Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

EL QUIJOTE, NOVELA PARA LA ETERNIDAD

En Opinión  por

Ubicar a Cervantes en el libro de la historia literaria es hablar del Siglo de Oro Español, cronológicamente es un período comprendido históricamente por el Renacimiento y el Barroco, el primero enmarcado dentro del siglo XVI y el segundo en el XVII.

Durante el primer Renacimiento la figura política predominante es el Rey Carlos V, aunque es un momento representativo de auténtica grandeza política y literaria, también corresponde a una España Imperial y de dominios donde no se pone el sol, después con el devenir del segundo Renacimiento bajo el imperio de Felipe II, experimenta España una época de grandeza literaria que sería continuada por Felipe III,  es el momento más fructífero al surgir la figura Cervantina como creador de la novela moderna con su Don Quijote y sus Novelas Ejemplares.

Permítanme ubicar el tema en su verdadero contexto para su mejor comprensión, el proceso de decaimiento político que vive España continúa de forma caótica durante el reinado de Felipe IV y Carlos II, entonces España es en este momento un triste espectáculo, una nación en ruinas, cadáver en pie y despojo de Europa, según opiniones de Dámaso Alonso.

Este momento viene a ser el período que corresponde precisamente al Barroco, cuando una sensación de fracaso, pesimismo y abandono invade el espíritu de los escritores, correspondiendo a esta época los últimos esplendores literarios: Luís de Góngora, Baltasar Gracián, Francisco de Quevedo, Calderón de la Barca, entre otros.

Pero lo más importante de todo es que dentro de este gran marco cronológico descrito, llámese Siglo de Oro Español y Barroco literario, nace y muere Don Miguel de Cervantes, teniendo este escritor la oportunidad de vivir tanto en la llamada época de plenitud como parte del Barroco literario.

Es significativo el surgimiento de la Novela de Caballería obedeciendo  a una serie de circunstancias de carácter histórico y cultural siendo el reflejo caballeresco un gran ideal del hombre de fines de la Edad Media.

No obstante cuando Don Miguel de Cervantes escribe El Quijote traduciendo de manera satírica la Novela de Caballería que se hacía cansona como género literario toda vez que España cultivaba cada género por muchos años haciéndose repetitivo, lo hizo para poner fin a la Novela de Caballería, pero sin darse cuenta que la defendió para la historia, logrando la mejor novela que escritor alguno ha podido reproducir en la historia de la literatura universal.

Cabe destacar que las necesidades espirituales y su condicionamiento material están condensados en la obra como una dualidad conflictiva del ser humano, esta angustiosa dicotomía se expresa en el binomio Don Quijote – Sancho.

En El Quijote se traduce magníficamente la misión altruista de la reflexión Sanchopancesca cuando nos habla muy sutilmente al oído: Estos son molinos, estas son ovejas, esta es piara, estotros pellejos de vino, esotros galeotes, de tal manera idealizando  auténticamente al personaje quijotesco.

Cervantes con su Don Quijote escribe la última y más perfecta Novela de Caballería siendo esta una síntesis de diferentes corrientes narrativas, es narración pastoril, novela picaresca, elemento novelesco psicológico, novela sentimental, un relato morisco, es elemento caballeresco que precisamente constituye el eje central de esta novela.

En el Quijote es importante para un mejor análisis estructural conocer la primera parte conformada por cincuenta y dos capítulos donde Cervantes deja plasmado una verdadera parodia de los libros de caballería, contentiva además de pequeñas novelas intercaladas con ciertas digresiones que privan en el interés de la obra.

Sin embargo la segunda parte escrita en setenta y cuatro capítulos en la oportunidad de la aparición de un Quijote apócrifo cuyo autor sería un supuesto Alonso Fernández de Avellaneda, para contrarrestarlo entonces el plan de Cervantes sería más meditado, mejor trabajado artísticamente con un dominio extraordinario de su personaje,  impactando por su complejidad Psicológica en una densidad humana logrando con agudeza y finura la mejor obra que concibiera escritor alguno.

Es más, en la pirámide de la Literatura Universal El Quijote ocupa el segundo lugar de importancia después de la Biblia, considerado por los críticos como la obra que inicia la Novela Moderna Europea, siendo Cervantes su precursor.

La pluma Cervantina da lustre al lenguaje castellano manchego, humanizando y ennobleciendo en El Quijote lo que solo es truculencia.

De tal manera que el Patriarca de las letras castellanas convierte el fracaso burlesco en piedra de toque de lo sublime, pero lo que no se imaginó Cervantes en aquel momento de escribir sombrío en una estrecha celda a la luz de turbios faroles reflejada, que ya la fama le tocaba muy sutilmente sus sienes con sus hermosas alas.

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba