Yo no voto por traidores que no me representan

En Editorial  por

En el Congreso Nacional existen dos cámaras: el Senado de la República, compuesto por un senador por cada provincia y el Distrito Nacional, que representan al territorio; y la Cámara de Diputados conformada por 190 diputados elegidos 1 por cada 50 mil habitantes (sin que en ningún caso sean menores de 2), que representan a la población; por eso en Estados Unidos, a este hemiciclo se le llama «Cámara de Representantes».

Cada nacional dominicano (sea votante o no, es decir, sin importar la edad), es parte de un conjunto de 50,000 que le ha otorgado poder y mandato especial a un diputado para que en su nombre, representación y como si fuese su propia persona legisle en todo lo concerniente a nuestro ordenamiento jurídico. Si ese legislador desacata el deseo de esa asamblea a quien ha ido a representar, se convierte ipso-facto en un traidor. Si es cierto que la asamblea no tiene herramientas de revocación de ese mandato otorgado por 4 años, no menos cierto es que cuando le toca volver a elegir a quién enviar para que le represente, tiene la facultad de cambiar a quien entienda le ha fallado.

A raíz de la sorpresiva llegada al país de la pandemia provocada por el Covid-19, en el que se ha paralizado todo el aparato productivo nacional; con una economía informal y cimentada sobre todas las cosas en los servicios; muchos hogares dominicanos han sido impactados negativamente, algunos de los cuales no encuentran ni siquiera de donde sacar el sustento familiar para hacer frente a esta tragedia mundial.

En tal sentido, mas del 80% de la población dominicana hemos decidido y así lo expresamos por todas las redes sociales a las que tenemos acceso, que de nuestros fondos de pensiones acumulados, nos sea liberado de un 20 al 30%, lo cual representa una considerable cantidad que nos permitirá hacer frente a la presente crisis y al estado de emergencia y toque de queda nacional decretado por el gobierno central.

Independientemente de la opinión vertida por el gobierno y su equipo económico, de lo que piense y diga la TSS, las AFP, el SNS o cualquier entidad vinculada a dichos fondos, lo cierto es que la Cámara de Diputados está compelida a conocer una modificación a la ley 87-01 (entre otras leyes y reglamentos) que regula la materia, a los fines de que los dueños de esos fondos accedamos a ellos sin que nadie pueda regatearlo. No hacerlo sería ponerse de espalda a todas y cada una de esas asambleas a quienes representan y están llamados a responder.

Con la actitud de nuestros diputados darnos la espalda se ponen de relieve dos cosas: a) que fueron de algún modo sobornados por los diferentes sectores que se han beneficiado o están usufructuando nuestros recursos destinados como fondos de pensiones, por lo que no podrían hoy votar en contra de sus verdaderos y reales amos; y b) que el presente gobierno ha dispuesto de todos esos recursos y en la actualidad sólo existen en nuestra memoria, en cifras plasmadas en papeles; y el mismo no está en capacidad de reembolsarlos ni siquiera recurriendo a empréstitos nacionales o internacionales.

Como yo estoy seguro que la mayoría de esos diputados no legislarán conforme se los está pidiendo el pueblo que los eligió, por vía de consecuencia no me siento representado por ninguno de los que así actúan; y al considerarlos traidores a sus representantes, elegiré a otro que sí esté dispuesto a representarnos durante el cuatrienio que se avecina. Sólo les recuerdo a esos traidores que en un estado de derecho y democracia, todos los cargos electivos y administrativos (incluyendo el de Presidente de la República), son pasajeros; pero que lo único que está por encima de la Constitución, somos nosotros, El Pueblo.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2020.

Powered by

CODASOR

Ir arriba