Mateo Aquino Febrillet

Hasta siempre Mateo

En Opinión  por

Cuando la vida de un ser querido se va, ya sea por causas naturales o por alguna enfermedad incurable, el dolor es insoportable; no hay consuelo, el llanto es inagotable – porque aun entendiendo que es la ley de la vida no lo podemos resistir – sin embargo, cuando la vida de ese ser querido es arrebatada, el caso es diferente; aparte del dolor nos embarga un sentimiento de impotencia, de amargura, se desploma nuestro ser.

La muerte del Mtro. Mateo Aquino Febrillet enlútese, no solo a sus familiares y amigos más cercanos, sino también enlútese a los que fuimos su segunda familia, los que fuimos sus hermanos, los que fuimos sus amigos. Al recibir esta amarga noticia se nos vino el mundo encima, todavía hoy no asimilamos su partida, porque los que compartimos con él entendemos que no ha muerto, solo se ha ido a un lugar más tranquilo; lugar al que todos iremos tarde o temprano.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo pierde a uno de sus grandes hijos y protector, a una persona que se entregó en cuerpo y alma para que la academia siga dando lo mejor de ella, una persona que luchó por un mejor bienestar para los universitarios, que hizo todo lo que estuvo a su alcance y más para que la academia siguiera dando pasos de progreso; una persona que se comprometió para que la academia siga siendo autónoma, siga siendo nuestra alma mater.

No quiero pensar que esta tragedia solo se quedará en lamento, que solo se quedará como uno más de las estadísticas por muerte relacionadas por la política. La justicia debe ser servida como Dios manda, la justicia debe hacer su papel como corresponde, la justicia debe hacerse cargo de los responsables de haber terminado con la vida de un excelente ser humano.

Lo que más indigna a este humilde suscriptor, es el cinismo que emplea el principal implicado en este macabro acto al decir que colaboraría con la justicia para que se castigue al verdadero culpable de tan vil asesinato. Hay que tener agallas o no sé qué otra cosa para expresar ante un juez tan semejante bajeza. Además de cínico es sádico y malévolo.

Lacras y vándalos como los que terminaron con la vida del Mtro. Mateo Aquino Febrillet no deben estar libres, no importa de qué lado estén, no importa que tan influyentes sean, no importa que tantos padrinos tengan, no importa a quien representen; fue a una persona con altos y merecidos méritos a quien le cegaron la vida.

La Familia Universitaria está adolorida por esta irreparable pérdida, el Mtro. Mateo Aquino Febrillet era muy querido y respetado por todos en la academia, su partida a destiempo ha dejado un gran vacío que será difícil de llenar. Paz a sus restos y que Dios lo acoja en su humilde morada. Hasta siempre Mateo.

Autor

Héctor Guilvin Méndez Mateo

Empleado UASD San Juan.

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba