Licey

El Gran Entierro, Memorias Anticipadas

Secciones: Béisbol Invernal  por 0

Todos comentan sobre el implacable martirio y vaticinan el doloroso desenlace: el tiguerito se está muriendo.

Los politraumatismos recibidos en los últimos cinco días tienen a esa fiera mortecina.

Definitivamente va a morir, pero el domingo tuvo un alivio. Ese lenitivo tiene su explicación en que, según la filosofía popular, “todo el que va a morir se alivia”.

Ganar el domingo fue ese momento de gloria parcial, que como bono o “ñapa” se le da a los marcados con el destino final, que indefectiblemente van en ruta insomne al mundo de los difuntos.

Otros entienden que alargar la muerte hasta el martes fue para preparar adecuadamente el funeral, ya que se había pensado dejar tirado el engorro en cualquier lugar, pero el León, aunque lo diezmó a tablazos, garrotazos y mordiscos, piensa que debe haber algo de dignidad ante el óbito.

Todo el alivio del domingo fue calculado con un sentido ético, porque en la selva beisbolera, también existe una ética: puedes acabar a tu contrario, pero debe haber tiempo para un entierro digno al rival.

El ex-glorioso no tiene escapatoria. Va a su muerte fantasmal. Los llantos los escucho por doquier: en la sabana y en el monte; entre ricos y pobres; entre católicos y protestantes; en hombres y mujeres; en niños y viejos; entre “feos/as” y “lindos/as”, etc.

He sido informado de todos los detalles en torno a cómo será el sepelio, y lo comparto en primicia con ustedes:

1.- Delante del cortejo fúnebre irán los deudos consanguíneos más viejos: Manuel Espinosa Rosario, Vicki Piña, Francisco Alejandro Batista, Fernando Romero, Raúl Montas y el magistrado Pedro Antonio Mateo Ibert.

2.- Detrás irán Piter Pablo Mateo y sus hermanos Gilberto y Valerio, vestidos de negro, con un velón grande encendido y un pañuelo blanco, lloriqueando por su tan sentida pérdida.

3.- Un pelotón de mujeres, algunas universitarias, como Modesta Javier, Yesenia Mora, María, Mirian, Lilian, entre otras, irán llorando, “se montarán” y le dará “la gota” de forma sincronizada por su gran dolor. Irán hombres junto a ellas, para evitar que caigan al pavimento: Yorki de la Rosa, Edgar Concepción, Scairon García, Bienvenido Félix, Ramón Orozco, Cristian Valenzuela y el otro Cristian, Héctor Guilvin, Ariel Paniagua, los chef Rafaél Gómez y Domingo, y la seguridad la ofrecerá el teniente ERD Eduard.

4.- No entiendo por qué estarán en ese “doloroso” acto fúnebre -risueños y vestidos de rojo de pie a cabeza- (camisa roja, chaqueta roja, corbata roja, pantalón rojo, zapato rojo y ropa interior color roja) los señores Julio César Mateo, Jimmy Duval, José Cordero, Modesto Méndez, El Charro Paulino y otros munícipes.

5.- Tampoco entiendo los invitados especiales, vestidos de mamey (con camisa mamey, chaqueta mamey, corbata mamey, pantalón mamey y ropa interior también mamey) que han sido convidados a ese entierro: el Obispo Monseñor José Dolores Grullón Estrella (quien no rezará), el empresario Julio A Viñas y un servidor, como cronista de ese “hecho histórico”.

En fin, el entierro del tiguerito será una gran ceremonia. No se lo pierda este martes.   Ja ja ja.

Autor

Rubén Moreta

Periodista, Investigador y Profesor de Sociología Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba