Digamos NO a la Constituyente de Maduro

En Editorial  por

El pasado 1ro. de mayo el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, emitió el decreto 2830, cuyo primero de dos artículos, establece: “En ejercicio de las atribuciones que me otorga la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en los artículos 348, 347, 70, y 236 numeral 1 ejusdem CONVOCO UNA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, ciudadana y de profunda participación popular, para que nuestro Pueblo, como depositario del Poder Constituyente Originario, con su voz suprema, pueda decidir el futuro de la Patria, reafirmando los principios de independencia, soberanía, igualdad, paz, de democracia participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural”.

El artículo 347 de la Constitución (CRBV) al que se refiere el Presidente Maduro, reza: El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Del mismo modo, el 348 que cita el Mandatario, esgrime: “La iniciativa de convocatoria a la Asamblea Constituyente podrán tomarla el Presidente o Presidenta de la República en Consejo de Ministros; la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de la dos terceras partes de sus integrantes; los Consejos Municipales en cabildo, mediante el voto de las dos terceras partes de los mismos; o el quince por ciento de los electores inscritos y electoras inscritas en el registro civil y electoral”.

Visto lo anterior, se desprende que el Decreto Presidencial que “convoca” una constituyente, es ipso-facto inconstitucional, y por vía de consecuencia un pueblo no debería descansar sobre un ordenamiento constitucional que empieza mal desde su génesis. Ello llevó a la Fiscal General del país, Luisa Ortega, a manifestar su desacuerdo con el atropello que se le hace a la CRBV, elevando un recurso en contra del Decreto 2830, obteniendo como respuesta que el 7 de junio de 2017 la Sala Constitucional del TSJ dictó la sentencia 378 en donde se determinó que el presidente está facultado para convocar una Constituyente sin referendo consultivo previo.

Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la República Bolivariana de Venezuela, constituido en Asamblea Nacional

Ese mismo Tribunal Supremo de Justicia (TSP) que mediante decisión 156 se atribuye a sí mismo las funciones de la Asamblea Nacional (AN), ante los constantes desacatos que el mismo atribuye a la real AN. De ese modo, 18,976 candidaturas para las elecciones territoriales, y 35,438 para las elecciones sectoriales que se pretenden celebrar el próximo 30 de julio, se inscribieron para ocupar los 545 escaños de constituyentes que reformarán la CRBV.

Ni el Señor Presidente Maduro, así como tampoco el Tribunal Supremo de Justicia vestido con el traje de Asamblea Nacional, han consultado al pueblo venezolano si desea que su Constitución, la de 32 millones de hijos de Bolivar, sea modificada. Para ello debió ser declarada la necesidad de reforma y mediante el Referendo Consultivo, permitir sea reformada; y una vez declarada la misma, mediante un Referendo Aprobatorio poner en vigencia la nueva Constitución.

Nada se ha hecho bien; se ha violado la CRBV desde la “A” hasta la “Z”; no tiene ningún sentido aventurarse a reformar un ordenamiento constitucional que no es respetado por el Presidente de la República, tampoco por un Tribunal Supremo de Justicia que deben ser los centinelas de la misma.

Ante todo lo anterior, los hermanos venezolanos deben hacerse sentir, valer sus derechos y respetar como pueblo libre y soberano. El próximo domingo 30 deben quedarse todos en sus hogares, que nadie vaya a votar por una constituyente inconstitucional a todas luces. A los usurpadores del poder no se les debe legitimar; ya el pueblo no aguanta mas. El próximo año se elegirá a un nuevo Presidente de la República, al que sacará a Venezuela del estiércol en que la mantienen ahogada Nicolas Maduro y todos sus secuaces. Digamos NO a la “Constituyente de Maduro”, por una Venezuela mas justa para todos.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba