Luis Zoquier

Antes y después de Hanoi Sánchez: (Respuesta a mi amigo, el Ing. Nicolás Mateo)

En Opinión  por

El día hoy leí un artículo del Ing. Nicolás Mateo; en el mismo lisonjeaba a la alcaldesa Hanoi Sánchez y la colocaba como la redentora de la municipalidad sanjuanera, el cual, debo confesar que me lleno de indignación.

Antes de Hanoi Sánchez, el ayuntamiento de San Juan de la Maguana administraba diez millones de pesos (10, 000, 000.00), y ahora maneja más de trece millones +13, 000,000.00.

Antes de Hanoi Sánchez, nuestro municipio tenía un distrito municipal (los nueve restante se fueron creando gradualmente) y habían 36 secciones, ahora solo existen cinco (5) y diez distritos municipales.

A ningún síndico le toco la suerte que le hicieran las aceras, contenes y le asfaltaran las calles del municipio dos veces, a ella sí.

Antes de Hanoi Sánchez, los mercados, cementerios, la gallera y el matadero no estaban en total abandono; ahora sí.

Antes de ella, el ayuntamiento tenía un dispensario médico y carro fúnebre que brindaban un servicio constante y eficiente a los más empobrecidos; ahora nada de eso existe.

Antes, no se comercializaba a gran magnitud el carnaval Barriga Verde y a los ganadores del mismo no se le calentaba su dinero; ahora sí, y duran un año para pagar.

Antes, el ayuntamiento donaba solares para la construcción de escuelas y otras obras para beneficio de la comunidad; ahora se sospecha que se reparten en la alcaldía y el Concejo de Regidores.

Antes de Hanoi Sánchez, las plazas y monumentos no se profanaban como lugares de prostitución y construcción de moteles frente a ellos; ahora sí.

Antes de Hanoi Sánchez, el ayuntamiento tenía una institución musical de más de ocho décadas, que todos los domingos amenizaba a los sanjuaneros con sus conciertos; ahora no existe, porque ella la destruyó.

Antes de Hanoi Sánchez estar de inquilina en la alcaldía municipal, no existía la arrabalización y deterioro creciente de las principales calles de San Juan de la Maguana.

Antes de ella, el Cuerpo de Bomberos tenía camiones y equipos en condiciones para mitigar las llamas; ahora no los tiene.

Antes de Hanoi Sánchez, el ayuntamiento no tenía en nómina veinte y cuatro (24) bibliotecarias en una biblioteca que desactualizada que no ofrece ningún servicio a la población; ahora sí.

Antes de Hanoi Sánchez, San Juan de la Maguana tenía robustos grupos culturales, (Teatro, Banda de Música, Atabales, Ballet Folclórico, Escuela Musical, etc.); ahora solo existe uno y con un pago mínimo de incentivo.

Antes de leer ese engaño no pensaba escribir este artículo; después sí.

Autor

Luis Zoquier Paniagua

Educador y trabajador social

Artículos Relacionados

Comentarios

  1. Luis 22 enero, 2016 a las 9:12 pm
    /

    Antes de Hanoi las alcantarillas tenían parrillas protetoras. Ahora las esquinas se inundan de agua y muchas de nuestras casas, debido a que se han llenado de basuras y tierra que ella nunca le ha limpiado.

  2. Luis 22 enero, 2016 a las 8:58 pm
    /

    Antes de Hanoi se respetaban las madrugadas navideñas. Ahora se relaja con la pobreza de la gente colocándole un café y diez misero peso de azúcar en la puerta, como si eso fuera el valor del voto de los sanjuaneros.

  3. Luis 22 enero, 2016 a las 8:52 pm
    /

    Antes de Hanoi se respetaban los contratos con las empresas recolectoras de basuras. Ahora se han roto contrato de manera arbitraria y el ayuntamiento a sido condenado al pago de indemnizaciónes millonarias por su malas decisiones, fanatismo y prepotencia.

  4. Luis 22 enero, 2016 a las 8:38 pm
    /

    Antes de Hanoi se respetaban a los arrendatarios de solares, ahora con ella se somete al ayuntamiento para que se respete el derecho adquirido, y aún siendo sentenciado por tribunales competentes, ella irrespeta las leyes imponiendo el abuso de poder.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba