Los corruptos del pasado gobierno protegidos por el actual

En Editorial  por

Mucho se ha pregonado acerca de la necesidad de la independencia del Ministerio Público en la República Dominicana; el presente gobierno ha hecho el intento de al menos designar su cabeza en esa dirección, en las personas de Miriam Germán Brito y Yeni Berenice Reynoso, quienes de inmediato barriendo como toda escobita nueva iniciaron los apresamientos de algunos de los más sonados protagonistas de corrupción de la pasada gestión encabezada por Danilo Medina, incluyendo a dos de sus hermanos: Alexis y Magalys.

Varios meses después, a pesar de un pueblo hambriento y sediento de justicia para con quienes han timado el erario, parecería que a nuestro Ministerio Público le han colocado un «estate quieto» y con ello atarle pies y manos para la persecución de los corruptos, hasta que sale a palestra la llamada «Operación Coral», en la que han rodado dos cabezas: la de un General (jefe de seguridad del pasado Presidente) y la de una pastora que sindican como su testaferra.

Tal parecería que nos vamos a pasar los cuatro u ocho años de gobierno del PRM, padeciendo la impunidad de los feroces actos de corrupción cometidos por la pasada administración, sólo de vez en cuando lanzando a los leones un poco de pan para entretenerlos cuando amenazan con subordinarse movidos por el hambre. Esa inercia del Ministerio Público, no es algo fortuito; tal vez ellos quieren actuar en contra de la corrupción, pero…; nuestro presidente Luís Abinader también quiere que actúen en contra de los facinerosos que drenaron el Estado, pero…; nos quedaremos todos con ese deseo y los corruptos una vez más se saldrán con la suya.

La política es como un tablero de ajedrez; haces muchos movimientos, sacrificas peones, caballos y alfiles (hasta alguna torre si necesario fuere); pero siempre protegiendo que no toquen a la dama y mucho menos al rey. Ahí tienen algunos la respuesta del porqué  Danilo Medina nunca será tocado por este Gobierno, como tampoco lo serán las personas a las que éste decida proteger. Cuando vean la cabeza de alguien rodar, será algo consensuado con el otrora príncipe del Palacio.

Cuando la DEA apresa a un narcotraficante, llega a acuerdos con éste para aligerarle la condena, convertirle en testigo protegido, salvarle bienes materiales, entre otras facilidades, sólo a cambio de que colabore con ellos y les entregue algunas cabezas. Podría cualquiera pensar ¿y por qué tiene Luís Abinader que ser tan complaciente y condescendiente con Danilo y su gente, cuando este pueblo votó por un cambio y le otorgó poder absoluto para gobernar? Parecería, pero no es así. El actual Presidente está maniatado para abrirle guerra a los corruptos del PLD.

Todo proyecto de ley (incluyendo los préstamos) deben ser conocidos y aprobados por la Cámara de Diputados, la cual consta de 190 asambleístas; la mayoría simple es de 96, de los cuales el PRM sólo posee 90; sin embargo, con los diputados de sus aliados (FA-PHD = 4, APD = 2, PRSD = 1), llega a 97 obviamente una muy débil mayoría (simple) que ante cualquier «ausencia» de los propios como de sus aliados, deja de pasar cualquier proyecto. Además recordar que las más trascendentales iniciativas legislativas son de carácter orgánico y se precisa del voto favorable de las dos terceras partes (127 si todos asistiesen) para su aprobación.

Conociendo el Presidente ese panorama, esa latente realidad, siendo una persona prudente y ecuánime, que no quiere mayores ruidos en su gobierno; no va a afectar o diezmar la «gobernabilidad» que hasta ahora ha logrado. Las anteriores razones son las que han motivado que a más de 8 meses de gobierno, personas que todos suponemos se llevaron medio país en las uñas, aún no han sido siquiera citados para «conversar» por la Procuraduría General de la República.

Según en su momento el Gobierno encabezado por Danilo Medina, trajo al país a un confeso ex narco (pasándole por el salón de embajadores del aeropuerto, obviando todos los protocolos de ingreso), no duden ustedes que personas (del anillo íntimo del pasado Jefe de Estado) que creemos estar guardando prisión en cárceles dominicanas, no hayan sido sacadas del país bajo similares condiciones; y hoy estén en algún paraíso del mundo dándose la dolce vita. A mí en lo personal nada me sorprende; que todo sea por la «gobernabilidad».

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba