El «Concordazo» de Leonel y Danilo 34 años después

En Editorial  por

Hace ya 37 años que se instaló en el país el gobierno del Dr. Salvador Jorge Blanco (PRD); con el que paralelamente había ganado el Lic. Jacobo Majluta la senaduría del Distrito Nacional y por vía de consecuencia la presidencia del Senado. La lucha entre ambos «líderes» fue infernal; Jacobo boicoteaba desde el Congreso todas las acciones del Ejecutivo que de éste dependían, maniatando al presidente de realizar las acciones inherentes a su mandato. Todo ello desencadenó una visceral y patológica aversión entre Jorge Blanco y Jacobo, pagando el primero un alto precio durante su gestión; y el segundo en sus pretensiones de ser elegido Presidente de la República, peregrinaje que inició en el año 1985 en que se elegiría el candidato presidencial.

El poder de Jacobo en el PRD era tal, respecto al de un Peña Gómez apoyado por la tendencia jorgeblanquista y todo el gobierno, que a pesar de todas las manipulaciones en su contra, logró imponerse sobre Peña Gómez, Jorge Blanco y el mismo gobierno. La lucha por obtener la nominación fue tan abismal como las propias diferencias entre los presidentes de la República y del Senado. Ese 24 de noviembre día de la convención, produjo la lapidaria y premonitoria frase del Dr. José Francisco Peña Gómez, que «Sólo el PLD vence al PLD» (perdón, al PRD), conocida como «El Concordazo».

Ya en pleno fragor de la campaña electoral para las elecciones generales, sin otra crisis que la producida en el PRD, los tres partidos mayoritarios, conformaron sus boletas: por el PRD,  Majluta-Nicolás Vargas;  PRSC, Balaguer-Carlos Morales Troncoso, y PLD, Juan Bosch-José Joaquín Bido Medina. A pesar de que a Jacobo se le propuso como salida a la crisis, la inclusión de Peña Gómez en la candidatura vicepresidencial, el candidato se opuso renuentemente, aduciendo que prefería perder con Nicolás Vargas y no ganar con Peña, quien posteriormente pasó a ocupar la presidencia del PRD junto a Hatuey Decamps en la Secretaría General.

El resultado de ese 16 de mayo del año 1986, no pudo ser mas traumático para los PRDístas luego de 8 años ocupando el poder. El candidato del «oficialista» partido, con el Presidente de la República abiertamente en su contra así como todo su gobierno; y un enemigo en la Presidencia del partido, demasiado lejos llegó al producir unos resultados que aún el día de hoy sólo Caonabo Fernández Naranjo (impuesto en la presidencia de la JCE por Jorge Blanco para que haga su trabajo) pudiese explicar, de no haberse llevado consigo esa información a la tumba.

Traigo a colación estos históricos acontecimientos suscitados hace 34 años, para que las nuevas generaciones que lo ignoran, logren entender el actual panorama electoral en la República Dominicana. No quisiera presagiar las tragedias humanas que esa brutal e infernal lucha entre danilistas y leonelistas producirá a lo largo de la campaña electoral. La República Dominicana vivirá momentos muy difíciles a partir de hoy lunes 9 de septiembre, en donde un grupo pretenderá a toda costa darle vida a un novato, y otro grupo hará hasta lo imposible para que no le aniquilen al experto.

Por un lado, un Gonzalo Castillo, que en su vida empresarial ha demostrado ser una persona exitosa y como ministro de Obras Públicas ha realizado una buena labor; salvo algunas voces que lo vinculan a actos de corrupción como los sonados sobornos de Odebrecht, ha cuidado su imagen en esa dirección; es apoyado sin reservas por todo el gobierno, por el presidente Danilo Medina, por 2/3 de los senadores, por la mitad de los diputados, por 2/3 del Comité Político, por 2/3 del Comité Central y por la mayoría de los alcaldes.

En el otro extremo, un Leonel Fernández, presidente del oficialista PLD, un estadista invicto en todos los procesos en que ha competido, Presidente de la República en 3 períodos, apoyado por una base inconforme de la presente gestión, con acreencias de favores de todos los decretos que cedió en sus gobiernos, el apoyo de múltiples partidos minoritarios; unos seguidores expertos en buscar los votos y dispuestos a ofrendarlo todo a cambio del retorno de su líder; un demoledor discurso que concita la atención de todos sus interlocutores; con la debilidad sobre sus hombros de los actos de corrupción en los que han sido involucrados algunos de sus parciales.

Las descalificaciones, imputaciones, descrédito y otras cosas horribles saldrán en contra de Leonel Fernández; las que no sean ciertas, se las fabricarán; pero si «el fin justifica los medios», colocar a Gonzalo como puntero en las preferencias del electorado es el fin de los danilistas; le venderán hasta su alma al mismo Diablo para lograrlo. Lo malo (para los peledeístas) de todo ese proceso será, que hasta el 6 de octubre existirá una incertidumbre que nadie sabrá quien será el ganador del proceso, en cuyos resultados se alegará un colosal fraude contra el equipo perdedor, como justificación para no apoyar al candidato ganador.

Lo cierto es que sea Leonel Fernández el candidato oficial del partido, pero con medio PLD en su contra mas el gobierno apoyando a la oposición, no irá a ninguna parte; pero si lograsen imponer a Gonzalo Castillo, con medio PLD en contra, podrán agotar el presupuesto del siguiente cuatrienio y no lograrán imponerlo como Presidente de la República. La única manera que tiene el PLD de retener el poder, es que ambos líderes sinceramente se pongan de acuerdo antes del 6 de octubre; y que gobierno y partido apoyen sin reservas a sus candidatos.

Aunque ya el magistrado Severino no tiene el mazo en sus manos para cantar 20, el precedente de Jorge Blanco yace para la historia. No hay alguien mas vulnerable que un ex presidente, cuando quien está de turno se lo propone; cuando nos portamos mal, el de la casa nos amonesta con «boches», pero el de la calle nos agrede a palos y pedradas. Aún están a tiempo de evitar la catástrofe que se vislumbra en el presente proceso electoral.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios con palabras difamatorias e injuriosas. Por lo que, las personas que en sus comentarios violen la ley 6132 sobre expresión y difusión del pensamiento, entregaremos su identidad a las autoridades correspondientes para los fines de lugar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba