Ley de Partidos vs. Ley Régimen Electoral, contradictorias entre sí

En Editorial  por

Es de todos conocido la gran lucha de intereses que ha gravitado en torno a dos polémicas leyes de reciente promulgación. Trátase en primer lugar de la número 33-18 de partidos, agrupaciones y movimientos políticos; y la orgánica 15-19 de régimen electoral. La primera norma todo lo referente a la constitución y operación de las entidades políticas; y la segunda, sobre la organización de los procesos electorales en que participan las entidades formadas bajo el amparo de la primera.

De tanto debatir en el congreso ambas normativas (no obstante previo a su promulgación pasaron los filtros de la Cámara de Diputados, del Senado de la República y la Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo, es promulgada por el Señor Presidente), a nuestros distinguidos legisladores se les fue la guagua. Lo mas inconcebible es que ninguno de ellos ni los jurisconsultos que les asesoran hayan advertido las contradicciones e incoherencias que entre sí tienen plasmadas ambas normativas jurídicas.

Aunque debo aclarar que quien este escrito produce, no es abogado, sino ingeniero civil; tampoco pretendo de modo alguno, cuestionar la capacidad de nuestros asambleístas;  pues podría tener una errónea percepción e interpretación de las leyes de marras; si así fuese, pido excusa por mi ignorancia sobre el particular. Es por ello que dejo bajo la soberana apreciación de los togados que suelen leernos, la confirmación o no de lo que pretendemos poner de relieve con nuestra publicación.

La ley orgánica 15-19 de Régimen Electoral, manifiesta en su artículo 131. «Prohibición de alianzas de agrupaciones políticas. Las agrupaciones políticas, en razón de su carácter, no podrán establecer alianza o coalición con los partidos políticos, y en caso de que lo hagan con otra agrupación similar, se considerarán fusionadas en una sola para todos los fines de la presente ley».

En su tercera sección, la aludida ley en su artículo 147 expresa: «De las candidaturas independientes. Declaración. Podrán ser propuestas candidaturas independientes de carácter nacional, provincial o municipal, que surjan a través de agrupaciones políticas en cada elección. Al efecto, las agrupaciones que se propongan sustentarlas deberán declararlo previamente a la Junta Central Electoral, cuando (cuanto) menos setenta y cinco (75) días antes de cada elección».

Establece además, que «para sustentar candidaturas independientes, provinciales, municipales y en el Distrito Nacional, las agrupaciones políticas deberán estar constituidas de conformidad con la ley de partidos, agrupaciones y movimientos políticos».

Del mismo modo, esgrime la pieza legal en su artículo 148. «Requisitos candidaturas independientes. Para sustentar candidatura independiente para la Presidencia de la República, se requiere una organización (agrupación) de cuadros directivos igual a la de los partidos políticos en toda la República, y un programa de gobierno definido para el período en que hayan de presentarse».

Así las cosas, al analizar lo que establece la ley 33-18 sobre partidos, respecto a los derechos consignados a las agrupaciones y movimientos políticos, en su cuarta sección, artículo 23, numeral 2. «Presentar candidatos y candidatas a los diferentes cargos públicos de elección popular». Podemos colegir razonablemente que la Presidencia de la República, es un cargo público de elección popular.

Pero es la misma ley 33-18 en su capítulo I, artículo 3, numeral 3, que reza: «Agrupaciones Políticas: Las agrupaciones políticas son de alcance local, cuyo ámbito puede ser de carácter provincial y municipal o del Distrito Nacional. En el caso de las agrupaciones políticas provinciales, estas pueden presentar candidaturas municipales en todos los municipios de la provincia. Las agrupaciones políticas provinciales, además de presentar candidaturas congresuales podrán presentar candidaturas municipales, en todos los municipios de la provincia. Estas agrupaciones políticas tienen los mismos objetivos señalados para los partidos políticos en el numeral 1 de este artículo, en el artículo 10 de esta ley y estarán igualmente sujetas a la Constitución y las leyes».

Si la ley de partidos, agrupaciones y movimientos políticos, al clasificar las «AGRUPACIONES POLÍTICAS» como de alcance local y no nacional, ¿Cómo es posible que les otorgue el derecho sin limitación alguna, a presentar candidatos y candidatas a todos los cargos públicos de elección popular?Si las agrupaciones políticas son de alcance local, ¿Cómo es posible que la ley de Régimen Electoral les faculte a presentar candidaturas independientes para el nivel presidencial?

Si ambas normativas jurídicas autorizan a las agrupaciones políticas a presentar candidaturas presidenciales, ¿cómo es que les prohíben establecer alianzas con los partidos políticos; y si lo hicieren con otras agrupaciones de su misma naturaleza, se considerarán fusionadas en una sola; mientras a los partidos políticos se les permite mantener su personería jurídica durante y con posterioridad al proceso?

Me gustaría conocer (supongo que a usted también) la opinión del Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, de algunos senadores, diputados, abogados y del público en general con conocimientos del tema.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2019.

Powered by

CODASOR

Ir arriba