Prof. María Isbelia A. de Alfonzo

DENTRO DE LA ARMADURA OXIDADA

En Opinión  por

Mis alas vuelan inspirada una vez más en “EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA” de Robert Fisher

A decir verdad nunca comprenderé del todo que en tan poco tiempo pudo transitar mi vida por tantos callejones y laberintos saboreando un amargo alpechín de tan increíbles experiencias.

Sucedió apenas en una mañana de brumas cuando se me presentara de improviso una cita con el destino, si es que pudiera realmente existir el destino como así lo preconizara en alguna oportunidad Amado Nervo, pues me encontré con el alba de ese día y salí a dar una vuelta en la mañana fría, no tuve tiempo de pensar en apurar el paso porque fui interceptada por uno de mis fantasmas, como intempestiva aparece en la persecución demente un diablo demasiado diablo que quiso tentarme con la astucia del demonio con movimientos fríos y calculados, imposible ser así en la vida real, lo único que sé, es que pude tener bien cerca de mi el demonio de la tentación pero inmediatamente pude vencerlo, te aseguro que en un momento así se siente un frío en la nuca que pone los pelos de punta cuando la confusión obnubila la razón, pero ¿Quién piensas que es? Zahiere así la maldad que el desgraciado abruma, Sátiros y Faunos tejieron su episodio en el espejismo del camino desierto haciendo más difícil la pesada carga.

Después de lo vivido en la mañana de ese día llega la tarde plácida y sombría, mi ventana se abre de nuevo a las estrellas, pero en el momento oportuno quien choca con mi frente es la experiencia de los años, en fracción de segundos pude desmenuzar la frivolidad y la sonrisa hipócrita de la gente… ¡Algo difícil de creer, pero alguna vez fuimos inocentes!

Nadie se imagina lo que puede suceder cuando las luces del entendimiento se apagan, al parecer un trapo de niebla cubre el rostro impidiéndonos ver la realidad de las cosas, pero cuando estas luces se encienden nuevamente logramos ver tan claramente sin que un asunto tan casual pueda perturbar la tranquilidad que llevamos impresa en el alma.

Créanme que lo más importante de todo esto es que pude comprender que Sátiros, Faunos y Silvanos tan solo fueron fantasmas de mi imaginación que pudieron salir de ronda en su hora propicia, entendí que ángeles y diablos pesaban demasiado detrás de mi costal, haciendo en mis espaldas la joroba y para colmo después de analizar lo andado sé que el diablo existe porque yo bailé con él al ritmo danzante de mis fantasmas.

Menos mal que siempre estuve muy bien franqueada, en el flanco delantero siempre resguardada por Custodio, mi Ángel quien se desempeña como el Eterno Guía, a mi lado derecho en todo momento está el Súper Yo (Los Principios, El Valor Moral) que a veces nos reprocha y al otro lado el Instinto, mejor dicho el Ello o Diablillo que algunas veces incita a hacer lo prohibido, Pero en el Reino de los Cielos del Pensamiento, escoltándome en la parte trasera esta la conciencia mía, ¡Mi Intrépida conciencia! esa voz inconfundible que siempre reconocería, aunque muchas veces le he desobedecido, pero en definitiva ¿No ves que somos humanos?

No obstante, por si no te has dado cuenta debo decirte que todas esas vivencias no fueron más que saltos de volteretas de los fantasmas de mi imaginación ¡Ay intrépida imaginación! que se fueron adueñando de mí ser a través del tiempo, Pero lo más importante de todo esto para mí ha sido poder sacudir cada una de las capas que la vida iba poniendo sobre mi costal y finalmente poder llegar a la esencia misma del ser al romper con las cadenas que yo misma me había impuesto.

Después de tantas vivencias he podido comprender que la literatura influjo imperecedero de mi vida me ha permitido ser hoy una escritora de claridades y poder contarles sobre esas imágenes que forjó en mí, la fantasía hace un rato, Y te aseguro que no podría ser de otra manera en este momento que mi país experimenta cambios coyunturales que no podría obviar, a la sombra de una revolución que suele dejar bastante frío.

Para mí desde el comienzo este cambio que implica en mi país la revolución del siglo XXI siempre me ha dejado un algo de nocturno.

Aseguran que a través del tiempo de mi patria una dictadura se transformó en democracia, el poder se alternó democráticamente por más de cuarenta años, de pronto se instauró la Revolución del siglo XXI, que para mal o para bien de la humanidad debió llegar a un acuerdo con sus demonios personales…¡Oh hombre vano! Miren que vaina, Infelizmente aún existen seres que se dejan persuadir por el dominio despótico de sus fantasmas quedando encerrados dentro de la armadura oxidada.

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2021.

Powered by

CODASOR

Ir arriba