El presidente y los legisladores podrían quedarse mas allá de agosto

En Editorial  por

En momentos en que una pandemia provocada por «la cosa esa» sacude al mundo y lo tiene algunas veces de cabeza y otras de rodillas, he notado mayor interés en algunos actores políticos de que se produzca el cambio de gobierno a salvaguardar sus propias vidas y la de sus familiares estableciendo mecanismos de control tanto interno como acatando los dispuestos por las autoridades de turno.

En la República Dominicana corresponde la celebración de elecciones presidenciales y congresuales para el día 17 de mayo próximo, para lo que apenas está faltando un mes y 11 días, con un país declarado en estado de emergencia y en el cual se encuentran paradas sus operaciones en mas de un 90%. No se precisa ser mago ni analista, sino tener 3 dedos de frente para razonablemente colegir que no existen las mínimas condiciones para celebrar elecciones en este momento histórico nunca antes escenificado en nuestro país.

La Junta Central Electoral, en su afán de ser exhibir la mayor transparencia ante sus cuestionadas acciones, está procurando hilar fino en esta situación,  por lo que ha decidido lanzar la pelota hacia el liderazgo político nacional para que sean los propios partidos quienes tomen una decisión respecto al tiempo que consideran prudente para la celebración de las elecciones; ignorando (tal vez) que todas sus acciones en esa dirección deben cesar y reanudarse con el levantamiento del estado de excepción. No obstante, los ha emplazado a que dentro de un plazo no mayor de cinco días fijen su posición al respecto.

Algunos plantean que las elecciones sean celebradas en la segunda semana de julio y que una eventual segunda vuelta se organice para finales del mismo mes. Los que así piensan tal vez creen que el 16 de agosto a las 10:00 de la mañana será servido un almuerzo Perecedero, que en caso de no comerlo se dañará y habría que esperar 4 años para cocinarlo nuevamente. También es la razón por la que he escuchado expresiones como: «aunque muevan las elecciones, el PLD se va del Palacio el 16 de agosto a las 10:00 de la mañana».

En ese sentido, es importante señalar que nuestra Constitución define muy bien la sucesión presidencial y vicepresidencial; sin embargo. El Poder Ejecutivo sólo sería desempeñado por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, ante la ausencia definitiva del Presidente y Vicepresidente de la República, hasta que la Asamblea Nacional elija a un nuevo Presidente y Vicepresidente, para que terminen el período de que se trate.

Así lo establece el artículo 129, numeral 3: «A falta definitiva de ambos, asumirá el Poder Ejecutivo interinamente el Presidente de la Suprema Corte de Justicia quien, dentro de los quince días que sigan a la fecha de haber asumido estas funciones, convocará a la Asamblea Nacional para que se reúna dentro de los quince días siguientes y elija a los nuevos Presidente y Vicepresidente de la República, en una sesión que no podrá clausurarse ni declararse en receso hasta haber realizado la elección». Se recuerda que el actual congreso nacional cumple su tiempo el mismo día que el Presidente y Vicepresidente de la República.

El caso que nos ocupa no trata de la ausencia de nuestra autoridades, sino todo lo contrario, que podría vencerse el tiempo de su mandato y  permanencia en la dirección del Estado sin que se hayan elegido las nuevas. Para ello también tiene respuesta nuestra Carta Sustantiva, y lo esgrime en su artículo 266 numeral 3: «Todas las autoridades de carácter electivo mantienen sus atribuciones durante la vigencia de los estados de excepción».

¿Quiénes y cuándo se levanta el estado de excepción? El mismo artículo en su numeral 7 lo establece: «tan pronto como hayan cesado las causas que dieron lugar al estado de excepción, el Poder Ejecutivo declarará su levantamiento. El Congreso Nacional, habiendo cesado las causas que dieron lugar al estado de excepción, dispondrá su levantamiento si el Poder Ejecutivo se negare a ello».

Eso quiere decir que tanto el Presidente de la República, la Vicepresidente, los senadores y diputados, permanecerán ocupando sus respectivas posiciones durante la vigencia del actual período de estado de excepción que ellos han establecido, sin importar que sea hasta mas allá del 16 de agosto a las 10:00 de la mañana. De manera que vamos a centrar todo nuestro interés y esfuerzo en superar esta tragedia de la que ni siquiera sabemos quiénes quedaremos vivos. Deja de preocuparte tanto por unas elecciones que tarde o temprano serán celebradas, y hazlo en cambio por tu familia que son quienes en este momento demandan de toda tu atención.

Síguenos en nuestras redes sociales

Twitter: @CristianHidaigo

Facebook: Cristian Hidalgo

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2020.

Powered by

CODASOR

Ir arriba