El alto precio del servidor público

En Editorial  por

Decía el filósofo estoico griego llamado Epicteto, que «El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos».

Con su venia, osaré disentir de tan excelsa aseveración, al menos en lo relativo a la “cobardía” de ceder el escenario; toda vez que vivimos en un país con la cultura de “dame lo mío”; en donde el voto a pesar de ser un deber, el ciudadano lo convierte en herramienta para chantajear al que aspira a servirle.

Aspirar a una posición de elección popular (director de Junta, alcalde, diputado, senador o Presidente de la República), es como caminar descalzo sobre piedras con una cruz en la espalda; es lo que más se parece a una soltera veinteañera muy hermosa, que donde quiera que llega deslumbra a todos con su belleza; y tiene detrás a más de quinientos “enamorados”. dispuestos a conquistarle.

Esa señorita debe tener una elevada capacidad de discernimiento a la hora de elegir a quien ella desea para su esposo; dentro de esos “tígueres” hay unos que quieren decir: “me la di”; otros cuyo único objetivo es “turismo emocional”; algunos sólo por “un pasa rato”; otros la ven como un seductómetro (para medir su capacidad de seducir); y unos cuantos que la desean para su compañera de toda la vida.

En muchas circunstancias me ha tocado apoyar a amigos políticos que han aspirado a todas las posiciones de elección popular; con algunos de ellos he estado en el primer anillo de colaboración; sé cómo piensan y actúan ante el electorado; he sido víctima de chantaje por muchos votantes, quienes descaradamente me han dicho: “si no te canteas conmigo, tu candidato no tiene nada que venir a buscar por aquí”.

Un día por ejemplo, aspiraba mi hermano Luis Alberto Mosquea Sanchaz, (una persona de esas que las circunstancias me obligan a apoyarle en sus proyectos) a síndico en las primarias por el PRSC, llevando como contendor a Jose Piña. Llevó a mi natal comunidad unos 200 afiches que entregó a tres dirigentes para que le ayudaran; al llegar, se me acerca el de más rango y me dice: “mire Cristian, por aquí pasó Albertico y nos dejó estos papeles en blanco por ambas caras; nosotros queremos ayudarle, pero no sabemos qué es lo que tenemos que hacer ya que estos papeles no dicen nada”.

Ante tan brillante actitud, pongo RD$2,000 en mano de cada uno, para que “puedan moverse a hacer el trabajo”; la respuesta del mayor no se hizo esperar, con indumentaria del mayor descaro: “ah, pero es a síndico que aspira Albertico; que cuente con los votos de por aquí”. Al papel de inmediato la salió la imagen que se había borrado.

¿Por qué ante ese mercado electoral yo no aspiraría a ningún cargo de elección popular? Porque tengo la convicción que al Estado se va a servir y no a servirse; porque no concibo que un alcalde cuyo salario sea de RD$100,000.00 mensuales, RD$4,800,000.00 durante sus 4 años, tenga que gastar 20 millones para llegar a esa posición (eso sólo lo hace alguien que tenga dinero de sobra; o alguien que sabe va a recuperarlo).

No concibo que alguien que desea servir a su país, tenga que pagar para llegar a esa posición; que sea sometido a torturas y vejámenes por ese electorado a quien va a servir; si aspirase a una posición política, a nadie entregara un peso para que me apoye, porque entiendo que no voy a robar, sino a servir a mi pueblo. El único problema es el caso de la joven veinteañera muy hermosa; que entre tantas personas que van a tocar la puerta del electorado para llegar al puesto y hacerse ricos, no puedo yo ser un iluso y pretender que vayan a creerme que no ando detrás de lo mismo.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios con palabras difamatorias e injuriosas. Por lo que, las personas que en sus comentarios violen la ley 6132 sobre expresión y difusión del pensamiento, entregaremos su identidad a las autoridades correspondientes para los fines de lugar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2020.

Powered by

CODASOR

Ir arriba