De “Marcha Verde” a partido político

En Editorial  por

Cuando surgió la idea de la “Marcha Verde”, el concepto fue inmediatamente asimilado por todos los dominicanos que de alguna manera nos sentimos hastiados de la imperante corrupción administrativa, la indiferencia de los gobernantes de turno y la impunidad de quienes a esa práctica se han dedicado en las diferentes administraciones gubernamentales.

El sector tal vez mas perjudicado es el industrial; toda vez es el que aporta el mayor caudal de recursos al erario. Es indignante saber que de cada cien pesos que usted paga de impuestos, el 35 o 40% no llega a bienes y servicios del Estado porque los facinerosos que lo administran los sustraen para su propio beneficio. Es una práctica que no tiene un color específico: lo hicieron los trujillistas, los balagueristas, los perredeístas, los leonelistas y de los que están ahora, ni hablar; estos son insaciables.

Es así como al nacer la “Marcha Verde” en contra de la corrupción y la impunidad, el despliegue de recursos económicos de industriales, empresarios, comerciantes y personas de la sociedad civil no se hizo esperar. Inmediatamente las cuentas se abultaban sin que se conociera la procedencia; las sumas depositadas eran asombrosas. Sin embargo, haciendo uso de la frase: “Lo que te da resultado no lo cambies”, lo que fue concebido como una “marcha” lo han perpetuado como un movimiento opositor al gobierno.

El “Movimiento Verde” es una confederación que en su seno aglutina a la “Marcha Verde” y a los partidos de oposición que como han perdido su credibilidad y poder de convocatoria, se escudan en esta plataforma para reflejar la errónea señal de ser protagonistas de semejantes movilizaciones de masas. Al ser contaminado, ahora los mismos que marchan contra la corrupción y la impunidad son altamente cuestionados con el manejo de los recursos que han administrado, ya que les han estado dando un uso diferente al que se le ha encomendado.

Miles de personas participando en la “marcha Verde”

En ese tenor, el presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana, Campos de Moya y la vicepresidenta ejecutiva de la entidad, Circe Almánzar, expresaron que han retirado el apoyo económico que dieron en principio a la Marcha Verde por considerar que se han desvirtuado y porque han tomado un “camino muy peligroso”.

Lo cierto es que como “Marcha Verde”, el cónclave cumplió su cometido, ya que por la presión impresa al Ministerio Público, han sido llevados al banquillo de los acusados, personalidades que era impensable pudieran ser procesados por las vías regulares. Ese es un mérito histórico que tendrá que reconocérsele a la misma. Su error ha sido la ausencia de la ingeniería del proyecto que los ha llevado a la improvisación de sus requerimientos; y que éstos coincidan con los de la oposición política.

En lo personal me siento plenamente identificado con la “Marcha Verde”, con ella he colaborado y lo seguiré haciendo cuantas veces sea necesario; esa ha sido la mas importante manifestación popular de un nuevo despertar en la República Dominicana, en la que advertimos a nuestros gobernantes que tenemos ojo avizor con ellos, y que no estamos dispuestos a tolerarles que nos restrieguen en nuestras caras su acaudalada fortuna extraída del erario. Que a quienes lo hagan les queda abierto el camino de la cárcel. Sin embargo, debemos preservar esa herramienta democrática de expresión popular, no la dañemos.

Nuestra gloriosa “Marcha Verde”, tiene ahora la brillante oportunidad de recesar en sus actividades, saliendo por la puerta grande que le permitirá acceder nuevamente cuando las circunstancias lo demanden; o seguir como “Movimiento Verde” aglutinando además a los opositores del gobierno cuya finalidad es desestabilizar el orden democrático de nuestro país. Si éste fuera el caso, están en todo su derecho; pero la Junta Central Electoral les estará esperando para que vayan a formalizarse como partido político y se presenten como oferta en el próximo certamen electoral del 2020.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba