Retiro masivo de generales, llegó la hora

Secciones: General  por 0

En el mes de abril del pasado año publicamos un artículo titulado “El retiro de generales y la bomba de tiempo que estallaría al gobierno”, preocupados por el negativo impacto que le generaría al país el retiro masivo de decenas de generales por parte del Poder Ejecutivo, en cumplimiento a la ley orgánica 590-16 de la Policía Nacional. El Presidente de la República no hizo lo que debió hacer gradualmente durante los dos años que le otorgó la ley y hoy se le ha vencido el plazo con decenas de generales pendiente de retiro. Cito:

El 15 de julio próximo se cumplirá un año de entrar en vigencia la ley orgánica 590-16 de la Policía Nacional, limitando a 20 en su artículo 86 el número de oficiales generales que debe tener el cuerpo del orden, y cuya primera disposición transitoria otorga al presidente de la República un plazo de 24 meses para el retiro gradual de los 50 generales activos hasta ajustar su número a la ley.

A casi un año después de promulgada esta, solo han sido puestos en condición de retiro 3 mayores generales, lo que significa que en apenas un año  y tres meses tendría que producirse el retiro masivo de al menos 27 generales, sin soslayar que de 460 coroneles activos en la nómina policial, decenas de ellos habrán cumplido los 8 años tope para su ascenso a oficiales generales y mas de un centenar tendría que irse a las calles por haber cumplido 55 años de edad o 35 en la institución (antigüedad en el servicio).

Desde su adolescencia los policías dominicanos se forman para ser eso y nada mas; algunos cursan otras carreras como Derecho, pero solo por exhibir un título de grado, o por los incentivos que ello les genera, aunque en la práctica no tienen ni los mas elementales conocimientos de lo que se han investido. Son personas que se han  acostumbrado a darse una vida de realeza; viven en torres de lujo, tienen villas veraniegas, andan en suntuosos vehículos, comen a la carta en los mejores restaurantes del país, y beben buenos vinos, en los que se hacen catadores por su propio modus vivendi.

El dominicano es un ser muy sui géneris,  se acostumbra fácilmente a cambiar de estatus de vida siempre que sea en ascenso; no igual cuando retroceder es la ruta. En este último escenario se deprime; mucho mas si los actores son oficiales generales de la policía. Muchos de estos, cuando están activos se les ve con el “pechito parado”, pedantes, prepotentes y arrogantes; pero en posición de retiro y con una vida vigorosa, se sienten abatidos, que se les acaba el mundo, que todo se les cae encima, el salario de miseria de la pensión de retiro no les permite ni siquiera cubrir la cuota del préstamo de la vivienda en donde pernoctan. 

Según es una amenaza para el país cada vez que de Estados Unidos envían un avión abarrotado de compatriotas deportados al cumplir condenas por actos delincuenciales en ese país; lo que se ve venir con el retiro masivo de decenas de generales y mas de un centenar de coroneles de la Policía Nacional, es asombroso, alarmante. Se vivirían días difíciles, terribles, de desasosiego. Este país no se podría salir a las calles porque en cualquier intersección podrías ser víctima de la delincuencia.

Generales de la República Dominicana

A qué cree usted se dedicarían esos oficiales superiores y generales puestos en retiro y sin saber hacer nada? En primer lugar, lo mas probable es que en represalia contra quienes los manden a las calles, de manera subrepticia, empezarían organizando grupos tanto de policías subalternos que les deben lealtad, gratitud y respeto, como de delincuentes comunes por ellos conocidos en toda la geografía nacional, para sabotear y desacreditar la presente gestión (de hecho es posible que ya algunos lo estén haciendo), desestabilizarían la paz ciudadana y harían un caos que dará mucho de qué hablar, hasta sepultar la cabeza detrás de la que andarían.

Por otro lado, salvo excepción de algunos que son oficiales superiores y generales muy correctos y prudentes en su proceder, la mayoría para mantener el nivel de vida gourmet que han traído, se dedicarían a apadrinar actividades vinculadas a sectores oscuros, aceptarían convertirse en “jefes de seguridad” de personas que operan al margen de la ley, dirigirían organizaciones de actividades no muy claras, entre tantas cosas que al final les garantizarían muchos recursos para mantener la buena vida y no dejarse “echar vaina” de sus pares que queden activos.

El señor Presidente de la República y el Consejo Superior Policial deben tener ojo avizor, prestarle especial atención a esta situación y no permitir que se les salga de control;  podrían sin proponérselo crear una especie de las FARC que opera en Colombia y que tanto luto ha llevado a los hogares de aquél país. Lanzar a las calles a todos esos coroneles y generales a su suerte podría constituirse en una bomba que le estallaría en las manos al gobierno del presidente Medina, en momentos en que existe gran incertidumbre por la seguridad ciudadana. 

Es cierto que actualmente hay un exceso de generales en las filas policiales; pero es preferible mantenerlos activos y que todos apostemos por la paz, a “excluirlos” del estado y tener que decretar en este país un estado de sitio; total, de todos modos al irse para sus casas se llevarían igual o mayor salario que el recibido actualmente del erario. Si no observaran con prudencia esa situación, a Dios que nos agarre confesados. En la vida hay males que si no son necesarios, erradicarlos ligeramente podrían convertirlos en catastróficos”.

Conforme a informaciones llegadas a nosotros, ya el Señor Presidente tiene en su despacho el decreto que pone en posición de retiro a una veintena de generales. Los cabildeos de algunos no se han hecho esperar, sin embargo, ya la decisión está tomada por el anillo del Presidente Medina representado por el Consejo Superior Policial. Salvo excepción de dos, se quedarán todos los afines al danilismo y los demás se irán a las calles con rumbo desconocido.

Lo mas grave del tema es que algunos de los generales activos afines al Dr. Leonel Fernández, tienen la esperanza de que si son retirados ahora, en un eventual regreso al poder de su líder, ser reintegrados y podrían ocupar posiciones tan importantes como la de Director General; sin embargo ignoran que salvo retiro injustificado o por viooación a la propia ley orgánica que los regula, podrían regresar a la Policía Nacioanal.

Sobre ello se refiere nuestra Constitución en su artículo 256: “Carrera policial. El ingreso, nombramiento, ascenso, retiro y demás aspectos del régimen de carrera policial de los miembros de la Policía Nacional se efectuará sin discriminación alguna, conforme a su ley orgánica y leyes complementarias. Se prohíbe el reintegro de sus miembros, con excepción de los casos en los cuales el retiro o separación haya sido realizado en violación a la ley orgánica de la Policía Nacional, previa investigación y recomendación del ministerio correspondiente, de conformidad con la ley”.

Es lamentable que muchos Generales de esos, con probada capacidad, que no saben otra cosa que ser policías; y que por esa institución han ofrendado toda su vida, ahora sean lanzados a las calles como desecho humano. Es cierto que esa nómina está sobrecargada, pero no menos cierto es que al final el remedio podría salirle al país mucho mas caro que la propia enfermedad.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba