No debemos dejar de confiar en nuestros amigos

En Editorial  por

La familia es el núcleo social más importante de la humanidad; es algo tan supremo y excelso, que mientras Dios nos permite libertad de albedrío para elegir todo cuanto deseamos tener, a nuestra familia nos la elige él; ha sido lo único, para que no nos equivoquemos. Hay un ser sobre la tierra, al que sí tenemos la libertad de elegir; es alguien que aunque no lleve nuestra sangre es ese complemento que sentimos nos hace falta como familia: se trata de nuestros amigos.

Un amigo es esa persona al que no precisas decirle nada para darse cuenta de todo; que estás triste, aunque te vea sonriendo; no importa cuantas veces te caigas, te ayuda a levantar; es alguien que mientras otros te dan la espalda, te dice «yo estoy contigo»; es ese ser al que no necesitas llamar en tu auxilio porque acude a ti sin ser invitado. Algunos son desde nacimiento, otros se han incorporado en el camino; mientras hay a quienes tenemos tan recientes que aún les sentimos en proceso de prueba.

En la República Dominicana tenemos tres muertes trágicas en las últimas 4 décadas que nos han conmocionado y compungido grandemente: la de don Antonio Guzmán en 1982, Juan de los Santos en el 2015, y Orlando Jorge Mera en el 2022. La primera, una decisión personal del presidente de la República; las otras dos, provocadas por amigos de sus más íntimos entornos, personas en quienes los hoy occisos habían depositado su confianza sin reservas.

Hoy día, estos acontecimientos han tambaleado y puesto en crisis la amistad; sentimos no debemos confiar en nadie (ni siquiera en nuestros amigos, porque «en la confianza está el peligro»); andamos como zombis vestidos del delirio de traición; ya no queremos confiar en nuestros amigos porque vemos en ellos la felonía dibujada en sus rostros; la paranoia se ha incubado en nosotros y el Diablo riendo de oreja a oreja porque siente ha logrado su objetivo.

Es de todos conocido que el transporte aéreo es el más seguro del mundo y que el avión pertenece a esta familia; millones y millones de aeronaves surcan diariamente los cielos del planeta, sin que se reporte un trágico accidente. El 12 de noviembre del 2011, 165 personas perdieron la vida al estrellarse el vuelo 587 procedente de Nueva York y cuyo destino era Santo Domingo. Esa noticia entristeció al mundo; muy especialmente enlutó a los dominicanos. El transporte aéreo es el más seguro, pero produce sus accidentes.

La relación más estrecha que puede existir en el mundo es la de los padres con sus hijos; muy especialmente ese inquebrantable vínculo umbilical entre un hijo y una madre; sin embargo, bastaría dirigirnos a un motor de búsqueda en Internet y teclear «hijo mata a su madre»; de inmediato se desplegarán varios casos tanto en República Dominicana como en otros lugares del planeta. La confianza de una madre hacia un hijo es inconmensurable, pero la ha matado.

El pasado lunes 6 de los corrientes, se suscitó un acontecimiento que tiene al país acongojado y vestido de gris. El señor Fausto Miguel de Jesús Cruz de la Mota, un amigo de infancia del ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, penetró a su despacho y luego de intercambiar algunas palabras, le produjo varios disparos que le cegaron la vida. Según esa muerte aconteció en su oficina, pudo ser en la sala de su casa, en un restaurante o hasta en la misma casa del asesino, ya que entre ellos no existía barreras.

La pasión, la honda pena y frustración que sentimos por haber perdido a uno de los mejores funcionarios de este gobierno, un ser humano excepcionalmente querido por todos sin importar bandería política; que desde niño, ocupando los más encumbrados espacios de poder de este país, exhibió una sencillez y humildad propias de grandes; nos ha obnubilado la razón y llevado de vacaciones el discernimiento. Desde el más humilde campesino hasta el presidente de la República, nos hemos centrado en identificar las fallas y aportar soluciones para que estos acontecimientos no se repitan.

Hemos culpado despiadadamente al equipo de seguridad del ministro, incluso al coronel encargado, aduciendo que tiene doble función entre oriente y occidente en la capital, que no le permite realizar  eficientemente sus funciones; culpamos también a las indeseables armas de fuego; que deben desarmar a la población; que a las instituciones públicas no debe nadie entrar armado (solo la seguridad debe portar armas); que cuando David Collado fue alcalde del Distrito Nacional, tenía un protocolo de seguridad compuesto por 3 anillos antes de acceder a su despacho, lo cual ahora vemos como algo bueno; en fin, somos muy creativos.

El hombre mejor cuidado en estos momentos en la República Dominicana, es el presidente de la República; todas las noches se rinde en un profundo sueño al lado de Raquel Arbaje. ¿Puede protocolo alguno impedir que raquel le clave un cuchillo de mesa al presidente mientras duerme? Esposas han matado a sus esposos. Casos como el ocurrido a Orlando Jorge Mera, ocurren pocas veces, pero cuando suceden hacen mucho ruido; primero por tratarse de un afamado político del país; y segundo, porque su victimario es una persona de su más íntimo círculo social.

Bajo ninguna circunstancia debemos ver a un enemigo en cada amigo íntimo que tengamos; tampoco dejar de confiar en nuestro círculo familiar; no dejar que la paranoia y el delirio de persecución se apoderen de nosotros; sobre todas las cosas no permitir que Satanás se salga con la suya, riendo a carcajadas por haber logrado ponernos a desconfiar hasta de nuestra sombra, dividirnos como seres humanos para él pescar en río revuelto y apoderarse de nuestras almas. Seamos empáticos; sigamos siendo amigos; sigamos confiando en nuestros mejores amigos.

Autor

Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba