El teleférico, el metro de Danilo

En Editorial  por

Cuando el Ex Presidente Joaquín Balaguer inició en este país la construcción de los pasos a desniveles (Expreso V Centenario y Túnel de la Núñez de Cáceres), ello fue materia prima para que sus opositores y detractores lo devoraran despiadadamente. Algunos años después, con la llegada al poder del Ex Presidente Leonel Fernández, se crea en la República Dominicana una transformación de sus obras de infraestructura, compuestas por túneles y elevados, mismas tan descalificadas que quien le sucedería en la presidencia de la república llegó a expresar que “esos hoyos los sembraría de batatas”, refiriéndose a los túneles.

Gracias a esa capacidad premonitoria del Dr. Fernández, con la construcción y puesta en funcionamiento del Metro de Santo Domingo, la capital dominicana no es un caos en materia de transporte, a pesar de los grandes taponamientos que se producen mas por la intolerancia e imprudencia de los conductores que por su sistema vial. A pesar de ello, muchos automóviles de personas productivamente activas, atraviesan las calles del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, provocando un congestionamiento en dichas arterias que se traduce en mayor consumo de combustible para los mismos.

Sin embargo, los túneles, los elevados ni las 30 estaciones diseminadas en los 48 kilómetros de las líneas I y II del Metro de Santo Domingo han sido suficientes para eficientizar el transporte urbano en nuestra capital. Es así como al actual mandatario Lic. Danilo Medina, además de poner en funcionamiento la segunda línea del metro y adicionar nuevos túneles y elevados al sistema de transporte urbano en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, le surge la brillante y oportuna idea del Teleférico.

El Presidente Danilo Medina, mientras dejaba inaugurado el Teleférico de Santo Domingo

El Teleférico de Santo Domingo, con un costo aproximado de US$42 millones, construida por el Consorcio francés Pomo, está conectado a la línea 2-B del Metro y se extiende cinco kilómetros desde la estación Eduardo Brito, de Gualey, hasta la avenida Charles de Gaulle, en Santo Domingo Norte, para conectar unos 30 barrios de la provincia y el Distrito Nacional. Con este maravilloso y novedoso sistema de transporte aéreo, no sólo se le resuelve la vida a los moradores de esos barrios periféricos, sino que al cesar su necesidad de movilizarse en sus medios de transporte privado, se descongestionarán significativamente las calles y avenidas del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo.

Hoy no faltaremos los francotiradores que a todo nos oponemos; y descalificaremos tan trascendental obra que no sólo impactará positivamente el transporte urbano, sino también el turismo. La doble moral de la que adolecemos los dominicanos nos llevará a criticar el teleférico, y nuestro otro “Yo” por otro lado nos invitará a usarlo ya sea por curiosidad, por ver una panorámica de su ruta, o por la necesidad propia para la que fue concebido. Ya el dominicano no tiene que trasladarse a Puerto Plata para vivir esa placentera experiencia.

Debemos desvestirnos por un momento del traje de opositores, apartar los intereses personales y saludar la iniciativa del Señor Presidente, al colocarnos con este sistema de transporte a la altura de cualquier ciudad del mundo. Soy un feroz crítico de las malas acciones del gobierno, tal como su indiferencia a la construcción de la carretera que une a las provincias San Juan y Santiago (Norte-Sur); pero reconozco que el Presidente Danilo Medina ha realizado grandes ejecutorias entre las que se encuentra el Teleférico de Santo Domingo. Felicidades Presidente.

 

 

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba