El asesinato de “El hombre del maletín”

En Editorial  por

Desde hace decenas de años escuchamos la expresión “el hombre del maletín”, que no es mas que alguien que con sobornos o coimas resuelve lo que tal vez no sería posible lograr si se dejase fluir el proceso por efecto natural.

“El hombre del maletín” visita el Congreso Nacional para agilizar los empréstitos; a los ministros para hacerse adjudicar contratos; visita a los organismos de seguridad del estado para vendarlos y operar impunemente; a los dirigentes políticos para agenciar apoyo a un determinado candidato; y a otros más.

El caso Odebrecht, parecería ser el único escándalo de corrupción que existe en nuestro país; sin embargo, desde la fundación de nuestra república hemos sido víctimas de los saqueadores del erario; son muchos casos iguales o peores que Punta Catalina y otros proyectos en donde ha incidido el “hombre del maletín”, como muchos son los involucrados que andan por ahí como amos y señores.

El Departamento de Estado en USA, tiene todos los datos de los dominicanos corruptos; de esos que son capaces de “nadar en el lodo pero no se embarran”; permite sea el sistema judicial del patio quien se encargue de procesarlos; sin embargo, si así no fuese, ellos tienen sus herramientas de alerta para ponerlos en evidencia: una de ellas es “cancelándoles el visado”.

Son muchos los pasados y actuales funcionarios y legisladores, empresarios, militares e influyentes personajes a quienes la Embajada Americana les ha cancelado el visado. Algunos de ellos han incurrido en el delito federal de falsificar la renovación pretendiendo hacer creer que no han sido afectados con la medida, causando con ello un efecto totalmente contrario.

Cuando a nivel palaciego y del congreso escuchábamos de coimas en estas últimas dos décadas, ahí estaba presente “el hombre del maletín”. En mi caso personal me imaginaba dicho personaje como un amigo abogado cuyo bufete opera en la avenida Bolívar de la capital: fuerte, alto, de voz aguda, de firme caminar, mirada penetrante, imponente personalidad, fluido lenguaje y nutrido acervo.

Ángel Rondón, “El hombre del maletín”, cuya vida peligra en La Victoria, por el cúmulo de informaciones que almacena.

Nunca me imaginé al “hombre del maletín” ser todo lo contrario a lo antes expresado; pero de lo que no me cabe la menor duda es que ese honorable personaje maneja informaciones que de hacerse públicas mandaría a La Victoria a centenas de dominicanos, desde los más encumbrados e inimaginables, hasta los más pequeños del entramado.

El señor Ángel Rondón (el hombre del maletín), ha distribuido miles de millones de pesos entre políticos de todos los partidos y todos los gobiernos desde el año 2001 hasta que fue enviado como vulgar delincuente a la Penitenciaría de La Victoria a cumplir un año de prisión preventiva. De todos los imputados es el que más dinero posee y el único en ser recluido en ese antro.

Muchos de nosotros por alimentar nuestro morbo e insaciable sed de justicia, nos alegramos de que así sea. Ignoramos cuán equivocados estamos; los mismos que solicitaron sea enviado a La Victoria, son los que han excluido a Punta Catalina del caso, conscientes de que el embarre sería tan grande que por el hedor tendrían que evacuar el Palacio Nacional por completo.

Ángel Rondón dijo muy claro: “ya con un año en mis costillas, ahora es que el pleito comienza”, como una inequívoca señal de que no caerá solo. Pero su vida en estos momentos vale menos que un bolívar. Me atrevo a asegurar que ahorita se forma una riña en ese penal y “el hombre del maletín” será asesinado. Hay demasiado información comprometedora en ese CPU que debe irse a la tumba fría.

Si el señor Rondón desea vivir, que tome un celular, grabe un vídeo diciendo todo cuanto sabe, involucrando a todo el que se ha beneficiado de su mano generosa; pero que no quede nadie que pueda sentirse amenazado con la necesidad de callarlo; que lo envíe a todos los canales de televisión y que éstos se maten por la primicia. Esa es su única garantía de vida, de lo contrario, que sus familiares y seres queridos se despidan de él, porque de esa cárcel no saldrá vivo.

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios con palabras difamatorias e injuriosas. Por lo que, las personas que en sus comentarios violen la ley 6132 sobre expresión y difusión del pensamiento, entregaremos su identidad a las autoridades correspondientes para los fines de lugar.

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba