El «derecho al pataleo» de Leonel Fernández

En Editorial  por

Dice un refrán popular que «en política hay cosas que se ven y otras que no; algunas veces las invisibles son las mas grandes». Llegó el día, el gran día; no el 6 sino el 7 en donde al pasar las nubes se contamos las estrellas. Hoy nace el candidato presidencial del gobernante Partido de la Liberación Dominicana.

Es preciso recordar famoso «disketazo» del año 1994, atribuido al Ing. Armando García, hoy director de la OPTIC y coincidencialmente jefe de cómputos de Gonzalo Castillo. En aquel fatídico episodio de la historia electoral dominicana, en la emisión de los boletines por la JCE, mientras el PRD llevaba la delantera, se produjo un apagón y al regresar la energía, Balaguer encabezaba el conteo hasta concluir el mismo.

Es cierto que el Dr. Leonel Fernández, en su momento presagió que algo en su contra podría hurgarse con el sistema informático que se pretendía estrenar para este proceso; la JCE determinó cotejar o auditar sólo el 20% de los sufragios depositados en las urnas con el resultado digital. Alegaba el expresidente Fernández, que debía aumentarse la muestra hasta al menos el 50%, por tratarse de un proyecto piloto.

A pesar de la insistencia de Fernández, la JCE mantuvo el 20% y así se realizaron las elecciones. El resultado es conocido por todos; el presidente de la JCE ha declarado que el proceso además de transparente ha sido un éxito; que el proyecto del voto electrónico ha surtido su efecto y podrá ser utilizado en las elecciones generales del año 2020.

Sin embargo, el expresidente Leonel Fernández, haciendo uso del supremo y sagrado «derecho al pataleo» (como le dirían algunos) que le confiere el modus operandi de los procesos eleccionarios que históricamente se han celebrado en el país, alega que al software utilizado le fue introducido un algoritmo que vulnera la voluntad popular, asignando mayor puntuación a Gonzalo Castillo; y que esa fue la razón por la que el mismo nunca fue auditado por los técnicos correspondientes.

Ante esa situación, y por el estrecho margen de diferencia existente entre ambos pre candidatos, lo mas justo, prudente, sensato y diáfano, es que por la salud del proceso y para evitar una crisis política tal vez mayor que la provocada por «el disketazo» de Armando García en el 1994, la Junta Central Electoral disponga de Inmediato un conteo manual de todos los sufragios depositados en las urnas.

Si el proceso fue tan exitoso como lo expone el presidente del organismo electoral, el resultado no variará mas que lo propia y válidamente permitido por errores humanos; en cuyo caso, a Leonel y su grupo por mucho que «pataleen», no les quedará otra alternativa que pasarse su resaca, reconocer el triunfo de Gonzalo y apoyar monolíticamente al candidato ganador de su partido. A quienes mas les conviene que así se haga, es a Gonzalo, al presidente Medina y a la misma Junta Central Electoral.

Si por el contrario la Junta se resistiese a ello, estaría abriendo las puertas a su propio descrédito y a la peor crisis política que se haya producido en este país. El Estado ha pagado muy caro el uso de la tecnología para sus procesos electorales; primero con unos escáneres que nunca sirvieron y ya fueron desechados; ahora con los modernos equipos del voto electrónico. No podemos permitir que a estas alturas del juego, la sombra del fraude electoral se asome por nuestro organismo electoral; pero mucho menos puede pensarse en realizar el proceso electoral del 2020 con un sistema altamente cuestionado.

El expresidente Fernández podrá decir: «me venció el Estado», y es válido; podrá alegar travesuras durante el proceso, y es válido; que contra él su unió el presidente Medina con toda su implacable maquinaria estatal, y es válido; él sabía que se estaba enfrentando a un monstruo de siete cabezas, conoce los resultados de esa osadía; y estuvo dispuesto a correr el riesgo.

Si los resultados del conteo manual de los votos arrojacen como resultado que el ganador fue Gonzalo Castillo, al expresidente Leonel Fernández, debe quedarle la satisfacción de haber casi empatado un proceso en contra de toda la maquinaria del Estado, las estructuras de base y superior de su partido, del presidente de la República, del gobierno y otros poderes fácticos al servicio del estatal; lo que le convierte en el real líder de la masa de su partido.

Sin embargo, sus alegatos deber ser aclarados por la Junta Central Electoral, ahora no con un 50% como se pretendía al principio, sino con el conteo manual del 100% de los sufragios, con delegados de todas las partes y observadores de prestancia nacional e internacional. Si la JCE no realiza ese conteo y convencen a Leonel de que realmente perdió las elecciones, el PLD será quien pague las consecuencias. Podrán celebrar hoy con bombos y platillos una batalla, pero llorarán con lágrimas de sangre haber perdido la guerra.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

  1. Marisol Brioso
    Marisol Brioso 7 octubre, 2019 a las 9:01 am
    /

    Estoy totalmente de acuerdo en que si fue tan transparente como ellos dicen. La junta centrar electoral accederá a realizar el conteo del total del 100% de los votos para despejar toda dudas a Leonel Fernández y su grupo y a la población. Marisol Brioso

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba