Escuelas Previas

En Opinión  por

Por Roberto Rosado Fernández, Educador

Tres Escuelas de formación inciden en los niños antes de su entrada a la Educación formal. La del vientre de la madre o Prenatal, de la familia desde que nace hasta su ingreso en el ambiente Escolar y la que recibe  del ambiente extra familiar.

 En cada uno de estos ambientes recibe formación, las que va asimilando en el curso de su desarrollo reflejándola en su comportamiento cotidiano y en las actuaciones de su diario vivir.

En el caso de la Prenatal es el aprendizaje recibido antes de nacer el niño. La estimulación del feto con sonidos, movimientos y olores para ayudar al desarrollo de los sentidos  del bebé. Esto, a saber de los especialistas, “le garantiza aprendizaje temprano”. Además durante su desarrollo, el feto aprende constantemente, mientras que el útero,  su exposición a diferentes sonidos, olores y tactos ayuda  al avance del bebé.

Con altavoces  aprende   a escuchar  los sonidos que encontrará cuando vea la luz del mundo. Los masajes suaves al vientre de la madre ayuda al niño a aprender a relacionarse con sus padres desde antes de nacer.

Sugieren los especialistas una” alimentación adecuada para que se vaya relacionando con olores y sabores”. La forma de vida de la madre, su relación con su pareja, con el medio circundante, su trabajo, sus pensamientos, sus sentimientos, su forma de vivir, sus estados interiores, entre otras acciones, le va modelando.

Tener el cuidado de atender a estos  estándares de formación desde el embarazo evita contratiempos  que, a su vez, provocan deficiencias y problemas de índole personal y social que impiden su salud física y psíquica.

Es aconsejable que durante el embarazo las parejas visiten a los especialistas  en la educación prenatal para evitar futuros contratiempos y garantizar la salud de su bebé.

La segunda Escuela, la de la familia, es muy delicada, extremadamente delicada, es la llamada a  continuar la formación que se previó y se aplicó durante el embarazo. Esta educación la garantiza  los padres. De su aplicación adecuada depende el futuro de sus vástagos. Es su deber enseñarles modales y buenas costumbres, las que, sin dudas, reflejará en la escuela desde el momento en que ingrese para recibir educación sometida a reglas, es decir, la educación formal. Como sea su formación de hogar, será su comportamiento en la escuela. Será tarea de la escuela seguirla, si es correcta o corregirla si llega con deficiencia.

La tercera escuela es la del ambiente extrafamiliar, la no planificada, la que recibe de los amigos, compañeros de juego, vecinos y más, que, por lo general enseña más y comportamientos, la mayoría de las veces, contrarios  a los que se enseñan en el hogar y en la escuela. Esta escuela es la que distorsiona lo enseñado,  tanto que hace conflictiva la formación en valores y la confronta con aquellos que el hogar enseña, es más poderosa, aún después de su ingreso a la educación formal.

Cuando el niño llega a la escuela con la finalidad de recibir educación formal, entra a un mundo nuevo en el que se reflejará aquellos aprendizajes que recibió  cuando era solo un feto, en la familia y la enseñanza extra familiar.

La tarea fundamental de la Escuela es convertirla en su segundo hogar, ordenar esos aprendizajes previos, darle sistematicidad en base a las orientaciones previstas en el currículo vigente y desarrollar todo el proceso hasta entregar a la sociedad un profesional que pueda contribuir  con su accionar a sostener una vida social y profesional cada vez mejor.

Cumplir con estas tareas ayudaría a mitigar el drama conflictivo presente  en la sociedad de hoy reflejado en la violencia cada vez más pronunciada y, por igual, muy preocupante.

 

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba