Detrás de la cabeza de Leonel

En Editorial  por

En el mes de septiembre del año 2014 tuve la oportunidad de ser parte de la comitiva que acompañó al Dr. Leonel Fernández a algunos lugares de Estados Unidos, en donde en estados como New Jersey, le fue entregada por Alex Blanco, alcalde de de Passaic, la llave de la ciudad, como reconocimiento por el trabajo realizado como mandatario.

Fueron actividades a casa llena, el apoyo de la gente fue extraordinario; sin embargo, la sombra o nota discordante la constituyeron una serie de bandidos, mozalbetes, impertinentes y facinerosos que a cambio de US$500 dólares por día, pagados desde el palacio nacional por sujetos que en nada se diferencian de los revoltosos; en turbas se amontonaban en frente de los lugares en que se presentaba el ex-presidente, para gritarle “ladrón”, “el ladrón”, “delincuente”, y otros epítetos desagradables.

Quiénes acompañaban al Dr. Fernandez? Entre otros, Víctor Díaz Rúa, Luis Manuel Bonetti, Chío Jiménez y Julio César Valentín, personajes altamente cuestionados y actualmente procesados algunos por corrupción administrativa. Cuando un muchacho se porta mal, el padre paga las consecuencias; el Dr. Leonel Fernández ha pagado un alto precio por rodearse de tantos corruptos.

Hay una frase que dice: “en política se barre hacia adentro, nunca hacia afuera”. La prudencia, la decencia, caballerosidad y parsimonia con que se conduce el ex-mandatario no le invitarán a echar de su lado a quienes tanto daño le hacen; sin embargo, según me comentó un amigo senador “en política nunca se gana un proceso electoral con la misma gente con que se conquistó el triunfo anterior”. Es hora de que Leonel se aleje de todas esas escorias que poco a poco lo consumen.

El Dr. Leonel Fernández, recibe de manos del alcalde de Passaic, New Jersey, la llave de la ciudad.

La visión política, su condición de estadista, su entereza y grandeza, hacen de Leonel Fernández un gigante; pero en sus gobiernos muchos funcionarios atracaron el erario ante su mirada indiferente, lo que constituye las sombras y nubes grises de sus gestiones. En estos momentos se empieza a reactivar su maquinaria y deade ya en palacio redactan el siguiente libreto para cortarle la cabeza. Ayer fue un quirinazo, hoy no sabemos por donde vienen.

Si Leonel realmente desea una nueva oportunidad, debe dar señales claras e inequívocas que gobernará diferente; esos dinosaurios de los que hasta ahora se ha rodeado, que los ubique a mil metros de cada lugar en donde se encuentre; porque si es cierto que pueden sumarle 25 o 30 personas de familiares, amigos y relacionados, no es menos cierto que tan sólo su presencia cerca del candidato, le resta decenas de miles de votos de otros que no es que tampoco sean diferentes, pero al menos presumen de anti corruptos.

Los estilos de gobernar de Leonel y Danilo son diferentes; el primero inyecta el líquido a la pirámide desde arriba hacia abajo, y el segundo de abajo para arriba. Ya ambos lo han hecho; Leonel desea regresar pero Danilo hará todo cuanto pueda, hasta venderle su alma al mismo demonio si necesario fuese, para quedarse en el cargo. El poder no se cede y el presidente lo sabe; preferirá que otro le suceda pero nunca Leonel; pero eso éste lo ignora.

Lo que se ve venir en el PLD es una batalla sin cuartel, una guerra a muerte; ya Leonel no es aquel que a los 42 años se convirtió en el presidente mas jóven de la República Dominicana; para las próximas elecciones habrá cumplido 66 años de edad. El tiempo apremia y una nueva generación pide espacio para administrar la cosa pública. Se ha comprobado que aquí no hay mas “líder” que el que tiene la pluma para firmar decretos; los adeptos como veletas se cambian para donde quien esté usufructuando el poder.

El Dr. Fernández la tiene muy difícil en este momento. Debe decidirse a buscar la candidatura por encima de quien sea; pero para ello necesita de sus mejores hombres; mismos que la población no tolera por corruptos; pero deshacerse de ellos lo llevaría debilitado al escenario en donde se enfrentaría a los que pretenden quedarse. Es un hombre elitista y ya la base probó a alguien que se mete en sus cocinas y se les come el arroz con huevos; a Leonel le hace falta esa compenetración con su gente, que baje de las nubes, para que el pueblo se identifique con él.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba