Rubén Moreta

Síndrome del Valle

En Opinión  por

Nacer, crecer y vivir en llanuras encarceladas enteramente por montañas va configurando comportamientos muy característicos y particulares. El más notorio es exhibir un proceder autárquico, de desconexión con la realidad que existe fuera de la red montañosa que bordea el valle.

Todo lo que le interesa, desea o anhela la persona que vive en el valle cree encontrarlo dentro de ese espacio de amurallamiento geomorfológico, sin necesitar salir a otro lugar a buscarlo.

Se produce una solidificación de la identidad con la llanura y un desinterés por explorar nuevos horizontes geográficos. A este encuadre psicosocial y semiológico lo denomino “síndrome del valle”, que es esa sensación de autosuficiencia, de plenitud, de satisfacción de vivir en llanuras intramontañosas.

La movilidad de la persona intramontana se hace pesada e indeseada. Salir de San Juan a Santo Domingo, por ejemplo, a muchos les resulta molesto e incómodo. Subconscientemente todo es atribuible al síndrome del valle de los sanjuaneros, que asumen su espacio como su paraíso. Lo mismo pasa con las personas de la Vega y Santiago.

En Santiago sus pobladores han construido un modelo de vida totalmente desconectado con la capital. Ellos se han erigido como un centro de poder económico, político y cultural. De forma escalonada de todo cuando se crea en la metrópoli, a ellos hay que hacerle uno igual.

En Santiago sus marcas son de referencia nacional; tienen su propio aeropuerto; sus centros de arte y cultura, museos, centros recreativos, medios de comunicación (periódicos y canales de televisión), universidades, centros de salud de clase mundial, y una élite intelectual y empresarial direccionando su desarrollo.

En la Vega pasa lo mismo. Tienen eventos culturales de referencia (el carnaval vegano, el culto de Nuestra Señora de Las Mercedes), una industria y una vida empresarial dinámica, su propia universidad, canales de televisión y grupos que coordinan su desarrollo y el calor e identidad de la gente con su valle.

Los que viven en los valles creen que no deben producirse eventos que lo hagan trasladarse de su edén. Salir le genera contrariedad, tedio y malestar, porque se alejan de su mundo mágico, con todo el simbolismo que ello encierra en la construcción mental de los sujetos.

La mayoría de los migrantes originarios del Valle de San Juan han salido empujados por la crisis económica y, dolorosamente aunque su cuerpo está fuera, su “corazón” y sus sentimientos están en estas tierras intramontanas donde nacieron y crecieron.

Autor

Rubén Moreta

Periodista, Investigador y Profesor de Sociología Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba