La nueva ley de partidos, normativa discriminatoria a la mujer dominicana

En Editorial - General  por

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, discriminar es “dar trato desigual a una persona o colectividad, por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, etc.”. Hasta el año 1942 la mujer dominicana no tenía derecho a elegir, mucho menos a ser elegida. Es a partir de ese momento cuando se consagró el sagrado derecho al voto de las feministas de la época encabezadas por Abigaíl Mejía, quien en 1931 había fundado la Acción Feminista Dominicana, un movimiento que postulaba por el reconocimiento de derechos para las mujeres no contemplados en nuestra normativa jurídica.

Según datos arrojados por diferentes estudios de medición, desde hace años hay mas mujeres matriculadas en estudios de grado, mismas que superan a los hombres entre los titulados. En el período 2016-17 las universitarias representaban el 55% frente al 45% de los hombres; y de ese grupo, el 60% de quienes se graduaban eran mujeres. Es evidente que la mujer de hoy se ha venido granjeando un espacio en base a sus propios méritos que supera el esfuerzo de los hombres en todos los escenarios que se han planteado; añadiéndole a esto que nos superan en número en la población mundial.

En la República Dominicana, los hombres por nuestro espíritu machista hemos subestimado históricamente la capacidad de la mujer; ello se pone de manifiesto cuando las discriminamos en cada escenario en donde nos toca decidir, aunque tal marginación venga disfrazada con un traje de  paternalismo que sólo existe en nuestras mentes. A nivel electoral, primero fueron los partidos políticos los que implementaron la cuota femenina de un 25%; más tarde, en la reforma electoral de 1997, se consagraría legalmente este porcentaje en la Ley Electoral 275-97; posteriormente fue aumentado a un 33%, al tenor de la Ley 12-2000 del 2 de marzo del 2000; y hoy se pretende “regalarles” un 40% para posiciones legislativas y 50% en las municipales, mediante la nueva Ley de Partidos Políticos (para las primarias abiertas).

En los actuales momentos, America Latina no alberga a ninguna mujer en la presidencia de alguno de sus países; sin embargo, en el mundo mas de un centenar de mujeres han sido presidentas de sus respectivas naciones, gracias a su propio liderazgo. Los hombres machistas dominicanos no creemos en la capacidad de liderazgo de nuestras mujeres; no las concebimos capaces de obtener posiciones de elección popular sin que las asistamos de muletas; eso es discriminación por sexo, es marginar a un ser que ha demostrado mas poder que el hombre, que tiene mas capacidad de administración, de tomar decisiones; pero también de honradez y austeridad en el gasto.

Hemos observado en estos días, a la Ministra de la Mujer, Janet Camilo y otras damas enfrentar ferozmente el proyecto de ley que crea el Sistema de Apoyo Integral para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, autoría del senador sanjuanero Félix Bautista, por entender que el mismo desvirtúa la esencia de la pieza redactada en 2012 por Alina Ramírez, Olga Diná Llaverías, María Ramos, Zobeyda Cepeda, Claudia Saleta y Mayra Brea Cabral, debidamente consensuada y que realmente representa los derechos de la mujer.

De la misma manera se hace oportuno que ataquen la discriminación de la que han sido objeto, por un Senado en donde su representación es menor al 10%, al pretender desconocer su derecho de igualdad. A la mujer no hace falta que se le “regale” nada porque ellas tienen sobrados méritos para lograr de todo y regalarnos a nosotros. ¿Qué Diputado posee mas calidad y capacidad legislativa que Faride Raful, con tan corta edad? ¿Quién le ha regalado algo a esa dama? En cada mujer dominicana debe existir el espíritu de una Faride; y desde ya asumamos que es tiempo de que una mujer asuma la primera magistratura del Estado, sin que tengamos que “regalarle” algo. Eso es igualdad.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba