A propósito de Lenin De la Rosa y la alcaldía de San Juan de la Maguana

En General - Opinión  por

Algunas personas hemos sustituido erróneamente «ayuntamiento» por «alcaldía»; cuando en realidad ambas son diferentes pero complementarias. La alcaldía es la parte ejecutiva u operativa del ayuntamiento, que la preside el alcalde; mientras que la otra parte del ayuntamiento consiste en la sección normativa a cargo del concejo de regidores. Llamarle alcaldía a los ayuntamientos es similar a llamarle «San Juan de la Maguana» a la provincia San Juan.

Al respecto se expresa nuestra Constitución: «El gobierno del Distrito Nacional y el de los municipios estarán cada uno a cargo del ayuntamiento, constituido por dos órganos complementarios entre sí, el Concejo de Regidores y la Alcaldía. El Concejo de Regidores es un órgano exclusivamente normativo, reglamentario y de fiscalización integrado por regidores y regidoras. Estos tendrán suplentes. La Alcaldía es el órgano ejecutivo encabezado por un alcalde o alcaldesa, cuyo suplente se denominará vicealcalde o vicealcaldesa».

Hasta hace algunas décadas, la palabra «ayuntamiento» era sinónimo de «recogida de basura»; una buena gestión de un síndico era medida por su capacidad de recolección y disposición de desechos sólidos; hoy sin embargo, un alcalde es visto como el ejecutivo de la ciudad, la persona capaz de proponer normas en el concejo, que permitan cambios significativos en la ciudad; que la lleve a la vanguardia con los tiempos. El mundo cambia; nuestra ciudad no podría quedarse inerte y su gente tampoco indiferente.

Cuando en 1994 Rudolph Giuliani recibió la ciudad de Nueva York, aquello era un caos, una ciudad en donde ni siquiera los trabajadores tenían garantizado cobrar a tiempo sus salarios; allí residía la sede de la delincuencia y la criminalidad de los EE.UU, considerada la ciudad mas insegura de toda la federación. El alcalde Giuliani, gracias a su gran capacidad y espíritu de trabajo, de inmediato implementó políticas inherentes a sus funciones, cuyos resultados fueron que ya en su segundo período de gobierno, fue nombrado por la Revista Time, como «el personaje del año»; con la destrucción de las torres gemelas (WTC) en el 2001, gracias a su heroica, titánica e histórica labor frente a esa tragedia, fue nombrado «el alcalde de América».

Su gestión al frente de la alcaldía de Nueva York fue reconocida por todo el mundo como brillante y excelente; el crimen en sentido general se redujo en un 65%, los asesinatos en un 70%. Después que Dinkins le había heredado la ciudad como la mas peligrosa, el FBI la declaró como la metrópoli mas segura de todos los Estados Unidos. ¿Qué había cambiado? Todo seguía allí; lo único que había variado era la manera de dirigir la ciudad. Giuliani llevó su librito, lo aplicó y transformó a la capital del mundo. Hoy, todo el que visita Nueva York queda fascinado con sus encantos.

Salvando la diferencia entre una mega ciudad como New York con un pueblo del interior en el sur como San Juan de la Maguana; se hace imperioso destacar que un alcalde, sin importar la magnitud de su jurisdicción debe exhibir carácter, coraje, capacidad de toma de decisiones, producir grandes iniciativas, poseer visión, capacidad de servicio, de comunicación con los demás, no creerse el «hombre orquesta» que todo lo sabe, hacerse asesorar en sus tomas de decisiones trascendentales; debe ser disciplinado, de positiva actitud, honesto y hacerse rodear de colaboradores de similares condiciones; pero sobre todo, debe tener el alcalde, un claro criterio para actuar y decidir.

Para el próximo cuatrienio para la alcaldía de San Juan de la Maguana, hemos visto emerger en la política a un joven empresario de la construcción, con una propuesta de ciudad diferente, acorde con los nuevos tiempos. Se trata del ingeniero Lenin De la Rosa, quien desde el sector privado ha realizado significativos aportes al crecimiento vertical del municipio, erigiendo decenas de modernos proyectos habitacionales y comerciales que han cambiado la cara de nuestro pueblo. Conocer el discurso de Lenin, te hace percibir en él las características propias de un buen líder en maridaje con un extraordinario gerente; tratarlo en lo personal, es confirmar su grandeza humana y espiritual.

El municipio de San Juan de la Maguana no es tan grande como Nueva York; pero es evidente que alberga en su seno a personas de las condiciones de Giuliani capaces de transformarlo y convertirlo en una ciudad moderna. A Lenin hemos tenido la oportunidad de conocerle desde su nacimiento, poseedor de una extraordinaria formación en su hogar, revestido de una parsimonia y humildad que invitan a admirarle, es una persona a quien los zumos nunca le han coqueteado con su cabeza y sobre todas las cosas ha puesto en carpeta parte de lo que será su impronta en la alcaldía de San Juan de la Maguana. Los tiempos cambian y los pueblos no deben ser indiferentes; vamos a apostar por una ciudad vanguardista adaptada a los nuevos tiempos.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba