El arrastre que nunca tuvo cuerdas

En Editorial  por

Decía Fernando de la Rua “De tanto repetirla, la historia se creyó. Demostrar la falsedad de una creencia colectiva es algo colosal”. Para el año 2015, el presidente Danilo Medina se extasiaba al saborear la luna de miel que vivía con el pueblo dominicano, al ser concebido como el presidente mejor valorado de Latinoamérica, con el 89% de aprobación, seguido por Evo Morales de Bolivia, con 75%, y Juan Carlos Varela de Panamá, con 63%. Siendo aquel un año pre electoral, la misma hazaña fue repetida en el 2016 al fragor de las elecciones generales, aunque esa vez con una menor puntuación.

Tuve la oportunidad de escuchar a cientos de perremeistas, reformistas y otros opositores, decir: “si con Danilo conseguimos lo que pretendemos en un gobierno administrado por nuestro partido, que siga Danilo ahí”. Fue tal la empatía, conexión y maridaje con el electorado nacional, que ante un intento del Dr. Leonel Fernández ser el candidato del partido, bastó con una carta de Ventura Camejo al Comité Político, para que en menos de 15 días fuese un hecho la reforma constitucional que le habilitaría la para optar por un nuevo período. De ahí surge la llamada “reelección por reelección”, en donde repitió el presidente como candidato, así como casi todos los senadores, diputados y alcaldes que le apoyaron.

La provincia San Juan, natal del Señor Presidente de la República, Lic. Danilo Medina, y domicilio principal de la ex presidenta de la Cámara de Diputados, Lic. Lucía – Yomaira – Medina (hermana del mandatario), misma de donde es senador Félix Bautista, poseía para entonces 2 circunscripciones, siendo la principal la uno (a la que corresponden el señor presidente y su hermana Lucía Medina), Según datos aportados por la Junta Central Electoral, para el proceso electoral del 2016, el presidente Medina obtuvo en la provincia San Juan, 89,225 votos, para un 69.93%; de los cuales 61,563, para un 73% fueron en la Circunscripción No.1, mientras que 27,622 para un 63.96%.

En la boleta congresual, los resultados fueron diferentes. En total sufragaron válidamente a favor del PLD, 85,118 para un 69.31%, de los cuales 61,780 para un 74.68%, lo hicieron a favor del PLD en la Circunscripción No.1, mientras que 23,338 para un 58.24% en la No.2, votaron a favor del oficialismo. El partido de la estrella amarilla llevaba de candidatos a diputados en la Circunscripción No.1, a los señores Yomaira Medina (hermana del presidente) y Henry Merán (del equipo de Leonel), mas al aliado del PRD, David Herrera.

En plena campaña electoral, fue muy evidente el discurso de quien en ese momento ostentaba todo el poder que otorga la varita mágica de resolver, de dar, de quitar, de imponer, de nombrar, cancelar; y si a eso se le suma, esa mágica y encantadora parsimonia con la que tan fina y educada dama trataba a los demás, para convencer a sus partidarios de que bastaba con que se le marcara a ella (y a nadie mas) el rostro, ya que al así hacerlo se estaría también votando por el senador. A pesar del derroche de recursos de toda índole, de ser el poder visible de la provincia y de sus propios méritos personales, la dilecta diputada obtuvo una votación a su favor de 27,599, para un 33.35% de los 82,731 votos válidos sufragados en dicha circunscripción.

Como es obvio, siendo 3 diputaciones asignadas para la Circunscripción No.1, la diputada Medina, no hizo mas que lograr mínimamente una mayoría relativa que le permitía asegurar su diputación. Del universo de los votos válidos, a cada diputación le corresponde el 33.334% misma obtenida por dicha legisladora. Lejos de pavonearse y erróneamente presumir ser quien arrastró a sus demás compañeros de boleta, habría que cuestionarse ¿qué sucedió con esos 33,964 electores que votaron por la boleta morada en su circunscripción y no quisieron marcar su cara. ¿asombroso, no? ¿Por qué siendo la cabeza mas visible de la reelección no capitalizó para sí los de su hermano presidente, no obstante haber sufragado en la boleta congresual en donde estaba su rostro?

Es de todos conocido, que luego de concluidas las votaciones en los colegios electorales, en la fase del escrutinio se procede a asignar a cada partido con sus aliados, los votos obtenidos; luego en la Junta se aplica el famoso método de D`Hondt para determinar cuántas diputaciones le corresponden a cada partido. En caso de que un determinado partido las obtenga todas (como el caso de las pasadas elecciones), no hace falta siquiera el conteo de los votos obtenidos por cada candidato en particular. Podrían 2 no haber obtenido ningún voto; y en esas circunstancias salen diputados. Sin embargo, si fuese sólo uno o dos que le tocase, se determina cuál o cuáles de ellos obtuvieron mayor preferencia del electorado.

En términos generales, si hubiese sido sólo por los votos obtenidos por la diputada Lucía – Yomaira – Medina, el PLD hubiese apenas garantizado una sola diputación en su circunscripción. Si los demás diputados no hubiesen hecho sus aportes a esa boleta, el PRM hubiese obtenido un diputado. Si realmente se desea reconocer a alguien que logró tan abrumadora victoria electoral, los méritos habría que reconocérselos al presidente Danilo Medina, quien logró 61,563 votos válidos, endosando esa mayoría a la boleta congresual; y  al senador Félix Bautista, quien contrario a todo pronóstico atrajo hacia dicha boleta, a mas personas que las que votaron en esa circunscripción en la boleta presidencial.

Ese escenario me hace recordar un señor que tenía 20 hijos, 35 hermanos y 60 sobrinos; formaron una sociedad y había que elegir al presidente. El patriarca aspiraba a presidir la sociedad y para ello hizo contacto con todos sus familiares para que le votaran; 3 amigos de la calle aspiraban también a presidir la sociedad. Llegada la hora del escrutinio, al señor le contaron 50 votos; 69 fueron distribuidos entre sus 3 amigos. Se mofó de la aplastante derrota que les había proferido a sus contrincantes al duplicarle los votos al que mas se le aproximó. Lejos de hacer eso, lo que debió hacer fue cuestionarse por qué entre 119 votos de sus hijos, hermanos y nietos, sólo logró conquistar 50.

Respetaré hasta con la vida, su derecho a quien no esté de acuerdo con el anterior planteamiento, sólo que le invitaría a plasmar con datos, argumentos válidos y concretos, su disentimiento sobre el particular.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba