La dictadura del Comité Político del PLD

En Editorial  por

Son muy conocidos los personajes de «Kiko» y «El Chavo» en el popular programa infantil «El Chavo del 8», en el que Kiko, al ser el niño rico y poderoso, con capacidad para aportar los juguetes, era también el que imponía (conforme a su conveniencia) las reglas del juego; El Chavo por su parte, un infante de pobreza extrema cuya única posibilidad de acceder a los caros juguetes de Kiko y participar en el juego, era aceptando las reglas impuestas por éste. El proceso del juego no fuese tan traumático, incluso con alguna posibilidad de que El Chavo se imponga a Kiko, a no ser que el caprichoso «niño rico» inmediatamente advierte que los vientos podrían soplar en su contra, arbitrariamente cambia las reglas del juego.

El PLD con mayoría absoluta en el congreso, en el año 2015 modificó a su única conveniencia la Constitución; posteriormente, luego de muchos debates, diatribas entre ambos grupos e intereses personales entre sus dos principales líderes, el Comité Político instruye a sus legisladores aprobar la Ley de Partidos, Movimientos y Agrupaciones Políticas; y en este año la Ley de Régimen Electoral, normativas jurídicas en las que se enmarcan los procesos políticos a celebrarse en la República Dominicana.

Al concebir dichos ordenamientos legales, los «Kikos» del país establecieron varias reglas: a) otorgar al Pleno de la Junta Central Electoral, la facultad de «dictar las disposiciones que considere pertinentes para asegurar la correcta aplicación de las disposiciones de la Constitución y las leyes en lo relativo a las elecciones y el regular desenvolvimiento de estas» (numeral 14, art. 18, ley Régimen Electoral); b) «las elecciones nacionales para elegir diputados y regidores se harán mediante circunscripciones electorales con el objeto de garantizar que los ciudadanos que resulten electos en las elecciones generales sean una verdadera representación del sector de los habitantes que los eligen (art. 103, Ley Régimen Electoral).

De igual modo, establecieron: c) «los votos computados a los candidatos de una circunscripción determinada no les serán sumados a candidatos de otras circunscripciones, aunque sean del mismo partido. Se exceptúan de la presente disposición los candidatos a senadores, a quienes se les computarán todos los votos obtenidos por el partido en la provincia» (párrafos III y IV, art. 104 Ley Régimen Electoral).

Tal parece que en estos momentos esas reglas no les convienen a los faraones del CP y se aprestan a hacer una rabieta de «niños ricos malcriados» para que sean reconfiguradas a su favor. Hoy que la JCE les retira a los partidos políticos la facultad de elegir la modalidad por la que seleccionarían sus candidatos, los «Kikos» morados dicen que «por efecto de la irretroactividad de la ley», a ellos no les aplica tal disposición, por lo que celebrarán sus primarias abiertas, en virtud de que esa decisión la tomó su partido antes de dictarse dicha norma. Yo pregunto: ¿ya el PLD celebró sus primarias? ¿Pretende el CP convertirse además en juez de la JCE?

En la reunión del pasado lunes 13 de los corrientes, el mas elevado organismo de dirección del PLD designó una comisión de cuatro Kikos: Reinaldo Pared, Monchy Fadul, Radhames Jiménez y Julio César Valentín, para que hagan oposición pública a la decisión de la JCE de reafirmar lo expresado en la ley de Régimen Electoral que ese mismo grupo dispuso se aprobara en el congreso y promulgara en Palacio, respecto al «no arrastre» de los diputados a senadores; y que sí se produzca en aquellas provincias divididas en circunscripciones y el Distrito Nacional; alegando los faraones morados que la JCE se ha extralimitado de sus atribuciones. Con ello, la junta no ha hecho mas que cumplir y pretender hacer cumplir las reglas que ellos mismos han pautado.

Si la Junta Central Electoral cede a las pretensiones de los «niños ricos malcriados» o «Kikos morados» para que se acomode a su conveniencia el presente proceso electoral, enviaría con ello una clara señal que debemos los dominicanos olvidarnos de «democracia», entregarles el país a esos súper dioses, para que igual lo hizo Trujillo durante décadas, se queden gobernando indefinidamente, colocando (de vez en cuando) en la silla de alfileres a uno de sus lacayos y gobernando desde la sombra. Si nos quedamos silentes y de brazos cruzados, a partir del siguiente cuatrienio gubernamental, este país estará viviendo la peor dictadura de toda su historia.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios con palabras difamatorias e injuriosas. Por lo que, las personas que en sus comentarios violen la ley 6132 sobre expresión y difusión del pensamiento, entregaremos su identidad a las autoridades correspondientes para los fines de lugar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba