Quien tiene techo de cristal…

En Editorial  por

Hay una frase muy popular que dice: “quien tiene techo de cristal, no lanza piedras”. Es una advertencia a personas que con un prontuario de faltas en su vida, pretenden convertirse en justicieros del mundo. El tema viene a colación a raíz del conato de intimidación que ejerció la Procuraduría General de la República contra dos importantes figuras del periodismo en este país.

Cada día se hace mas evidente, que este desacreditado órgano del sistema de justicia de la República Dominicana, lejos del rol que debe jugar conforme a nuestra Constitución, de la formulación e implementación de la política del Estado contra la criminalidad, dirigir la investigación penal y ejercer la acción pública en representación de la sociedad, lo que se ha convertido es en un “cuco” para atemorizar a quienes no bailen el ritmo que se toca en el gobierno.

Es por ello que vemos convertir cada circo de trascendencia que hace nuestra Procuraduría General en un show mediático. Al final, la suerte de cada caso es la misma: el descargo por insuficiencia de pruebas. Ejemplos tenemos de sobra: el caso de un afamado senador, el del ex director ejecutivo de INAPA, un ex director de Bienes Nacionales; y el mas sonado de todos, el de Odebrecht.

El títere mayor del dueño del circo se ha destapado diciendo que “faltan muchos nombres”; parecería una “patada loca” pero es un movimiento fríamente calculado. En la Era de Trujillo, cuando el tirano quería saber temblando del miedo a uno de sus funcionarios, le mandaba a llamar en las primeras horas del día para recibirlo a última hora del mismo. Ello era suficiente para que ese infeliz sintiera de todo y se pasara todo un día de incertidumbre. Ahora, cuando desean amedrentar a alguien basta mencionar Odebrecht.

Con los afamados periodistas a quienes han pretendido infundir miedo; al flamante “títere mayor del circo” se le ha ido el tiro por la culata; demasiado documentada información guardada y otras a las que tienen acceso que podría destapar un olla de grillos a la que el “dueño del circo” le huye como El Diablo a la cruz. Nunca debe olvidarse que “quien es hoy tu mejor aliado, mañana podría convertirse en tu peor adversario”.

Cuando los periodistas en cuestión en vez de convertirse en sus genuflexos (como era de esperarse), convocaron una rueda de prensa para hablar al país, pudo parecer patadas de ahogados, pero fue una magistral jugada previamente analizada con medición de resultados. Cualquiera se preguntaría: ¿Por qué adelantarse a los acontecimientos si formalmente no han sido imputados? Ellos sabían perfectamente lo que estaban haciendo y el resultado que provocaría.

Cuando los justicieros se enteraron de la rueda de prensa que se había convocado, quienes temblaron de miedo fueron ellos; eran los que ahora imploraban que esa rueda de prensa no fuese producida; pero ya era tarde (aunque no del todo), los colegas estaban ávidos de conocer lo que allí se iba a destapar. Al final, como todo candidato elabora dos discursos: el del ganador y el del perdedor, todo quedó en el del ganador y sin permitir preguntas a la prensa. La información es poder, y ésta es la materia prima de esos comunicadores.

Posteriormente depositaron un documento por ante la sede del circo, cuya única conclusión es: “Que proceda a realizar todas las diligencias necesarias que conduzcan a determinar si las personas físicas y las sociedades comerciales que, como empresas consorciadas de ODEBRECHT en el país, manejaron la suma de US$2,100,00 Millones de Dólares aproximadamente, tenían conocimiento, participaron o de cualquier forma se implicaron en la consumación de los referidos hechos, presuntamente ilícitos. En vista de que el plazo para concluir la etapa preparatoria está a punto de culminar, le requerimos que dichas diligencias sean efectuadas sin más demoras ni dilaciones que puedan servir de pretexto para asegurar la opacidad de las investigaciones que está obligado a realizar.”

Oh! Pero a estos señores se les pretende acusar de ser parte del caso Odebrecht, y en vez de defenderse emplazan al Procurador General a culminar con las investigaciones del mismo? No es fácil entender semejante actitud, pero ellos saben lo que hacen y el títere mayor del circo entiende muy bien su lenguaje; tanto que el caso de esos dos afamados periodistas ya no se ventilará mas que en el escenario del morbo popular, porque piedras para devolver es lo que les sobra.

Ante todo esto, se hace necesaria la independencia absoluta del Ministerio Público, que tal como el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, no dependa de un decreto del Poder Ejecutivo; que su cargo no se vea amenazado por el dueño del circo si no satisface lo que desde palacio se le ordena. En la nueva reforma constitucional, varios legisladores deben enarbolar esa bandera y esa conquista será su impronta para ser recordados por la sociedad y quienes aspiramos por una efectiva y real independencia de los poderes del Estado.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba