Dictadura con manos de seda

En Editorial - General  por

El pasado 31 de agosto el Tribunal Constitucional Dominicano declaró inadmisible un recurso directo de inconstitucionalidad contra la vigésima disposición transitoria  de la Constitución del 13 de junio de 2015,  en razón de la imposibilidad de declarar inconstitucional la propia Constitución. El mismo fue depositado por  el ciudadano Fredermido Ferreras Díaz, ya que el referido transitorio imposibilita al presidente Danilo Medina postularse por un nuevo período.

El Tribunal Constitucional está compuesto por trece miembros que se denominan “jueces del Tribunal Constitucional”, quienes permanecen en su cargo por un único período de nueve años. La Constitución y la Ley núm. 137-11 establecen un mecanismo para la renovación gradual de la composición del Tribunal Constitucional cada tres años. Actualmente, los jueces del Tribunal Constitucional son: Milton Ray Guevara, quien lo preside; Leyba Margarita Piña Medrano, Lino Vásquez Sámuel, Hermógenes Acosta de los Santos, Ana Isabel Bonilla Hernández, Justo Pedro Castellanos Khoury, Víctor Joaquín Castellanos Pizano, Jottin Cury, Rafael Díaz Filpo, Víctor Gómez Bergés, Wilson S. Gómez Ramírez e Idelfonso Reyes.

Si los actuales jueces fueron designados en diciembre del año 2011, su período es de 9 años que vencería   Que te da Dalí por ti de que podría decirse en por ejemplo todo lo contrario por eso todo a dar de Cuba a a nadie es como que se ve como que se iguala y lo valora no lo ves cosas y él se le pega no sé qué pasa que lo que haces te presume lo que los verdaderos acreedores verdad no hacen en diciembre del año 2020 (después de las elecciones); sin embargo, un transitorio vecino del que le impide al actual Presidente de la República presentarse como candidato, establece que una parte de ellos fueron elegidos por 6 años y ya se ha cumplido ese tiempo. No es hasta que esos jueces al conocer un proceso cuyo fallo perjudica al actual mandatario, que éste recuerda que una parte de ellos deben ser sustituidos por otros. Es así como el presidente Danilo Medina, convoca al Consejo Nacional de Magistratura (CNM) para el martes 2 de octubre, para conocer la renovación de esa alta corte.
En la sesión se seleccionará a cuatro magistrados para ocupar igual número de plazas en sustitución de los jueces Víctor Gómez Bergés, Leyla Piña, Ildefonso Reyes y Jottin Cury. Si es cierto que lejos de verlo como una retaliación del Presidente Medina por no ser favorecido con el fallo de los jueces, es una obligación que le impone la Constitución al Señor Presidente de convocar al Consejo Nacional de la Magistratura para conocerlo. Sin embargo, el Presidente Medina es respetuoso de la Constitución y las leyes sólo para algunas cosas, porque para otras, ambas normativas se convierten en un “pedazo de papel”.
Cabe citar un ejemplo por todos conocidos; el pasado mes de julio,  la ley orgánica 590-16 de la Policía Nacional, obliga al Presidente Medina a retirar aproximadamente 30 generales de los que se encuentran activos, resuciendo la nómina a un número no mayor de 20; sin embargo, dos meses después de haberse vencido el plazo de dos años que la misma ley le otorgó para ir haciendo retiros graduales, y evitar que se le forme un taponamiento que conduzca a un caos como el que se le produciría en estos momentos. El Señor Presidente es un flagrante violador de la ley, porque para él eso es letra muerta.
Sin que nos demos cuenta, las actuales autoridades están convirtiendo este país en una dictadura con aparente mano de seda; para ello el gobierno tiene bajo su jurisdicción unas herramientas que no duda en utilizar para someter a la obediencia a aquellos que no comulguen con sus pretensiones. La nueva ley de lavado de activos es la principal; no existe un solo ciudadano dominicano que pueda librarse de violar esa ley, si al gobierno se le ocurre imputarlo. Casos se han visto; personas que no han estado de acuerdo con las travesuras de la Casa Rosada, lo etiquetan como su enemigo y lo persiguen como tal.
Para sus mismos compañeros de partido que obedecen a otras tendencias, tienen a la Procuraduría General de la República, muy esoecialmente al PEPCA, una dependencia que persigue a los ex-funcionarios y legisladores que no comulguen con el príncipe de la Casa Rosada. En los próximos días vendrán varios casos que tocarán las puertas de varios; el lema es claro: “reelección o cárcel”; es por ello que cada día vemos personas que en el pasado reciente profesaban lealtades a otros santos y que hoy son promotores de la reelección del presidente Medina. A Dios que nos agarre confesados.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba