Marisol Brioso

Aspecto relevante de una persona educada y agradable.

Secciones: Etiqueta y Protocolo  por 0

Ten una higiene adecuada. 

Asegúrate de bañarte con regularidad. Cuando te eches desodorante o colonia, no lo hagas en exceso. Lo importante es cuidar el cuerpo con regularidad y verte reluciente y limpio antes de salir de casa.

Si no hueles a limpio y fresco, no importará cuán encantador seas o lo bien que se vea tu ropa.

Asegúrate de lavarte las manos después de ir al baño. Es lo más educado que debes hacer y evita la propagación de enfermedades.

Ayuda a las personas a tu alrededor.

Siempre sé consciente de cómo puedes ayudar a las personas. Espera unos cuantos segundos para sostenerle la puerta a quien está detrás de ti. Ofrécele tu ayuda a los mayores o embarazadas siempre que este a tu alcance. Cuando se es educado no solo nos centramos en los que nos gustan e ignoramos a los demás. Acércate  al mundo y a toda la gente en él, no solo aquellos con los que te gustaría salir.

Presta atención a las personas que podrían necesitar algo de ayuda pero posiblemente no la pidan. A ese hombre cargando una bandeja de café le encantaría que le abras la puerta, pero es posible que no te lo pida.

Evita a toda costa decir palabras soeces.

No insultes a nadie, ¡jamás! No hables de un tema vulgar. Si te es muy difícil dejar de hacerlo, baja el tono lo más que puedas. No es para nada educado, especialmente alrededor de menores de edad, los mas adultos o personas más refinadas. Si lo haces, debes disculparte y tratar de evitar que ese comportamiento ocurra en el futuro. Si estás en una situación en la que tiendes a decir palabras soeces más a menudo (por ejemplo, al ver deportes, conducir en el tráfico, etc.), ten cuidado especial para no hacerlo. Del tal manera, podrás ser una persona educada.

Además de las palabras soeces, deberás evitar toda obscenidad o comentario vulgar en general. Recuerda que lo que es divertido para alguien no siempre puede ser apropiado para los demás.

No hables demasiado de ti mismo.

Al principio, puedes hacerlo para que los demás conozcan un poco acerca de ti, pero deberás esperar para contar hasta la última cosa de ti. Además de hacerte un conversador mucho más deseable, el hecho de no compartir mucho te hará más misterioso, cosa que muchas personas consideran atractivo. Conoce un poco la actualidad de la música, los deportes y la política para que te veas inteligente cuando tengas una conversación.

Más bien, concéntrate en preguntarles a los demás sobre sus intereses, pasatiempos y planes. Hazles saber que estás más interesado en ellos que en ti.

Evita tocar temas polémicos o incómodos.

Aprende a evitar la política hasta que conozcas mejor a alguien y aprende a ser neutral si alguien menciona algo al respecto. Un simple encogimiento de hombros hará maravillas. Una persona educada no incomoda a los demás. Céntrate más en ser agradable y hacer que la gente se sienta cómoda en lugar de probar que tienes la razón y que sus opiniones no tienen valor. No tienes que demostrarle nada a nadie para impresionar a los demás. Lo que es mucho más impresionante, de hecho, es tu capacidad para llevarte bien con la gente.

Siempre recuerda conocer a tu público. Lo que puede ser divertido para un chico de clase obrera tal vez no lo sea para el de clase rica o de la alta sociedad. Sé sensible a las necesidades e intereses de los demás.

Poder mantener una conversación es una señal de clase y madurez, los cuales son dos aspectos importantes en una persona educada.

Siempre sonríe y mantén el contacto visual con quien sea que hables. Hacerlo creará un vínculo emocional entre ambos.

No seas egoísta con los demás. Trata de hacer actos de bondad.

Trata a los demás con respeto y de la forma en que te gustaría que te traten.

Si bien ser útil es bueno, no seas autoritario.

Una persona educada reconoce cuando pierde una pelea. Ten en cuenta la diferencia entre hacer valer tus derechos y ser un tonto.

Hay que tener dignidad y honor, pero ser humildes y reflexivos. No eres mejor que nadie solo por hacer algo diferente.

Nunca consumas drogas ni bebas alcohol en exceso, sino nublarán tu juicio. Recuerda siempre que es importante tener el control de sí mismo en todo momento.

Si no estás de acuerdo con alguien en algún tema, pero decides ceder, olvídate del asunto y no lo vuelvas a mencionar.

No jactarnos de nuestras cualidades ni hablar en exceso de nuestros bienes.

Evitar el uso de bromas pesadas.

La edad y la virtud de una mujer no se deben cuestionar.

Autor

Marisol Brioso

Hostelería, Etiqueta y Protocolo, Empresaria Inmobiliaria, Escritora.

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba