Los fiscales sobornables de Odebrecht

En Editorial  por

Vivimos en una sociedad en donde quien actúa correctamente podría ser quien esté equivocado. Siempre se ha dicho que en esta jungla en donde quien no es de oro tiene un baño de goldfeel, todo lo que se vende, se compra; y todo lo que se compra, se vende. Cada persona tiene su precio; la dilación en venderse es que aparezca quien conecte con el umbral.

El Procurador General de la República, Dr. Jean Alain Rodriguez, en su afán por exhibir una pulcritud y acrisolada actuación que no posee, se ha empeñado en “transparentar” tanto el caso de Odebrecht, que lo está convirtiendo en un reality show, una versión criolla de “Caso Cerrado” de la doctora Ana María Polo, por no decir al estilo Laura Bozo.

Con el hambre y sed de justicia de la población para que sean procesados y condenados todos los delincuentes de cuello blanco y saqueadores del erario, entiende erróneamente el flamante Procurador General que llevando a la televisión sus actuaciones, saciará las ansias de para quienes subyace en sus cerebros con claridad meridiana, que él no es más que un títere cuyos hilos son maniobrados desde la casa rosada.

En el día de ayer, fruto de su inmadurez e inexperiencia; o tal vez a propósito (solo él lo sabrá), el procurador saca a relucir y con ello presumir el “excelente” equipo de fiscales, peritos, técnicos y demás del que se ha apoyado para llevar la parte acusatoria del caso de corrupción más trascendental de la historia dominicana. Ellos son: Laura Guerrero Pelletier, Luis Alberto González, Milcíadez Guzmán Leonardo, Carmen Díaz Amézquita, Francisco José Polanco, Joel Antonio López, Narciso Escaño Martínez, Wagner Cubilete García y Wilson Camacho Peralta.

Qué pretende o persigue con ello realmente el procurador? Ofrecerlos al mejor postor y último subastador como si se tratase de una venta en pública subasta? Si los imputados son inocentes, no habría nada de qué preocuparse; pero si realmente son culpables de las imputaciones que sobre ellos pesa, no olvidemos que son especialistas y expertos en sobornar. O es que el mensaje es tan claro que del negocio se quiere sacar a los intermediarios y se dice: es con éstos con los que hay que hablar para obtener su libertad?

Sea cual sea el caso, es altamente perjudicial para los fines que persigue la población con el caso de Odebrecht. Estamos ante un equipo dirigido por una persona que para la envergadura del caso no sabe ni reírse; o peor aún abierto a todas las posibilidades (como el funesto banco aquel). Detalles como esos, no deben ser obviados; hay que mantener ojo avizor con los que han pretendido dejar fuera a Punta Catalina, porque es la cuna que acoge a los favoritos del actual régimen.

Un procurador transparente hubiese mantenido en la clandestinidad la identidad de los principales actores bajo su mando del proceso; solo con el diezmo de lo que presuntamente ha manejado el grupo de los involucrados, sobornarían a ese equipo completo y quedaría dinero para  encender las bocinas que los defendería ante la opinión pública.

Debemos seguir muy de cerca el comportamiento de esos fiscales durante todo el proceso, porque sea por torpeza, imprudencia, negligencia,  ignorancia o inobservancia que sus acciones pongan en las calles a los imputados, tenemos el derecho a entender que la subasta fue consumada y aumentará el número de los sobornados de Odebrecht

Autor

Cristian Hidalgo
Cristian Hidalgo

Escritor, Ingeniero Civil de profesión y Constructor de oficio. Desarrollador de proyectos inmobiliarios, Asesor de Fideicomisos, Ley 189-11

Artículos Relacionados

Comentarios

    No hay comentarios

La realidad existe como un absoluto objetivo: los hechos son los hechos, independientemente de los sentimientos, deseos, esperanzas o miedos de los hombres

Notifica.do Todos los Derechos Reservados 2017.

Powered by

CODASOR

Ir arriba