La clausura de Pawa Dominicana Airlines

En Editorial  por

El 4 de mayo del año 1944, una de las conquistas del gobierno de Trujillo fue la creación con capital netamente dominicano de la Compañía Dominicana de Aviación o simplemente “Dominicana”, denominada la “línea bandera nacional” de la República Dominicana. Ese proceso fue llevado a cabo con la asistencia de Pan American World Airways, una firma norteamericana que contribuyó en todo el mundo con la configuración de empresas aéreas de ese tipo. Sus naves surcaron los cielos por última vez en el año 1995, y sus operaciones cerradas definitivamente en el 1999.

Las condiciones desastrosas de esa aerolínea (que de haber aguantado un año mas estoy seguro hubiese sido rescatada y modernizada por el presidente Fernández), conllevaron a sanciones para el país que durante 14 largos años nos mantuvieron aislados de operar una aerolínea “bandera nacional”; sin embargo, recuperamos nueva vez la categoría uno después de mucho esfuerzo y erogación de cuantiosos recursos económicos. Es así como surge la empresa Pan Am world Airways (PAWA) Dominicana, como línea bandera nacional, que aunque se ha pretendido vender la idea de que es de capital dominicano, sus inversionistas son la mayoría extranjeros.

Esa empresa posee un mal de orígen al ser bautizada con ese nombre, ya que la empresa Pan American World Airways, fue la aerolínea internacional más importante de los Estados Unidos desde la década de 1930, pero quebró en el año 1991. Adoptar un nombre de una empresa quebrada y desacreditada para una naciente aerolínea, fue una metida de pata que ha repercutido negativamente en la aerolínea. Hoy se repite la historia y aunque no se ha anunciado oficialmente, la empresa PAWA DOMINICANA está quebrada y sus chatarras de aviones constituyen un grave peligro en el espacio aéreo que ponen en riesgo la vida de miles de pasajeros y tripulantes.

Si la aerolínea, con mas de RD$230 millones que posee en sus cuentas, pagados por adelantado por unos 12 mil pasajeros pendientes de vuelo, no ha redimido un compromiso acumulado por años que hoy asciende a unos RD$140 millones, su cierre está mas que justificado, toda vez que el 36% de sus boletos vendidos es cargado al viajero para pagar a esas entidades, lo que significa que con tan sólo la parte pendiente por transportar en los próximos días, tienen RD$83 millones en sus cuentas que corresponden a tasas. Con un acuerdo de pago no hubiesen pasado por la situación tan bochornosa que atraviesan.

Supongo que con tanto esfuerzo con que se logró conquistar la categoría uno para nuestro, para el doctor Alejandro Herrera, director general del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), como para Luis Ernesto Camilo, presidente de la Junta de Aviación Civil (JAC), y cada uno de los miembros de esos organismos, tomar esa medida fue un trago muy amargo; sin embargo, “los trapos sucios se lavan en casa”; y es mucho mejor que sean las autoridades dominicanas que clausuren esa fallida aerolínea antes que vayan a caerse varios de sus destartalados aviones cobrando la vida a miles de personas y que nuestro país sea incluido en la lista negra nueva vez. Bien clausurada PAWA Dominicana.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Realtor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2018.

Powered by

CODASOR

Ir arriba