Roberto Paulino

¿Embajador o activista gay?

En Opinión  por

Antes de la llegada del embajador de los EEUU a la República Dominicana, señor James-Wally-Brewster escribí un artículo tratando de disipar el temor de muchos dominicanos, frente a la posibilidad que este viniera a promover actividades gay en el país.

Quiero confesar que me equivoqué en torno a la figura del embajador estadounidense, porque ha sido lo contrario, él ha dejado de lado las funciones implícitas que le competen a cualquier embajador, para dedicarse a promover la homosexualidad.

En cualquier parte del mundo un embajador representa los intereses políticos, sociales y comerciales del país a quien sirve como diplomático, desviarse de esas funciones no es lo correcto ni tampoco forma parte de su papel como enlace entre dos países en asuntos de relaciones diplomáticas.

Solo aquí podemos permitir que un embajador, sea de donde sea, nos enrostre su preferencia sexual presentándonos a otro hombre como su esposo ¿Por qué Francia, Rusia y El Vaticano rechazaron las designaciones de otros embajadores similares a Brewster? Porque esos estados se respetan, simplemente por eso.

Los ruidos a favor y en contra aun no cesan de escucharse en todo el país, y no dejaran de oírse por muchos tiempos, debido a que los mismos los produce el propio embajador con su desviada conducta de promover las actividades gay en esta nación.

Si Wally Brewster se hubiese dedicado en cuerpo y alma a sus funciones diplomáticas, a lo mejor quienes los criticamos, los hubiéramos aceptado como un buen representante de la embajada de los EEUU, porque aquí no se trata de cuestionar su preferencia sexual.

De lo que se trata es, de que usted es diplomático o es activista gay, sus funciones no es para ligar una cosa con la otra, eso no puede ser posible, usted señor embajador no puede estar promoviendo ni apoyando económicamente actividades gay, para eso no fue que usted vino aquí a servir como diplomático.

Las leyes nuestras establecen el matrimonio entre un hombre y una mujer, no son las leyes del país del embajador establecidas en algunos de sus estados, en donde las parejas de ambos sexos pueden contraer matrimonio.

Incluso en el propio EEUU hay estados que rechazan ese tipo de unión y existen millones de personas en ese país, que no ven con agrado el matrimonio entre parejas del mismo sexo, no nos quieran confundir con este tipo de aberración sexual.

Sabemos de muchos dominicanos que apoyan su conducta de ir a desfile gay, de encuerarse con un grupo de hombres y meterse en una piscina, de colocar la bandera del arco iris que representa a la comunidad gay en el mundo en las edificaciones de la embajada de los EEUU y de otras cosas mas.

Ese apoyo que el embajador de la potencia mas fuerte del mundo recibe de muchos dominicanos, no crea que lo hagan de puro sentimiento, más bien por congraciarse con sus autoridades y poder disfrutar de algún beneficio diplomático obtenido através de la embajada americana.

Sabemos de muchos dominicanos que son capaces de vender su alma al diablo, con todas las de sus familiares, en aras de conseguir una visa, residencia o ciudadanía americana, para de ese modo vivir un poco mejor de lo que se vive aquí en dominicana.

A esos defensores del embajador gay, aquellos que aplauden su visita a una escuela para decirle a los niños que ser gay no es nada malo, a esos candidatos políticos que son patrocinados por la embajada de los EEUU, porque apoyan sus actividades gay, déjenme decirle esto:

¿Qué tal si un día uno de sus hijos le confiesa que quiere casarse con su amigo del barrio o con el compañero de estudio? Ustedes que se la dan de muy machos y conquistadores de mujeres ¿Cuál seria su actitud de tener un hijo o hija homosexual dentro de su casa?

La homosexualidad es vista muy bien para muchos cuando la ven en otros, no cuando le afecta a uno de sus familiares.

Autor

Roberto Paulino

Comunicador

Artículos Relacionados

Comentarios

  1. Zurimar Arvelaez 18 marzo, 2016 a las 7:59 am
    /

    El Autor de este artuculo homofobico es un gay reprimido. El gay no se hace, el gay nace. Ni es una aberración, forma parte del proceso natural de las eapecies que habitan este planeta. Si su hijo o hija es gay, dejelos ser. Es normal.
    Solo porque alguien dijo alguna vez que ser gay es malo no se puede torcer a la naturaleza. Malo es ser pedofilo, malo es robar, malo es matar, malo es enamorar a una persona que esta comprometida y meterse a estropear una relacion. Malo es no entender el sublime amor entre dos seres humanos. Del mismo sexo, diferente sexo, eso da igual. Lo importante es el amor y el compromiso de vida. Hay que abrir los ojos y el alma hacia el amor sin prejuicios sociales entre personas del mismo sexo. Porque son solo eso, prejuicios sociales. O es que acaso se ha visto a un gay con tres brazos, cinco piernas, un ojo…? No. Entonces por qué ese tilde de anormales?

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba