Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

LLEVANDO UN COSTAL EN LAS ESPALDAS

En Opinión  por

Cuando he leído un libro siempre me deja al final de la lectura la temat6ica del mismo en su breve expresión, y en esta oportunidad al referirme a EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA de Robert Fisher, de inmediato me doy cuenta que su tema se resume precisamente en esa dirección que nos permite liberarnos de esas barreras que el mundo nos va imponiendo y que sin darnos cuenta acumulamos en nuestro costal, haciendo en nuestra espalda la joroba.

Quise bajar de ese nicho de libros apretujados este magnífico ejemplar que me traía pendiente, pues releer un libro aunque sea a paso rasante de perdiz nos permite fijar algunos conocimientos olvidados por el tiempo.

Fisher en cuya temática trata una fantasía bien interesante que simboliza perfectamente nuestra ascensión por la montaña de la vida y nos permite en este transitar identificarnos de manera afectiva con el caballero protagonista de los acontecimientos, compartiendo sus esperanzas y desaciertos, ilusiones y vagancias, risas y lágrimas, aunque en muchos momentos las profundas enseñanzas contenidas en su historia están impartidas con ese toque sutil salpicado de picardía y humorismo dejando una experiencia que revive sentimientos vivificando la existencia espiritual.

Cuando nos despojamos de esas pesadas herramientas que tomamos a lo largo de la vida somos capaces de amar y ser amados siempre con la fuerte premisa de amarnos a sí mismos.

Es verdad que la posición de caballero siempre ocupado no le permitía compartir con Julieta, su esposa, ni con su hijo Cristóbal, ni siquiera tenía tiempo para quitarse la pesada armadura quedando atrapado en el entresijo de hierro forjado.

Hay un momento interesante de la trama cuando el Mago Merlín, el gran sabio, Maestro del Rey Arturo se hace presente para dar su sabia directriz al caballero y despojarlo del pesado armamento oxidado, Merlín le hace ver que la armadura no nació con él, poco a poco se la fue imponiendo por los miedos, los temores van incrustando todo ese peso.

La inserción de detalles y simbolismos hacen la historia tan espectacular como en el momento que el Rey Arturo término de tocar su laúd y le dijo, -Tendrás un largo y frio invierno si tienes un corto y frio corazón…

No obstante debía seguir el sendero de la verdad para quitarse la armadura, pero antes debía pasar por tres castillos, Silencio, Conocimiento y Voluntad, sin embargo para llegar al umbral debía pasar por muchos ductos y derramar muchas lágrimas tras su yelmo para poder aflojarlo.

¿Cuándo fue la última vez que sentiste el calor de un beso, oliste la fragancia de una flor, descubriste una hermosa melodía? Pregunto Merlín… -Ya ni me acuerdo, murmuro mascullando entre palabras.

Cruzó   el castillo del silencio con dificultad, y al llegar al castillo del Conocimiento leyó una consigna: -El conocimiento es la luz que ilumina el camino y pudo digerirla para luego vencer el dragón del castillo de la Voluntad, de inmediato divisó  la cima de la montaña de la verdad, soltó todos sus miedos y se lanzó al abismo, en lugar de caer, emergía alcanzando la cima, ahora el universo era suyo podía disfrutarlo a plenitud.

El final es hermoso cuando su corazón rebosa de amor por Julieta, por Cristóbal. Merlín, Rebeca-Paloma, por ardilla y todo el maravilloso mundo, una luz nueva lo envolvía, una luz destellante como un arroyo, resplandeciente como la luna, deslumbrante como el sol, porque ahora el caballero era luna, era sol, podía ser todas estas cosas a la vez, y más porque era uno con el universo…

-ERA AMOR…

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba