Danilo vs. Leonel 2020

En General - Opinión  por

Hay una frase que dice: “a confesión de parte, relevo de pruebas”. Los principales periódicos físicos y digitales; así como las redes sociales, se han hecho eco en el día de hoy del llamado que hace la diputada Lucía Medina, miembra del Comité Político del PLD y hermana del presidente Danilo Medina, en el sentido de cerrar filas apoyando la reelección de su hermano si quieren conservar sus puestos en la administración pública. El ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, dice por su parte que nadie impedirá la reelección de Danilo Medina.

No se necesitan mas de esas dos voces para que el tema de la reforma constitucional se convierta en un axioma, y la repostulación del presidente en un postulado. Poco importa que la Constitución lo prohíba, ya que se resuelve con su reforma; menos importa el compromiso del 2015 del Comité Político, ya que a éstos lo único que les interesa es seguir subidos en el palo sin importar con quien; y nada importa que el presidente haya jurado por Dios no se presentaría, porque lo que en política se dice ningún valor tiene; y ya Dios debe tenerlo muy claro.

Aquí de lo que se trata es del futuro del PLD, de Leonel Fernández y de Danilo Medina. Aunque no tengo una bola de cristal para ver el futuro con tanta claridad como Marilú Viera; vislumbro un sombrío panorama en el que todos los actores que interactúen en el presente proceso electoral, tendrán necesariamente que sacar de donde no tienen para imponerse. En ese sangriento certamen estará en juego no sólo la presidencia de la República, sino el honor de Danilo y de Leonel; así como plasmar con letras de oro, quién es el verdadero líder político del país.

Una vez reformada la Constitución y habilitado Danilo para repostularse, el PLD organizará su convención primaria para elegir a sus candidatos presidenciales y demás cargos de elección popular. A Leonel le quedarán tres opciones: a) competir contra Danilo, b) quedarse de brazos cruzados como en el 2015; y c) abandonar el partido y enfrentarlo desde la acera del frente. Cabría analizar las posibles consecuencias.

Si optase por la primera opción “a”, es preciso recordar que ha sido el mismo Leonel quien sabiamente ha afirmado que “a un presidente en ejercicio no se le disputa una convención interna”; si osare obviarlo, se podría desatar en su contra la furia del implacable gobierno, quien despiadada e inmisricordemente lo apalastaría como lo hizo con Danilo en el año 2007. Es de todos conocido que internamente el gobierno se impone sobre todos los adversarios.

Al optar por la segunda alternativa “b”, estaría sepultándose definitivamente como futuro candidato a nada dentro o fuera del PLD, ya que en materia política todo aquel que participa, lo hace con la finalidad de crecer o cobijarse bajo el frondoso árbol que le provea sombra; a nadie le agrada estar del lado del perdedor; por lo que Danilo Medina se erigiría como el real y único líder del partido y del país; la gente vería a Leonel como pusilánime, un entreguista a quien no valdría la pena seguir.

La tercera opción “c”, es la mas delicada de todas; al preferirla, muchas cosas se pondrían en juego. Por un lado dicen los reeleccionistas que el presidente tiene una aceptación del 65% de la población; por otro lado, dicen los leonelistas que cuentan con dos millones de firmas. Quien realmente es capaz de obtener esa cantidad de firmas, puede multiplicar mínimamente por 150 su aceptación, ya que es humanamente imposible captar las firmas de todos los simpatizantes que se tenga.

Si Leonel decidiese irse del PLD, podría hacerlo bajo dos escenarios: 1) enfrentándose a Danilo en unas primarias internas, en las que se expondría a ser avasallado por el gobierno; o ganar la nominación presidencial; si gana la nominación, por razones obvias no tendría que irse; pero si la pierde, su carta bajo la manga sería conjuntamente con sus seguidores declararse la víctima y masacrado por el gobierno. 2) Que desde que reformen la Constitución decida formar un bloque opositor al gobierno, en cuyo eje gravitaría la verdadera oposición; y con él convergerían todas las fuerzas minoritarias que propugnan por un cambio en la dirección del Estado.

Cabe señalar que la ley 33-18 faculta a los partidos políticos elegir la modalidad de elección de sus candidatos a cargos de elección popular, entre: las primarias, convenciones de delegados, de militantes, de dirigentes y encuestas. La Fuerza Nacional Progresista (FNP) de Vincho Castillo, podría elegir sus candidatos con posterioridad al PLD, de cuyos resultados dependería quién encabece su boleta.

¿QUIÉNES LE SEGUIRÁN?

Si Leonel decidiese abandonar al PLD sin enfrentar a Danilo, a muchos de sus principales dirigentes que están bien posicionados en el electorado (incluyendo senadores, diputados, síndicos, concejales y demás), les resultaría altamente difícil aventurarse a seguirlo; primero porque ante todo son peledeístas; además, estarían vertiendo al zafacón algo casi seguro por lo incierto. Súmele a ello, que Leonel sería visto como un egoísta y ambicioso a quien lejos de importarle los suyos, lo único que le interesa es ser presidente; pues estaría abandonando al partido sin motivos para ello.

Si por el contrario, compite con Danilo, esos dos millones de firmas podrían reducirse a medio millón; sin embargo, mientras menos votos saque, mas demoledora sería vista la fuerza del gobierno en su contra. Todos sus cuadros que hayan participado en las primarias y perdido, se sentirían aplastados como su líder. Eso abriría heridas incurables durante el proceso, convirtiéndolos en víctimas, por lo que todo cuanto diga o haga su líder, será apoyado por los que ya nada tienen que buscar en ese proceso dentro del PLD; y por un gran segmento de la sociedad que se identificaría con las víctimas.

¿Y EN MAYO DEL 2020?

En un escenario electoral en donde participe Danilo Medina en la boleta del PLD y aliados; Luis Abinader o Hipólito en la del PRM y aliados; y Leonel Fernández llevado por uno de los partidos minoritarios y sus aliados; es muy fácil advertir que el resultado sería un Danilo Medina y el PLD, en el primer lugar; un Leonel Fernández en la FNP y aliados, en un segundo lugar; y el candidato del PRM estaría ocupando un tercer y descalificado lugar. Es ilógico pensar que alguien podría ganar en primera vuelta en semejante escenarios electoral.

¿Y LA SEGUNDA VUELTA?

En una segunda vuelta, no se permiten alianzas entre los partidos políticos mas allá que las que se produjeron en primera vuelta, por lo que las negociaciones ya girarían en torno a la capacidad de amarre de cada quien. Dependerá mucho de la diferencia porcentual que le lleve Danilo Medina a Leonel Fernández; y de quién haya sido el candidato de la boleta del PRM. Si fuese Hipólito Mejía el candidato, poco tendría Leonel que buscar en la segunda vuelta; pues Hipólito es pro Danilo y orientaría sus fuerzas hacia éste; y los votos de Abinader no serían suficientes para la mayoría que necesitaría Leonel.

Si por el contrario el candidato de la boleta del PRM lo fuese Luis Abinader y los votos obtenidos por Danilo, al sumársele los que puede canalizarle Hipólito desde el PRM no fuesen suficientes para superar a Leonel; terminaría Danilo perdiendo las elecciones. Sin embargo, si la puntuación obtenida por Danilo en la primera vuelta es tan elevada que con pocos votos pasa; estaría asegurando su reelección con los pocos votos que los fieles de Hipólito le depositen en las urnas.

Todo ello sin soslayar que mientras el presidente de turno no tiene absolutamente nada del gobierno que ofrecer a las personas y/o grupos con quienes haga amarres en una segunda vuelta; su contrincante por el contrario tendrá a su disposición el gobierno al 100% para amarrar; y conforme a pasadas experiencias, Leonel cuando de amarre se trata, en dejándole a él la silla de alfileres, que todo lo demás se lo repartan a como alcance.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba