El presidente Abinader y su inmediato futuro político

En Editorial - General  por

Si es cierto no poseemos una varita mágica para adivinar el futuro, no menos cierto es que haciendo uso de nuestra capacidad premonitoria, partiendo de algunos acontecimientos que se producen en el presente, podríamos presagiar el futuro político del presidente Luís Abinader y el Partido Revolucionario Moderno (PRM), más allá del 16 de agosto del año 2024, al vencimiento del actual cuatrienio de gobierno que encabezan.

Es de muy pocos ignorado que el ascenso al poder del presidente Abinader fue el producto de varias coyunturas; citamos algunas:  a) la fatiga  natural de una organización política con 16 años dirigiendo los destinos de la nación; b) la división interna del partido oficial; c) un mal candidato en la boleta del oficialismo; d) un candidato compañero de oposición cuya misión no era ganar, sino hacer que el oficialismo perdiera; y e) una población cansada de la prepotencia, arrogancia y campante corrupción de quienes nos habían gobernado en esos 4 cuatrienios seguidos. Todos esos elementos se hospedaron en el albergue más acogedor que existía en ese momento; el PRM y su candidato.

A su llegada al gobierno, el presidente Abinader se encuentra con dos grandes tsunamis: uno hospedado en su propia casa  y sin planes de marcharse, que es la pandemia provocada por el Covid 19 en su máximo esplendor; como si ello fuera poco, más adelante le llega un nuevo huésped, la guerra entre Rusia y Ucrania que ha repercutido en todo el universo; sumado a un presidente que aunque colmado de seriedad, pulcritud y las mejores intenciones, tanto él como su gabinete han exhibido una inexperiencia en el manejo del Estado, que les han conducido a detener y poner en reversa decenas de medidas trascendentales (algunas, otras no tanto) para el país, que ponen de relieve que fueron sorprendidos por el éxito sin estar preparados para afrontarlo.

Hoy, a dos años de las elecciones presidenciales del 2024, se vislumbra un intento de reelección por el actual presidente Luís Abinader, la que para producirse tendría que ser sobre la base de varias coyunturas que se presenten a lo externo del PRM, agregándole los problemas internos que necesariamente son los primeros que debe tratar el primer mandatario: a) una organización con un padrón electoral bajo; b) una base descontenta porque durante 16 años habían albergado la esperanza de llegar a un puesto público, misma que ven desvanecerse porque por alguna razón aún permanecen en sus puestos de trabajo más del 25% de los opositores; c) un descontento en los niveles más altos del partido, por la escogencia de las nuevas autoridades, con personas como Guido Gómez y Ramón Alburquerque erigidos como amenazas para la unidad interna.

La luz roja externa lo constituye una posible alianza entre el PLD, la FP y el PRD, llevando una boleta común en primera vuelta. El PLD y FP lo constituyen dos alas de la misma aeronave que durante 16 años surcó la administración del erario, produciendo miles de nuevos ricos (legales, ilegales e ilegítimos) con suficiente poder económico para  sustentar una campaña que los regrese al poder; capaces por demás para hacer todo cuanto necesario fuere para ganar unas elecciones.

La primer dolorosa medida que el presidente Abinader tendría que tomar si pretende reelegirse, sería olvidarse del circo de «Ministerio Público independiente» y sugerir (mediante un tercero) a Mirian Germán la inacción del Ministerio Público, tendente a la puesta en libertad de los familiares de Danilo Medina y otros dirigentes del partido y cercanos colaboradores; esta imposición provocaría ipso-facto la renuncia de doña Mirian, asumiendo de inmediato Yeni Berenice como nueva Procuradora General de la República, quien sí instruiría a sus subalternos a actuar en consecuencia, cruzando los brazos (para guardar las apariencias).

Ese sería el boleto de pase del presidente Luís Abinader para sentarse en una mesa con Danilo Medina a tomarse un café. Los que conocen a profundidad a Danilo, dicen es un hombre brutalmente rencoroso, resentido y despiadado para quien entiende le ha fallado. Abriendo la puerta del entendimiento entre ellos, dejaría la posibilidad de un arreglo electoral para una eventual segunda vuelta, en un escenario en donde hayan clasificado el partido oficial y la Fuerza del Pueblo.

Es evidente que para una primera vuelta, quien encabezará la boleta del PLD será Margarita Cedeño o Abel Martínez; sin embargo, sea cual fuere, una vez pasadas las elecciones de primera vuelta, tomarían las riendas del PLD, Danilo Medida como su presidente y Charlie Mariotti como secretario general; el ex-candidato si no fuese el líder del partido, saldría del escenario político en la fase de segunda vuelta (además quedaría tan abatido del proceso electoral, que el tiempo antes de las elecciones no le alcanzaría para reponerse).

ESCENARIO DE PRIMERA VUELTA

Con el PLD llevando boleta propia, la FP con la suya encabezada por su líder; el PRD con lo mismo o adherido a una de las anteriores; es muy difícil que el PRM aún con todos los recursos del Estado a su favor, logre imponerse en este escenario, con el 50%+1. Sin embargo, a pesar de todas las adversidades se aseguraría un puesto para clasificar a una segunda vuelta electoral. ¿Quién quedaría en la otra silla clasificadora? Eso dependería en gran medida del gobierno. Si el gobierno no lograra fumarse la pipa de la paz con Danilo Medina y su grupo, lo mejor sería manipular para que quien clasifique sea el candidato del PLD; mientras que si se sentara en la mesa con Danilo; paradójicamente su colaboración debería ser para que clasifique Leonel.

LA SEGUNDA VUELTA

Pasada la primera vuelta electoral, todo dependerá de cuántos puntos porcentuales haya obtenido el PRM y su candidato para clasificar en primera vuelta; y de quién haya sido descalificado: si el excluido fuere la Fuerza del Pueblo, la alianza y el triunfo estaría garantizado sin importar la puntuación que hayan obtenido ambas agrupaciones; si fuese el PLD el que no superara la prueba, se complicaría mucho el panorama; dependería de una alianza institucional y de cuántos puntos porcentuales haya acumulado en primera vuelta.  si lograra una alianza institucional y obtenido más de 35%, el triunfo sería seguro; si lograra la alianza con menos de ese porcentaje, sería una inminente derrota; si no lograra la alianza con el PLD, pero su puntuación fuere mayor de 45%, dependería retener el poder de cuán generoso sea en el presente y para el futuro, además de la capacidad de amarre; si fuese por debajo de esa puntuación, nada tendría que buscar.

Si quien quedare descalificado fuere el Dr. Leonel Fernández, la alianza con el PRM sería segura; si por el contrario fuere el PLD, va a depender de si le mantienen presos los familiares a Danilo Medina y los dirigentes de ese partido o los hayan excarcelado. Danilo es el líder del PLD, es un hombre de armas a tomar, «rencoroso e incapaz de perdonar»; es además enemigo de Leonel. Si no le soltaran a su gente, preferiría pactar con el enemigo, a cambio entre otras cosas, de la Procuraduría General de la República; si le soltaran a sus familiares y colaboradores, su preferencia para pactar se convertiría de inmediato el PRM, corriendo el oficialismo el riesgo de un descontento social masivo que podría ser contraproducente.

En sentido general, la reelección presidencial y del PRM es tan incierta como tortuosa en la mayoría de los escenarios; sin embargo, la mejor carta que exhiben es la del actual mandatario en su boleta. El tripartidismo que habíamos dejado atrás en las elecciones del año 2000, ha regresado 24 años después y ello hará mucho más complejas las venideras elecciones. Me mantendré expectante desde las gradas, ya que es de donde mejor se ve el juego; y no tener intereses personales en ninguno de los equipos, nos permite visualizar con meridiana claridad los acontecimientos que se vayan suscitando durante el proceso. Que Dios les bendiga.

 

Autor

Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2022.

Powered by

CODASOR

Ir arriba