Rubén Moreta

Una Mirada a la Triste Frontera

En Opinión  por

Otra vez, la provincia fronteriza de Elías Piña resalta como la más pobre de la Republica Dominicana, conforme lo evidencian estudios socioeconómicos realizados por organismos nacionales e internacionales de gran prestigio.

En las demás provincias fronterizas –Pedernales, Independencia, Bahoruco, Dajabón y Montecristi- existen las mismas condiciones de marginalidad social.

En Elías Piña el ochenta por ciento de los hogares vive en condiciones de pobreza y más del 50% de estos en condiciones de indigencia (pobreza extrema, con menos de un dólar diario). Un 53% de las casas tienen piso de tierra y apenas un 20% de su población recibe agua potable dentro de la vivienda. La tasa de desempleo supera el 58% y los indicadores de salud y educación dan ganas de sentarse a llorar. Los caminos y carreteras internas necesitan intervención y la migración rural-urbana y urbana-metropolitana no se detiene.

En los últimos 15 años, el gran líder de la provincia de Elías piña, quien se pavonea con ínfula de mesías, es el senador Adriano Sánchez Roa, quien no ha tenido la capacidad ni el ingenio de lograr ante el gobierno nacional y/o los organismos internacionales asistencialistas, producir el diseño y aplicación de planes, programas y políticas públicas que remedien la situación de marginalidad social en que viven la mayoría de la gente de esa provincia, que es parte de la Región del Valle.

En Elías Piña existe una agricultura diezmada por la prolongada sequía, la falta de canales de riego y el nulo crédito agrícola.

Las actividades ganaderas están seriamente afectadas por los robos y trasiegos hacia el lado haitiano de las reses.

La inmigración haitiana es altamente pronunciada en esta parte del país, existiendo una convivencia pacífica. Muchos predios agrícolas han sido tomados por estos vecinos, donde siembran y cosechan y conviven con su familia. En la ciudad de comendador muchos comerciantes haitianos han adquirido decenas de viviendas.

En sentido general, en Elías Piña se observa una cohabitación natural de haitianos y dominicanos, sin roces ni estridencias, teniendo como común denominador la pobreza que los lacera.

Definitivamente, el senador Adriano Sánchez Roa, quien está agotando un dilatado periodo como congresista representante de la provincia de Elías Piña, (cuatro como diputado -1998-2002- y catorce como Senador), es un líder fallido, porque en la praxis no ha contribuido a canalizar la resolución de ni un solo de los problemas de la comunidad que lo escogió y que dice representar.

Este hombre explota la pobreza y miseria de esta comunidad fronteriza para mantenerse arriba, simulando una falsa identidad, a través de una estructura mediática.

Elías Piña y los deprimidos pueblos del sur, necesitan un líder más responsable, dinámico y comprometido con el sentir, anhelos y necesidades de esa postrada provincia fronteriza, ya que Adriano Sánchez Roa ha resultado ser estéril y vacuo.

Autor

Rubén Moreta

Periodista, Investigador y Profesor de Sociología Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba