Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

ENTRE MIS ALAS DE FANTASÍA  

En Opinión  por

Transitaba entonces por los años finales de los cincuenta cuando cursaba mis estudios primarios en el Grupo Escolar Estado Trujillo, aquella escuela por su ubicación, por su construcción pedagógica, rodeada de plantas ornamentales, cuyas flores caían en cascadas con una similitud a los Jardines Colgantes de Babilonia, me daban un sentimiento de sólida querencia, entonces la casita blanca del Director, contigua a la escuela nos dejaría una sensación persistente de maravilla y una concepción afectiva para siempre.

No obstante desde mi infancia y cursando aún estudios primarios doy rienda suelta a mi creación poética bajo la dirección de mi madre, conocedora de esta especialidad lo que me daría oportunidad de participar en los diferentes recitales y peñas literarias entre las modestas amistades, de esta manera se inflamaba mi vena literaria, siendo desde este momento, castálida opción, la pluma.

Por el solo hecho de estar mi casa tan cerca de la Iglesia me dio la oportunidad de una sólida educación religiosa, formándome en el apostolado de las Hijas de María, agrupación católica que reunía la juventud virtuosa y de sanos principios morales de aquellos  tiempos inolvidables.

De pronto un día, lejano, monótono, se oía goteando en el silencio el eco de mi voz inconforme en ese momento de duda y desafío me recosté en las paredes del tiempo, dándole vuelta a la página que definía la transición de mi existencia y mirar hacia una nueva vida que así como llegara  me desconcertaba, no es fácil el paso de niña a mujer, porque me sentía apegada al rato fascinante de la infancia, tan transitorio como maravilloso donde los juegos y amigos del colegio llenaban mi mundo de fantasía que solo la pureza de la niñez puede brindarnos.

Siendo mi madre el ángel tutelar de mi infancia, no separaba la severidad de su carácter, pese a todo, pese a ser ejemplo y guía, mientras la vida tejía los cambios de mi vida en la madeja de la distancia, sin embargo papá querido estaba lejos de comprender que muchas veces la congoja mía era consecuencia al parecer del modelo de educación espartana regido por mi madre  ¡Si señor! educación espartana como alguna vez lo definiera Sábato en el desahogo de la angustia y de su tormento, de tal manera que la severidad sería una condición de respeto en todo caso.

En aquellos momentos de tantos cambios en mi vida, por ratos me sentía triste ¡Vaya si lo estaba! Echaba de menos ¡Y mucho! Jugar al escondido y ocultarme detrás de esa muralla cuya mole me empequeñecía, una enorme e impresionante mole, por supuesto extrañaría cantar el Matarile, y el Arroz con Leche, la misma Doñana, aunque este enigmático personaje no me hacía ninguna gracia,  en tanto que para mí era un encanto recortar las muñequitas de papel ¿Cómo será que aún cursando estudios secundarios sería afán de mi ardoroso empeño recortar mis colecciones?

Empiezo a mirar de pronto con ojos nuevos las estrellas ordenadas en el cielo dando a mi vida risueña un significado diferente como aquello de contemplar las flores y aspirar su perfume para impregnarme de energía positiva, ya esto lo sabía y mi interior lo percibía: -¡Qué bellas y libres son las mariposas que vuelan de flor en flor!

De esta manera iba creciendo mi espíritu por las regiones de los sueños, a la forja de las vestiduras de Afrodita entre perfume de Chanel, tratando de llenar mi mundo en una amalgama de vida con alas de fantasía,  de sorpresas, de incertidumbres y de Dios.

Los recuerdos de mi niñez quedarían para siempre en el fondo de mi mente, el espejo del alma iba reflejando lo que sucedía en mi interior, se operaban cambios no solo físicos, al unísono también llegaba de improviso los cambios espirituales, fije en el espejo mis ojitos de pánico, avanzo abriéndome paso a tientas por un nuevo camino que me conduce sin querer a distinto destino y me pregunté en voz alta ¿Qué ángel me lleva a rastras hacia lo desconocido? Solo el tiempo se encargaría de dar respuestas a cada una de mis interrogantes, momentos de feliz acontecer, risueños momentos, otros no tanto…

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba