vino para los platos de queso. Si bien es cierto que profesionales de la gastronomía aconsejan elegir un tinto para los quesos secos y curados y uno blanco para los quesos de cabra y los quesos cremosos, suaves o de pasta blanda. Hay diferentes opiniones al respecto.

Queda aún una especialidad gastronómica que forma parte de numerosos menús: las legumbres, los arroces y las pastas, y, por tanto las comidas basadas en hidratos de carbono o carbohidratos. Dependiendo del cuerpo de la comida habrá que improvisar sobre la elección del vino tinto o blanco, aunque si no está bien definido el peso que el plato ocupará en el menú lo más recomendable es decantarse por un vino rosado.

Si usted es el anfitrión de una comida que celebra en su casa, sepa que al menos debe contar con un tipo de vino, el que combine con el plato principal del menú. Si el menú es extenso y está formado por dos platos centrales, al menos deberá contar en su bodega casera con las dos especialidades apropiadas para esos platos. Teniendo en cuenta todo lo explicado anteriormente.

Autor

Marisol Brioso

Hostelería, Etiqueta y Protocolo, Empresaria Inmobiliaria, Escritora.

Artículos Relacionados

Comentarios

  1. Marisol Brioso 1 diciembre, 2015 a las 8:30 am
    /

    Gracias Luis por leer mi columna. Me da gusto saber que se te ha despertado el interes por el vino. Una rica comida acompañada de un buen vino siempre sabe mejor. Un abrazo.

  2. Luis 30 noviembre, 2015 a las 10:48 pm
    /

    Realmente nunca había puesto interes en el vino, pero sin lugar a dudas no solo despiertas cosas si no que también me has despertado el interes ppr comenzar a ver el vino desde otra perspectiva.

  3. Marisol Brioso 30 noviembre, 2015 a las 10:56 am
    /

    Gracias querido Gus. Gracias por leer mis articulos. Un abrazo a mi tierra querida; España. Extraño mucho su buena mesa.
    Tienes razon Gus, no podemos olvidar los vinos dulces españoles, sobre todo la mistela, el moscatel, el jerez y el tempranillo. A mi me encantan pero con el postre. No lo olvidé, es solo que pienso que se merecen un articulo en especial para ellos solos. En honor a ti y a todas las personas que disfrutan esa delicia de vinos.

    Un abrazó desde Rep. Dominicana.

  4. Gus 29 noviembre, 2015 a las 10:23 am
    /

    Buenos días…aunque cabe descartar que se tiene que tomar en cuenta un vino muy preciado y tipico ,sobre todo por las tierras españolas, entre otras , la region de andalucia en especial por málaga..un vino muy rico en sabor y en sentimientos, como es el vino dulce,moscatel,mistela… que da una gran apertura al almuerzo y que se puede tomar en aperitivos ,acompañado de unas buenas aceitunas de olivas aliñadas o algún entrante como el jamón serrano entre otros..con amigos o seres queridos..

    Para ti Marisol …con un dulce sabor.

    Felicidades por tus columnas y datos que tanto aportan al saber estar.

    Un cordial saludo desde España.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba