Los ilegales nos sacarán de nuestra patria

En Editorial  por

A principios de octubre del año 1937, el Presidente Trujillo viajó a Dajabón alarmado por la masiva presencia haitiana en nuestro territorio, en donde luego de disponer una “limpieza general”, con manos drásticas, nuestro territorio quedó libre de haitianos. A ese importante hecho histórico hoy se le conoce como “la ‘limpieza’ de perejil”.

En mayo del 1963, un incidente de las fuerzas duvalieristas provocó que el Presidente Bosch dispusiera el envío masivo de tropas y equipos bélicos para proteger la frontera. El profesor Juan Bosch, partió relaciones diplomáticas con Haití y pidió a todos los países organizados en la OEA hacer lo mismo.

En un caso mas reciente, en el año 1991, el presidente Jean Bertand Aristide acusaba a la República Dominicana ante la asamblea de la ONU celebrada en el vecino país, de esclavitud, discriminación racial y maltrato a sus nacionales. En respuesta a semejante actitud, el Presidente Balaguer emitió el decreto 233-91, que ordenaba la repratriación de los ilegales haitianos del país.

En los actuales momentos la invasión a nuestro territorio por parte de indocumentados haitianos y de otras nacionalides es alarmante. Diariamente cientos de ilegales cruzan la frontera y se movilizan en nuestro territorio como “dueño de casa”, con la mirada indiferente y complicidad de quienes se han estado lucrando de ese desorden.

En todo el país se escucha un solo grito, un clamor popular: “nos están invadiendo”. Ayer escuché decir a los senadores Euclides Sánchez y Rubén Toyota, sentirse preocupados por el trasiego de haitianos a toda hora y sin ningún control migratorio. Me preocupa eso porque los autores de las leyes podrían en cambio proponer un proyecto de resolución que declare nuestra frontera en estado de emergencia; y mas adelante un proyecto de ley que penalice con al menos 5 años de cárcel y multa de no menos de 20 salarios mínimos a quien contrate mano de obra ilegal.

A todo esto, el actual presidente dominicano Danilo Medina, en su afán de mantener la cordialidad con el gobierno norteamericano, actúa como si nuestra nación no le importara; aún no ha dicho esta boca es mía, mientras crece el número de quienes al sentirse apoyados por el gobierno se pavonean por nuestras calles como “chivos sin ley”.

A esos malos dominicanos que les proveen trabajo a los indocumentados, les digo que tal vez nosotros estemos libres de ello, pero con su actitud están exponiendo a sus hijos, nietos y demás a convertirse en dependientes de esos depredadores cuyas manos secan cada cosa que tocan. Debemos pararnos en pie de lucha y exigir a nuestros gobernantes, políticas públicas que pongan fin a esa invasión que nos costará lágrimas de sangre.

Recordemos a nuestro padre fundador decir: “nunca antes me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria”. Hoy nuestra nación demanda de sus mejores hombres para que la defendamos. Si fue creada la marcha verde contra la corrupción y la impunidad, vamos a vestirnos de azul y rojo para marchar en contra de los ilegales. Que nos devuelvan a los nuestros, pero que se vayan los de otros.

Por situaciones como estas es que la presidencia no la debemos poner en manos improvisadas ni de hombres blandengues, pusilánimes y serviles del imperio. Si Trujillo con todas sus debilidades puso orden en la casa; Bosh, a pesar de su efímera presidencia puso orden en la casa; Balaguer, a pesar de sus limitaciones físicas puso orden en la casa. Hoy, no es solo el caos y desorden en la casa; es que si no tomamos acciones contundentes contra los invasores, nos van a sacar de ella.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba