Un crecimiento económico no traducido en bienestar

En Opinión  por

POR: ING. MIGUEL RECIO

El vociferado “crecimiento económico” del que tanto se regodean los últimos gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en anunciarlos como estandartes del desarrollo que supuestamente hemos tenido en este periodo de tiempo, nos conduce a establecer una gran diferencia entre lo que muchos aplauden y le llaman “crecimiento económico” y lo que en realidad se traduce en el pueblo como “bienestar económico”.

No siempre el crecimiento viene acompañado de bienestar. Aunque parezca una gran contradicción, en la realidad esos términos a veces vienen divorciados y es por eso que las desigualdades sociales se manifiestan de diferentes maneras. Destacamos esto para tratar de colocar en un contexto real el hecho que algunos señalan sobre los años en la administración publica de Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina.

Es justo apreciar que todos estos últimos gobiernos han descansado su crecimiento en el endeudamiento público, tal y como lo describe el anexo que a continuación presentamos. Al margen de que de la misma manera han crecido otros flagelos que definitivamente le han hecho mucho daño a la sociedad dominicana, muy a pesar de que existen desde que este pedazo de isla se formo como República.

Logros se han obtenido en los últimos gobiernos y si no los mencionáramos estaríamos cometiendo un acto de mezquindad; pero flagelos como la corrupción, la delincuencia, el alto costo de la vida con todos los parámetros que lo componen, así como también las grandes desigualdades sociales que se registran con el paso del tiempo, al extremo de que la clase media ha estado viviendo sus peores momentos, dan a entender que los administradores de turno han fallado en el trabajo de llevar al pueblo el rebuscado BIEN COMÚN.

El aspecto político no se queda atrás de forma negativa, y el desprestigio de las instituciones utilizadas por el sistema democrático (los partidos) y sus protagonistas (los políticos) han caído en un descrédito sumamente peligroso para la subsistencia del propio sistema actual. Los inventos de los pueblos no son convenientes, y eso lo estamos viviendo en las experiencias ajenas como por ejemplo el caso venezolano.

La situación exige pues, el que se presenten personas frescas, caras nuevas, ideas e iniciativas diferentes y vigorizantes. Practicar la alternabilidad en todos los estamentos de los diferentes poderes, y acariciar la idea de que estos nuevos valores vengan con la mentalidad que ha estado exigiendo la población en los últimos tiempos: cambios reales en la democracia, que para nada le hacen daño al país y a la propia población dominicana.

Autor

Redacción

Departamento de Redacción, Diario Digital NotificaDO

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba