Asesinato por equivocación

En Opinión  por

Los policías llegaron al empobrecido barrio El Cepillo y se lanzaron del vehículo antes de que se detuviera, esgrimiendo pistolas y ametralladoras.

A un joven motoconchista de apenas veintitrés años, uno de los policías le apuntó y le pegó un tiro mortal por la espalda. Cuando el agente se acercó y le vio la cara, se llevó las dos manos a la cabeza y exclamó: “diablo me equivoqué; no era ese el que quería matar”. Pero ya consumada la “equivocación” no pudo revivir a Andy Dasiel Cabrera Rosado, como llamaban al finado.

Los gendarmes intentaron ponerle una pistola al cadáver para fabricar la excusa de que el deceso se produjo mediante un “intercambio de disparos”, pero los vecinos lo impidieron.

Un par de horas después, la Dirección Regional de la Policía volvió a matar con una “bala moral” a Andy Dasiel, al “dispararle” -también abusivamente- una nota de prensa acusando al malogrado de “reconocido distribuidor de drogas del barrio”. Los familiares –muy valientemente- han pedido le hagan la prueba antidoping al cuerpo del lesionado, para demostrar que no consumía ni vendía drogas.

En la lógica policial, esta horrorosa muerte se tipifica como un daño colateral y caso cerrado. Así funciona este país, desconociendo el más elemental respeto a la dignidad humana y a los derechos de la persona, porque la Policía Nacional ha impuesto la pena de muerte extralegal.

El uso excesivo de fuerza es la tónica que caracteriza a la Policía, cuyos miembros tienen las manos manchadas de sangre por haber asesinado cerca de quince mil jóvenes en lo que va de este siglo.

El cuerpo del orden, por sí solo, al margen de todo el aparato constitucional y normativo, impuso la pena capital en los barrios, asesinando a jóvenes “sin chistar ni mistar”. Como los acribillados son “jodidos” su exterminio, al parecer, no tiene ninguna importancia. Simple Daño colateral. Y entonces, cuando organismos internacionales de defensa de derechos humanos denuncian al país como violador de estos derechos, apologistas del régimen quieren desmentirlo.

Mis condolencias a los familiares de Andy Dasiel y de los otros quince mil jóvenes acribillados por la policía en los gobiernos liberales 2000-2016. Amen.

Imagen: girardotstereo.com

Autor

Rubén Moreta

Periodista, Investigador y Profesor de Sociología Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba