Roberto Paulino

Cogiendo fuego por las cuatro esquinas

En Opinión  por

Hace muchos años que los dominicanos enarbolamos la frase de que este país un día iba a coger candela por las cuatro esquinas, en alusión a cualquier revuelta popular que se produjera en la nación.

Como si fuera un presagio para otros males, esa expresión popular se está haciendo realidad con los fuegos forestales que se están originando casi en cada rincón del país.

Esos fuegos por la forma y los lugares que se producen, llaman a muchas personas a pensar que son intencionados, que los mismos de surgen de manera eventual, sino mas bien por manos criminales.

Es pregonado sin cansancio alguno, que la única solución para controlar los futuros fuegos forestales, es hacer descender a todas las personas que se dedican al conuquismo y al pastoreo de animales en las montañas.

Estas personas son las culpables de la mayoría de los fuegos que se producen en nuestras cordilleras montañosas, debido a que el fuego para ellas es el mejor aliado para limpiar de maleza sus conucos.

Se especula también, que ahora existe la modalidad de incendiar bosques para luego solicitar la tala de los arboles quemados en aprovechamiento de la madera chamuscada.

Creo que no es detrás de madera chamuscada que se originan esos incendios forestales, sino más bien detrás del suelo para ser utilizado con fines agropecuarios, sin importarle que se destruyan miles de arboles.

Uno se pregunta ¿Acaso valen mas los quintalitos de habichuela, maíz y guandules que se obtienen en las montañas que el agua de los ríos? Los ríos se están secando precisamente por el cultivo de esos productos.

Mientras el país coge candela por las cuatro esquinas, la única acción que hace el Ministerio de Medio Ambiente es sofocar cada conato de incendio que aparecen en las montañas.

Y como el único papel de bombero forestal que está jugando el ministro Bauta Rojas, pues lo tendrán ocupado por muchos tiempos, pues no bien sus brigadas sofocan un fuego, en horas le producen otro.

El pobre ministro de medio ambiente, está perdiendo mas de la cuenta su cabellera, por la presión y preocupación al tener que enfrentar tantos fuegos casi al mismo tiempo.

Todo por no contar con severas leyes que sancionen duramente a las personas que están destruyendo los pocos bosques que nos quedan, porque sin un buen respaldo legal y militar, no habrá ministro que funcione bien.

Un exceso de democracia como se vive en este país es demasiado malo para poder establecer ciertas medidas y controles que puedan salvaguardar la seguridad ciudadana, y esos fuegos la están poniendo en peligro.

La ciudadanía en estos momentos esta padeciendo los rigores de la escases de agua, no tanto por la sequia, sino mas bien por la tala indiscriminada de arboles en las montañas.

Aquí tenemos grandes reservorios de agua llamados presas, que muy bien podrían soportar una sequia de varios meses si los ríos que las alimentan estuvieran recibiendo buenos caudales de las montañas.

¿Cómo pueden recibir buenos caudales de agua, si las montañas se están quedando sin arboles? Después que pasa la temporada de lluvia nuestros ríos merman sus caudales por la ausencia de arboles en las montañas.

Por esa razón, por ese fatal daño que se le está haciendo a nuestra nación, sugiero una combinación de dictadura con democracia, en aras de que se detengan para siempre el conuquismo devorador de montañas en nuestro país.

Que a este gobierno no lo detengan los pronunciamientos de organismos locales o extranjeros en torno a violación de derechos humanos, si se le aplicaran duras medidas a los destructores de nuestros bosques.

Que se saquen a punta de fusil y ametralladora, a todo aquel que suba a una montaña a ejercer la practica del conuquismo, hay que hacerlo descender a como de lugar.

Bajarlo de las montañas con sus animales y sus corotos a las tierras llanas en donde puedan laborarlas, sin la necesidad de seguir prendiendo el país por las cuatro esquinas.

Autor

Roberto Paulino
Roberto Paulino

Comunicador

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba