Las clínicas privadas y el robo de los fondos de tu seguro de salud ¿otro Medicare?

En Editorial  por

Recientemente visité un centro médico privado y mientras aguardaba en urgencias médicas (emergencia), observaba a una madre que pagaba los servicios médicos prestados a su hijo. Me llamó la atención que el joven (de turno) encargado de la unidad le dijo a la señora: «ponga su nombre aquí»; respondiéndole ella: «¿mi nombre o mi rúbrica?»; a lo que el empleado enérgicamente reiteró: «su nombre y apellido».

Meses mas tarde, me tocó visitar otro centro médico y me aseguré de que aquel episodio haya sido algo fortuito, producto de la ignorancia e inobservancia de ese empleado; mayor fue mi sorpresa al advertir el mismo modus operandi en ese centro médico o clínica privada. Me resistía a creer lo que mis diminutas neuronas estaban procesando, por lo que me propuse interrogar a varias personas al respecto, y el denominador común era que les exigían colocar su nombre (y no la firma o rúbrica como debería) en el documento.

Trátase del documento que los centros sanitarios presentan a las ARS para que en nombre de los afiliados les liquiden los servicios de consulta, internamiento, medicamentos, etc., en que ha incurrido un determinado beneficiario con cargo a su póliza de seguro médico (ARS). Es mediante ese «papel» firmado «por nosotros» que muchas de esas entidades sanitarias y médicos particulares están creando grandes fortunas con cargo a tu seguro médico sin que te hayas enterado.

¿CÓMO FUNCIONA EL FRAUDE? ¿OTRO MEDICARE?

Los centros médicos privados que se dedican a timar a las ARS’s con esa práctica (aclaro que no son todos, ya que los hay de mucho prestigio y seriedad), al quedarse con una copia en donde figuran los datos de tu seguro y la manera caligráfica de cómo escribiste tu nombre, tienen a una o dos personas (exclusivamente para eso); quienes se encargan de llamar a la ARS correspondiente para obtener la autorización para cubrir cierto servicio, lo demás es plasmarlo en el formulario dedicado a esos fines, y escribir el nombre del beneficiario muy parecido al titular.

Pero ese fraude no es exclusivo para los centros médicos; no complacidos con engrosar las cuentas de la empresa de la que son propietarios, algunos médicos aprovechando esa debilidad de las ARS’s, también reportan para sus cuentas personales, servicios médicos que nunca han ofrecido a los usuarios e involucran algunas farmacias suyas y de terceros, no sólo para seguir drenando los fondos de ese capítulo de la Seguridad Social, sino para hacer mas creíble su farsa.

En tu nombre como usuario de un seguro médico, drenan miles de pesos al año de tu cuenta sin que te enteres de nada, ya que nunca te has propuesto pedirle a tu ARS te suministre una relación de los gastos médicos en que hayas incurrido durante un período de tiempo determinado. Las únicas víctimas que se enteran que algo no anda bien con sus seguros, son los que acuden al médico con mucha frecuencia; y se enteran que «ya han agotado su capacidad de servicio en el seguro».

Con esa mala y bochornosa práctica, algunos centros médicos privados, facturan decenas de millones de pesos al año, sin que hayan tenido que invertir un centavo. De igual manera lo hacen los medicos particulares (de confianza de esos centros) y las farmacias, generando millonarias sumas  que los llevan a vivir con unos lujos y excentricidades que de manera ordinaria no sería posible.

La alerta está en el aire; ella sugiere una exhaustiva investigación por parte de la TSS y los organismos llamados a fiscalizar esas actividades. A ti como usuario de seguro médico, te recomiendo que todos los años solicites una relación de tus gastos médicos, en los que se detalle la fecha en que los utilizaste; no te sorprenda que la semana que te fuiste de vacaciones con tu familia para los Estados Unidos, te la hayan reportado como ingresado en un centro médico de salud dominicano.

Cuando hayas leído este escrito, advierte a tus familiares, compañeros laborales, amigos y relacionados, para que cese esta mala práctica que causa cientos de muertes al año, por mutilar a los usuarios de seguro médico, la capacidad o posibilidad de acceder a una cobertura que otro inconsultamente les han agotado. Yo he hecho mi aporte, haz el tuyo.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba