A quién quieren los Yanquis de presidente dominicano

En Editorial  por

El panorama político en la República Dominicana, a nueve meses de las elecciones generales no marca una clara tendencia de quién dirigirá los destinos nacionales a partir del próximo año 2020. Las especulaciones se producen al por mayor y detalle; cada grupo político cree tener la verdad absoluta de su lado. Sólo Dios sabe en estos momentos, lo que sucederá electoralmente hablando en nuestro país, a partir de octubre hasta mediados de mayo; sin embargo, en lo que esperamos esos resultados, expondremos en palestra algunas consideraciones.

A juzgar por su comportamiento entre sí, es evidente que los peledeístas están hartos del poder y el imperio del norte lo está del PLD. Saben perfectamente al igual que usted y yo, que ante una oposición tan débil si el actual presidente lograse reformar la Constitución y correr por un nuevo período, ganaría las elecciones; por ello se produce la famosa llamada de Mike Pompeo aclarándole los ojos al presidente, advirtiéndole que no intente esa reforma para presentarse como candidato, dejándole entrever que de hacerlo no contaría con ellos.

Inmediatamente el sector que lidera el ex presidente Leonel Fernández, se frotó las manos y creyó que con el anuncio del presidente Medina de no correr por un nuevo cuatrienio, el camino del «León» quedaba totalmente despejado; nada menos cierto. Por otro lado, el equipo de los «reeleccionistas», construyen un monstruo cuyo único blanco lo es el Dr. Leonel Fernández, contra quien se han unificado todos los miembros de la «fábrica de presidentes» y/o «sangre nueva», sacando al aire proyectos presidenciales que todos conocemos hacia dónde conducen: declinarán en último momento para apoyar la candidatura de Gonzalo Castillo y hacerla mas sólida.

Esos enfrentamientos entre «leonelistas» y «danilistas» parecerían fortuitos pero no lo son; la lucha entre ambos grupos es infernal y no habrá espacio para la reconciliación porque el «peledeísmo gobernante» ha corrompido tanto y a tantos, que hasta a los mismos mediadores se llevó por delante. Por otro lado, la única amenaza visible que tiene el PLD lo constituye el PRM en la persona de Luis Abinader, un personaje que como padre de familia, como hombre y como empresario podrá ser exitoso, pero en política le falta la chispa, la magia y la conexión con el elector; es un político insípido que no despierta esa euforia y pasión que invita a seguirle.

Los del imperio del norte sin embargo, conocedores de esa gran debilidad de Luis Abinader, que no es capaz de derrotar a un Leonel Fernández, a un Danilo Medina ni a otro apoyado por ambos; se juega una de las tantas cartas que guardan cuando pretenden que alguien ascienda al poder. A Leonel Fernández y a Danilo Medina, les han aplicado la maquiavélica «divide y triunfarás». Si su candidato no deslumbra por la poca luz que exhibe, van a apagar a los dos astros que brillan, para que en un mundo de tinieblas salga a camino el único que conserve algo de luz; para lograrlo, la única iluminación que mantendrán encendida entre los «líderes» del PLD será la tea de la discordia.

Es de todos conocido, la afinidad maridaje y empatía existente entre «Luis Abinader y Leonel» así como también entre «Hipólito y Danilo». Aunque «públicamente» no lo haya manifestado, el presidente se la tiene jurada a Leonel de que bajo ninguna circunstancia permitirá sea presidente en el cuatrienio 2020-2024; para ello tiene en el tablero tres cartas que está dispuesto a jugar. La primera de todas, ya la perdió, el intento de la reforma y correr como candidato; la segunda es sacar un gallo de su traba, para que apoyado por todos los de «sangre nueva» y la «fábrica de presidentes», enfrente al «León» en el proceso primario, mientras concomitantemente apoya sin reservas a Hipólito Mejía, para que se imponga a Luis Abinader en las primarias del PRM.

La tercera y última carta del Primer Mandatario, es que independientemente del resultado de las primarias del PRM, en caso de que el pupilo de su traba no logre imponerse a Leonel Fernández, que ese campo de batalla haya quedado lo suficientemente minado y  ensangrentado de tal manera que los de «sangre nueva» ni la «fábrica de presidentes», queden con el menor ánimo de apoyar el proyecto encabezado por Fernández. En caso que sea frente a Abinader, se cruzarían de brazos; y si es Hipólito, se reeditaría el Jorgeblancazo del 1986, con similares consecuencias.

El presidente Medina sabe perfectamente que se está jugando el todo por nada; ya que si lograse imponer sobre Leonel a su pupilo, el grupo que lidera Fernández, no sólo estaría renuente a apoyarle, sino que estarían trabajando a favor del candidato opositor (es justo lo que desea la Casa Blanca); pero al final, poco le importará a Danilo que pierda Gonzalo y el PLD, si con ello tiene la gran recompensa de que Leonel haya fracasado en el intento. Es a lo que llaman: «sacarse los dos ojos por ver tuerto al contrincante».

He manifestado, sostengo y el tiempo me dará o quitará la razón, que el Dr. Leonel Fernández no tiene la mínima posibilidad de ser Presidente de la República encabezando la boleta morada, porque internamente tendrá en contra al gobierno, al danilismo, a los de «sangre nueva», y a la «fábrica de presidentes»; si a ello lograse sobrevivir, externamente tendrá ademas de los anteriores al PRM y al imperio del norte. La única posibilidad es enfrentando a Danilo y toda su claque (preferiblemente con el presidente de candidato) desde una coalición de partidos; siempre que logre conquistar a sus mejores soldados.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba