Senadores harán juicio político a Domínguez Brito por corrupción

En Editorial  por

Desde su llegada a la Presidencia de la República Dominicana, el Presidente Danilo Medina Sánchez, emitió decreto 414-12, mediante el cual designa al Lic. Francisco Javier Tadeo Domínguez Brito como Procurador General de la República. Una vez juramentado en el cargo, era la oportunidad perfecta para plasmar en papel lo que hasta ese momento había sido un sueño. Es así como se diseña y planifica su mas ambicioso proyecto: METER PRESO A FELIX BAUTISTA. Desde ese mismo momento, tal obstinación no ha dejado espacio libre en el disco duro de nuestro Procurador General para perseguir la corrupción administrativa de este y los pasados gobiernos del PLD, PRD y PRSC, porque su único blanco, su objetivo, lo ha tenido bajo la mira telescópica de sus cañones.

Foto de archivo de Francisco Domínguez Brito en un acto.

Foto de archivo de Francisco Domínguez Brito en un acto.

Su obsesión sobrepasa el umbral de lo racional, desatando una brutal persecución en contra de una persona que a quien las circunstancias no le han permitido hacer un bien, el mal no sería su elección. Destina la mayor parte del presupuesto asignado a esa ala del poder judicial para buscar por mar, cielo y tierra algún indicio o hecho punible que comprometa la responsabilidad penal del Senador Félix Bautista, encontrando en su caminar la misma situación que solo una persona tan organizada como Félix podría presentar. Es así como al no tener otras herramientas que legalmente puedan respaldarle su objetivo central, no le queda de otra que echar mano a un expediente que adquiriendo la autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada había archivado definitivamente el mismo Ministerio Público que Domínguez Brito encabeza.

Nos hace recordar la anécdota aquella cuando en una fiesta en que se encontraba presente el Presidente Trujillo, quien no permitía que nadie se parase a bailar antes que él, observa un gran bailador que se para y deleita a todos los presentes con sus sincronizados movimientos. Tal acción incomodó a Trujillo, al punto que llamó inmediatamente a su asistente y en todo de enojo le dijo: hágame cancelar inmediatamente a ese irreverente; recibiendo como respuesta, luego de algunos minutos de investigación: Jefe, es que ese joven no es empleado del gobierno. Retoma Trujillo la palabra y le dice: Ah, ok, que espera para nombrarlo. A lo que el asistente accedió. 15 segundos mas tarde le dice: Ahora cancele al irreverente este por mal bailador.

El Procurador General de la República, Lic. Francisco Dominguez Brito, en proselitismo apoyando a Reinaldo Pared Pérez

El Procurador General de la República, Lic. Francisco Dominguez Brito, en proselitismo apoyando a Reinaldo Pared Pérez

Digo esto, porque a nuestro procurador le importa un bledo el Ministerio Público, poco le importa perseguir la corrupción, mucho menos hacer una buena gestión. El tiene un propósito, un proyecto, una meta, un objetivo: METER PRESO A FELIX BAUTISTA. Para ello se ha saltado todos los procesos, ha violado la propia constitución, ha violado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ha violado las leyes adjetivas; todo porque el jefe manda, porque él es el jefe, porque además el juguetito con el que se entretiene para nada desagrada a su jefe. Para justificar su despropósito ha hecho de todo: Desde sobrevaluar propiedades, hasta asignarle inmuebles desconocidos hasta ese momento por su presunto propietario. Lo importante es hacerlo ver ante la opinión pública como un hombre inmensamente rico.

Ejemplo de ello, un solar que una de las empresas de las que supuestamente el senador es accionista adquiere al Banco de Reservas, con un valor a la fecha inferior a 40 millones de pesos, lo hacen pasar por 480 millones de pesos. Otro inmueble de esa misma empresa, en donde un apartamento que cuesta 10 millones de pesos, el penthouse que a lo sumo cuesta el doble por ocupar dos veces la misma área del apartamento, lo hacen figurar con un precio de 58 millones de pesos. Propiedades pertenecientes a personas con mas de 25 años de trabajo arduo y tesonero se la adjudican por igual al inmensamente rico senador.

Todo el que conoce a la familia del senador Félix Bautista, coincidirá en que son personas trabajadoras, estudiosas, progresista, honradas, no son ostentosas, pero sobre todas las cosas queridos por quienes comparten escenario con ellos. Hoy, esa familia lleva sobre su rostro las huellas imborrables del mal sabor de saber que sectores del mismo partido al que han pertenecido de toda la vida han desatado una audaz persecución contra alguien cuyo único pecado ha sido sin apellido sonoro ni abolengo  haber progresado y superado a personas dentro de su misma organización política, que por su enanez mental no han podido destacarse dentro de los círculos en que se han desarrollado.

Tal es la obsesión y obstinación del Procurador General Domínguez Brito de meter preso a Félix Bautista, que la misma razón por la que lo persigue, que es ser un hombre inmensamente rico, le otorga la suficiente solvencia económica para no sustraerse del proceso que se le sigue, sobre todo cuando en virtud del Código Procesal Penal existen varias modalidades de medidas de coerción, entre ellas: La presentación periódica por ante una autoridad competente, la garantía económica, el impedimento de salida del país o la prisión preventiva. Pueden ser combinadas varias de las primeras, sin embargo, la prisión preventiva no puede ser combinada con ninguna otra medida. Sin embargo, pudiendo el Procurador General solicitar una o varias medidas combinadas, se va a la medida extrema, a la de los insolventes, los delincuentes comunes: La prisión preventiva, justo para satisfacer su ego, sentir la satisfacción del deber cumplido, METER PRESO A FELIX BAUTISTA.

Otra cosa que obvia el Procurador General, a pesar de lo externado por el senador que se despoja de su inmunidad parlamentaria para someterse al proceso, lo estipula el artículo 86 de la Constitución de la República: “Protección de la función legislativa. Ningún senador o diputado podrá ser privado de su libertad durante la legislatura, sin la autorización de la cámara a que pertenezca, salvo el caso de que sea aprehendido en el momento de la comisión de un crimen”. Igualmente, reza el mismo artículo que “si un legislador o legisladora hubiere sido arrestado, detenido o privado en cualquier otra forma de su libertad, la cámara a que pertenece, esté en sesión o no, e incluso uno de sus integrantes, podrá exigir su puesta en libertad por el tiempo que dure la legislatura. A este efecto, el Presidente del Senado o el de la Cámara de Diputados, o un senador o diputado, según el caso, hará un requerimiento al Procurador General de la República y, si fuese necesario, dará la orden de libertad directamente, para lo cual podrá requerir y deberá serle prestado todo el apoyo de la fuerza pública”.

Igualmente, cabe señalar que el artículo 89 del referido texto legal dice: “Duración de las legislaturas. Las cámaras se reunirán de forma ordinaria el 27 de febrero y el 16 de agosto de cada año. Cada legislatura durará ciento cincuenta días. El Poder Ejecutivo podrá convocarlas de forma extraordinaria”. La presente legislatura ordinaria se inició el pasado 16 de agosto y durará 150 días.

Eso quiere decir, que si a las 10:00 de la mañana el Senador Félix Bautista es apresado por orden del Procurador o de un Juez, un minuto mas tarde puede un senador cualquiera solicitarle al Procurador General de la República la inmediata puesta en libertad, y si éste no accede, el mismo legislador que la solicita puede por mandato constitucional emitir la orden y se obliga a que se le otorgue el auxilio de la fuerza pública para que obtenga la libertad. Pero no habría que preguntarse cuál es mas fuerte, si la ignorancia del Procurador General o el poder que cree tener para posicionarse sobre el bien y el mal.

Según dice un gran pensador, “quien demasiado cuida desea que mucho le quede”. Dicho esto, porque justo el martes Domínguez Brito se entera de que varios senadores propondrían un juicio político en su contra por violación de la Constitución Dominicana y otras faltas muy graves en la sesión del miércoles, inmediatamente se apresuró a hacer el chiqui-show mediático de la prisión preventiva en contra del senador y sus colaboradores mas cercanos. De ese modo, cree él se alimenta el morbo de la gente y pasa desapercibido lo expuesto por los senadores acerca de sus faltas reiteradas en el ejercicio de sus funciones. Con tan absurda medida, el Procurador General cree colocar entre la espada y la pared al Presidente Danilo Medina, de tal manera que si en este momento emite su decreto de destitución por los actos de corrupción que con pruebas documentales han argumentado los senadores, éste se constituiría en una víctima y alegaría que fue cancelado pro cumplir con el sagrado deber de llevar a un corrupto al banquillo de los acusados. Y esa, solamente esa ha sido su gran jugada maestra al sacar a todo vapor la solicitud de prisión preventiva en contra del Senador Félix Bautista.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba