Al PLD le hiede el poder

En Editorial  por

Salvo el cuatrienio 2000-2004, el gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) dirige los destinos nacionales desde el año 1996 hasta la fecha. A su llegada a la casa rosada, parecían personas nobles, sencillas y humildes; aprendieron que mas allá de esa vida modesta que había traído desde mozalbetes, existía un paraíso por conquistar que sólo se lograría con mucho dinero sin importar la manera de obtenerlo; es así como se convierten en burócratas y se divorcian de la doctrina que les había enseñado su maestro Juan Bosch.

Al día de hoy, la fortuna que han acumulado los que han pasado por la administración de la cosa pública (salvo algunos casos), es tan grandiosa y enorme, que ya no se discute cómo  seguir usufructuando el poder, ahora su mayor interés y preocupación es cómo salir de él sin pagar las consecuencias del saqueo al erario que han perpetrado. A los peledeístas ya les hiede el poder; ello se pone de manifiesto cuando a estas alturas ni las figuras mas relevantes y trascendentales del gobierno y el partido guardan la forma en los enfrentamientos que protagonizan defendiendo intereses de tendencias.

Una muestra es el bochornoso y asqueante  incidente que en el día de ayer viernes  protagonizaron el Vocero de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena y el Miembro del Comité Político y Ex-Ministro de Interior y Policía, Don Franklin Almeyda Rancier (el primero de la tendencia danilista y el segundo del grupo leonelista), en donde el Vocero Presidencial desde ya vende la reelección de su jefe Danilo Medina para el período 2020-24, cosa que desagradó a Franklin Almeyda, acusándolo de no ser vocero del partido y de “tumba polvo por un chequecito”, entre otros improperios.

La respuesta de Rodríguez Marchena fue tan inmediata como contundente al acusar a Almeyda Rancier de seguir cobrando RD$250 mil pesos mensuales al gobierno como Ministro de Interior y Policía sin trabajar. Que semejante adefesio haya salido de boca de cualquier otra persona sería irrelevante; pero que salga de alguien del aposento del Señor Presidente de la República, es algo que hay que tomarlo en serio y muy en cuenta, cuando ese mismo Rodríguez Marchena y su jefe Danilo Medina se pavonean y gritan a los 4 vientos que este es un gobierno ético y moral.

Por eso hay que prestar siempre mucha atención a lo que dicen los niños, los borrachos y los airados, porque extraen sus verdades desde lo mas profundo de su corazón. Un gobierno ético y moral con semejante escándalo es para que mañana amanezcan cortadas muchas cabezas; pero un pueblo ético y moral es para que cosas así no las perdonemos al gobierno. Una cosa es imaginarnos que los actuales inquilinos del palacio son corruptos; otra muy diferente es que ellos mismos se encarguen de estrujárnoslo en nuestras narices.

Las diferencias entre leonelistas y danilistas son irreconciliables, han trascendido mas allá de la frontera que les permite controlarlas. Los leonelistas dicen que si Danilo es el candidato no votarían morado, pero los danilistas expresan lo mismo. Lo cierto es que si el PLD se hartó del poder y no les interesa gobernar, hay que sacarlos del gobierno. Pero hay una cuestionante que me surge y mi cuerpo tiembla de miedo: ¿Y para meter a quiénes? ¿O es que los otros no son peores?

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba